Tras actos por I Guerra Mundial, líderes de la UE se centran en la futura Comisión

Por Publimetro Colombia

Ypres (Bélgica), 26 jun (EFE).- Los líderes de la Unión Europea (UE) iniciaron hoy su cumbre con una ceremonia por el centenario de la I Guerra Mundial, para después centrarse en la futura dirección política de la Comisión Europea (CE), que previsiblemente recaerá en el luxemburgués Jean-Claude Juncker, pese a la oposición británica.

“Los jefes de Estado y de Gobierno han intercambiado puntos de vista sobre la agenda estratégica para los años por venir”, indicó el presidente del Consejo Europeo, el belga Herman Van Rompuy, en un escueto comunicado al término de la cena informal que reunió a los dirigentes de los 28 países comunitarios en Ypres, ciudad flamenca cercana a la frontera con Francia.

Van Rompuy, quien durante la ceremonia conmemorativa del centenario de la I Guerra Mundial en esta ciudad subrayó la unidad de la UE para homenajear a las víctimas de ese conflicto, agregó que “las discusiones continuarán mañana en el Consejo Europeo en Bruselas”.

Parte central de esta cumbre europea es la designación del conservador Juncker, de 59 años y ex primer ministro de Luxemburgo y expresidente del Eurogrupo, para dirigir el Ejecutivo comunitario los próximos cinco años, y la división causada por la oposición del jefe del Gobierno británico, David Cameron.

Cameron, que ha liderado una campaña entre varios países en contra del nombramiento de Juncker por considerar que no tiene el perfil adecuado para el puesto, se ha quedado finalmente con el aparente único apoyo del primer ministro húngaro, Víktor Orban, y ya ha avanzado que pedirá una votación al respecto.

Aunque los líderes, entre ellos la canciller alemana, Angela Merkel, ya han señalado que “no será ningún drama” proceder con la votación respecto a Juncker, también se intenta que el Reino Unido no quede aislado.

Durante el paseo que los líderes realizaron desde el centro de Ypres hasta el memorial de la puerta Menin, donde tuvo lugar la ceremonia, se pudo ver a Cameron charlando la mayor parte del tiempo con el primer ministro irlandés, Enda Kenny, e intercambiar algunas palabras con Merkel y con el presidente de Francia, François Hollande.

“El tratado es claro. Si Reino Unido pide que haya una votación, tendremos que votar y aprobarlo por mayoría cualificada. No es un drama”, dijo Merkel poco antes durante su participación en Courtrai (Bélgica) en la reunión preparatoria de la cumbre de líderes del Partido Popular Europeo (PPE).

En la misma línea se expresó Hollande, quien en la reunión de líderes socialistas en Ypres señaló: “Si puede haber unanimidad, no hará falta un voto. Si hay una petición de voto, estoy a favor de que se produzca”.

La canciller insistió hoy en que lo más relevante es hablar de contenido y que hay espacio en la negociación para contentar a todo el mundo, en referencia a la posición de Londres.

“Siempre he hablado del espíritu europeo y es lo que tenemos que tener presente a la hora de diseñar la agenda de los próximos años”, señaló.

Hollande subrayó que la reunión de mañana “es una discusión sobre el próximo presidente de la CE y para Francia importa la persona, pero sobre todo las orientaciones que se van a definir y el mandato que se va a confiar” a la Comisión.

Las elecciones europeas de mayo pasado fueron las primeras celebradas bajo el Tratado de Lisboa (2009), que señala que los Veintiocho han de tener en cuenta el resultado de esos comicios a la hora de designar al presidente de la CE.

El PPE de Juncker, que no iba como candidato en lista electoral alguna, pero sí lo era de esa familia política europea para dirigir la CE, resultó el vencedor de esas elecciones y poco después fue contestado por Reino Unido, Suecia, Holanda, Hungría e Italia, que poco a poco y por diferentes motivos se han ido distanciando de Cameron.

Desde las filas socialistas, el principal rival electoral de Juncker, el expresidente del Parlamento Europeo, el alemán Martin Schulz, ha expresado su apoyo al conservador, pero también se ha insistido en que su mandato tendrá que concentrarse más en el crecimiento económico y la creación de empleo.

Schulz se refirió hoy a la necesidad de que el próximo líder de la CE incluya más flexibilidad en las políticas económicas para animar el crecimiento, reducido al mínimo por las políticas de austeridad.

Para el primer ministro italiano, Matteo Renzi, la UE tiene que preocuparse “un poco más del crecimiento y de la lucha contra el desempleo, respecto a lo que hemos hecho antes”.

Pidió apostar “todos juntos por el crecimiento” y preocuparse “un poco mas de la Europa de las familias y no tanto de la (Europa) de la burocracia”.

El presidente del Partido de los Socialistas Europeos (PES), Sergei Stanishev, afirmó por su parte que “la prioridad es atender las necesidades de los europeos, asegurando políticas económicas y sociales progresivas”.

España ha estado representada en la cena de Ypres por el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, ya que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, asistió el jueves a la cumbre de la Unión Africana en las proximidades de Malabo y viajó directamente a Bruselas.

Bruselas, 26 jun (EFE).- El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha llegado hoy a Bruselas para participar mañana en la segunda jornada de la reunión del Consejo Europeo, con el que se cierra la presidencia semestral griega de la Unión Europea (UE).

El avión de la Fuerza Aérea Española en el que ha viajado Rajoy ha aterrizado en el aeropuerto de la capital belga pasadas las 22.15 hora local (20.15 GMT) procedente de Malabo,

Allí, el jefe del Ejecutivo ha participado en la cumbre de la Unión Africana y se ha entrevistado con varios líderes de este continente, entre ellos el presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang.

Este viaje a Malabo ha impedido que el presidente del Gobierno pudiera asistir hoy a la primera jornada del Consejo Europeo, que en esta ocasión se ha celebrado en la localidad belga de Ypres para conmemorar el centenario de la Primera Guerra Mundial.

La parte decisiva del Consejo será ya mañana en Bruselas, donde, entre otros asuntos, los líderes de los Veintiocho deben avanzar en la decisión de quién será el sustituto de José Manuel Durao Barroso al frente de la Comisión Europea.

Rajoy ha avanzado que defenderá que ese puesto sea para el candidato del Partido Popular Europeo, Jean-Claude Juncker, por haber sido esta fuerza política la que más apoyos recibió en las elecciones europeas de mayo pasado.

El jefe del Gobierno español también pretende instar mañana al resto de líderes europeos a que la UE fije claramente cuáles deben ser sus prioridades para esta nueva etapa, que, a su juicio, deben pasar esencialmente por el crecimiento económico y la creación de empleo.

Otro asunto en el que Rajoy pretende incidir es la necesidad de una auténtica política común energética e impulsar las interconexiones con zonas como la península Ibérica, un objetivo para el que España, Portugal y Polonia han presentado un documento conjunto al Consejo

Ante el debate que habrá sobre los ejes de la política europea en materia de libertad, seguridad y justicia, Rajoy recalcará la necesidad de abordar medidas para hacer frente a la inmigración ilegal y acordar iniciativas comunes para un problema que considera que es de toda la UE.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo