Los libios votan para salir de la crisis en un clima de relativa calma

Por Publimetro Colombia

Argel, 25 jun (EFE).- Libia celebró hoy unas elecciones legislativas claves para superar la compleja crisis que atraviesa, en un clima marcado por una calma relativa, a excepción de las localidades orientales de Bengasi y Derna.

Desde primeras horas de la mañana y hasta las 20.00 hora local (18.00 GMT), los colegios electorales recibieron a los votantes a fin de elegir a los 200 parlamentarios independientes que formarán el nuevo Congreso de los Diputados.

Un millón y medio de libios estaban convocados para renovar el Parlamento, frente a los 2,8 millones registrados en el censo electoral para los comicios de 2012.

Según afirmaron varios responsables de seguridad a distintos medios nacionales, la jornada se desarrolló con normalidad y con una participación que, al cierre de los colegios, se situaba en torno al 38 %, de acuerdo con datos de la Comisión Electoral.

El presidente de la Comisión Electoral, Emad al Saih, que calificó la jornada de histórica adelantó en una rueda de prensa que se espera que la participación se acabe situando en torno al 45 %.

Los libios “han escrito hoy uno de los hitos de la libertad y la democracia y han expresado su deseo de tener una Asamblea Legislativa electa que avance con ellos hacia un futuro brillante cargado de progreso y de estabilidad”, subrayó Al Saih.

En declaraciones a una televisión local, el portavoz del Ministerio libio de Interior, Rami Kaal, hizo hincapié en el “importante dispositivo de seguridad” desplegado en torno a los centros de votación, así como en las entradas de varias ciudades con problemas de seguridad, entre las que citó Bengasi.

No obstante, en esta localidad, la segunda más grande del país, al menos tres agentes de seguridad murieron y otros 25 resultaron heridos en un ataque perpetrado por hombres armados de la brigada islamista Rafala al Sahati, informó la agencia estatal libia WAL.

La agencia indicó que las víctimas pertenecían a la Oficina de Seguridad Conjunta que participaba en el dispositivo de seguridad desplegado para garantizar la buena marcha de la jornada.

La directora del Centro Médico de Bengasi, Leila Kaikis, denunció por su parte a un canal de televisión libio la falta de medios y el desbordamiento de los hospitales de la ciudad, como consecuencia de los enfrentamientos intermitentes que se registran desde hace más de un mes.

Según Al Saih, varios problemas de seguridad habían obligado al cierre de diez colegios electorales en la circunscripción de Al Yamil, en Trípoli, otro en Murzuq, en el suroeste del país, y otro en Sebha, al noreste de Marzuq.

No obstante, el presidente de la Comisión Electoral comentó que en un plazo de una semana se repetirán las elecciones las zonas en las que no se pudo concluir la votación.

Según la Comisión, que advirtió de que únicamente ella estaba capacitada para ofrecer cifras oficiales, los resultados se anunciaran en los próximos días.

Durante la jornada, el primer ministro del Gobierno transitorio, Abdalá al Zani, mostró su convencimiento de que los libios van a “elegir a los mejores y más capacitados para asumir la responsabilidad de administrar el país”, que atraviesa una profunda crisis de seguridad, política y económica.

Sumido en el caos político y una inseguridad cada vez mayor, este Estado norteafricano espera mediante la renovación de la Asamblea Legislativa superar la profunda crisis que atraviesa y remontar la situación que amenaza la transición democrática iniciada hace ahora tres años.

El Parlamento lleva prácticamente bloqueado desde el pasado febrero, debido a las disputas entre las distintas corrientes políticas.

Estos desencuentros han provocado en menos de cuatro meses la caída de tres gobiernos, que se han mostrado incapaces de extender su autoridad o poner freno a la cada vez mayor inseguridad que se vive en el país, donde muchas milicias surgidas durante el levantamiento armado de 2011 imponen su ley al margen del poder central.

Tras depositar su papeleta, el exprimer ministro libio Ali Zidán, destituido el pasado marzo tras ser acusado de incapacidad para hacer frente a la degradada situación de seguridad, mostró su deseo de que la tercera etapa de la transición, que arrancará con el nuevo Parlamento, “avance hacia la estabilidad”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo