Jordania toma precauciones para controlar la frontera con Irak

Por Publimetro Colombia

Ammán, 25 jun (EFE).- El ministro jordano de Interior, Husein, Majali, dijo hoy que su país ha tomado “todas las precauciones” para proteger la frontera con Irak, después de que grupos insurgentes se hayan hecho con el control de grandes áreas del territorio iraquí.

“El Gobierno, las Fuerzas Armadas y los órganos de seguridad vigilan de cerca lo que sucede en la escena iraquí. Todas las precauciones necesarias han sido tomadas para controlar la frontera y proteger Jordania contra cualquier peligro”, dijo Majali, quien, según la agencia oficial de noticias Petra, participó en una reunión del gabinete para analizar los últimos acontecimientos en Irak.

El titular de Interior afirmó que el puesto fronterizo de Trebil está ahora “abierto”, después de haber sido cerrado durante un corto periodo de tiempo el pasado lunes por hombres armados militantes del extremista Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) y clanes suníes contrarios al Gobierno iraquí del chií Nuri al Maliki.

Desde entonces, Jordania ha enviado refuerzos militares a la frontera con Irak, incluidos tanques, vehículos blindados y proyectiles, de acuerdo con testigos.

Las autoridades han mostrado su preocupación por la posibilidad de que los yihadistas tomen el control de Trebil, lo que podría suponer un peligro para la estabilidad de Jordania en el futuro.

El Ejecutivo jordano reiteró hoy su llamamiento a una “solución política que involucre a todos los sectores de la comunidad iraquí y que asegure la estabilidad y la seguridad de Irak, así como su unidad territorial e integridad”, añadió Petra.

Desde el pasado 10 de junio, cuando tomaron la segunda ciudad iraquí, Mosul, los insurgentes han pasado a controlar distintas partes del país y se han enfrentado a las fuerzas gubernamentales.

Mosul (Irak), 25 jun (EFE).- Al menos seis civiles murieron y siete sufrieron heridas en un bombardeo aéreo contra posiciones de los insurgentes suníes en la localidad de Al Biay, a 120 kilómetros al oeste de la ciudad de Mosul, en el norte de Irak, según testigos consultados por Efe.

El ataque, en el que se utilizaron tres misiles, afectó a la sede del ayuntamiento de Al Biay y a dos casas ubicadas en el centro de la población.

Posteriormente, los insurgentes, encabezados por el extremista Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), desplegaron baterías antiaéreas en la localidad, lo que sembró el pánico entre la población, según los testigos.

Las fuentes, que aseguraron que el ataque fue lanzado por la aviación siria, dijeron que cientos de familias se desplazaron hacia zonas cercanas más seguras, como la población de Zenyar, controlada por las fuerzas de la región autónoma del Kurdistán iraquí.

Persiste la confusión sobre los autores de algunos ataques aéreos lanzados desde ayer contra los rebeldes en algunas zonas de Irak cercanas a la frontera con Siria, tras ser atribuidos tanto a aviones no tripulados estadounidenses como a la aviación siria.

El régimen del presidente Bachar al Asad, que también combate al EIIL en territorio sirio, desmintió hoy que haya lanzado ataques dentro de Irak.

La agencia oficial siria, Sana, comentó que “lo difundido por canales (de televisión) implicados en el derramamiento de sangre siria e iraquí sobre bombardeos de aviones sirios dentro de las fronteras de Irak no es cierto ni en la forma ni en el contenido”.

Por su parte, el portavoz del Departamento de Defensa estadounidense, el contraalmirante John Kirby, aseguró ayer que “las informaciones de prensa de que un dron estadounidense ha atacado objetivos del EIIL en Irak son falsas”.

Hoy mismo, un equipo de expertos estadounidenses del Pentágono celebró en Bagdad la primera reunión mixta con militares iraquíes para analizar cómo ayudar al Ejército iraquí a repeler el avance yihadista.

Desde el pasado 10 de junio, cuando tomaron la segunda ciudad iraquí, Mosul, los insurgentes han pasado a controlar distintas partes del país y se han enfrentado a las fuerzas gubernamentales.

Mosul/Bagdad (Irak), 25 jun (EFE).- Los yihadistas del denominado Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL) ejecutaron hoy a diez jóvenes chiíes e hicieron explotar un santuario y una mezquita de esa secta en la periferia de la ciudad de Mosul, en el norte iraquí, informaron a Efe testigos y fuentes oficiales.

El presidente de la Comisión de Seguridad en la provincia de Nínive, controlada por los insurgentes suníes, Mohamed al Bayati, indicó que combatientes de ese grupo retuvieron a cuarenta jóvenes en un estadio de fútbol en la población de Al Quba, cerca de Mosul.

Explicó que el EIIL (también conocido como ISIS por sus siglas en inglés) ejecutó luego a diez de ellos e hizo estallar un santuario chií en esa misma localidad.

Por otra parte, un vecino de la población de Al Sharijan, en la misma provincia, Mehdi al Sharijani, declaró a Efe que los miembros del EIIL destruyeron una mezquita chií en esa localidad y quemaron dos casas que pertenecen a sendos candidatos chiíes a las elecciones legislativas de abril pasado.

Ante esta situación, según la fuente, miles de chiíes turcomanos se desplazaron de las poblaciones de Al Rashidiya, Al Sharijan, Al Quba y Talafar, en la periferia de Mosul, a otras zonas más seguras.

Por otro lado, una fuente de los servicios de seguridad de la región iraquí autónoma del Kurdistán dijo a Efe que sus fuerzas repelieron un ataque de los yihadistas contra la localidad de Al Hamdaniya, a 25 kilómetros al este de Mosul y habitada por una mayoría cristiana.

Precisó que los miembros del EIIL empezaron el ataque con un bombardeo con morteros, pero las fuerzas kurdas repelieron la ofensiva y mataron a dieciséis extremistas.

El gobernador de la localidad, Nisan Karumi, señaló que la población fue atacada de forma indiscriminada y que decenas de familias se desplazaron al Kurdistán por miedo a la ofensiva de los insurgentes.

Hoy mismo, 27 personas fallecieron y 90 resultaron heridas en ataques armados perpetrados en diferentes provincias del país, informó a Efe una fuente de seguridad.

El atentado más sangriento causó 12 muertos y 46 heridos y consistió en un ataque de mortero, seguido por una explosión suicida en un mercado popular en el barrio de Al Mahmudiya, en el sur de Bagdad.

Desde el pasado 10 de junio, cuando tomaron la segunda ciudad iraquí, Mosul, los insurgentes han pasado a controlar distintas partes del país y se han enfrentado a las fuerzas gubernamentales.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo