El Congreso de EE.UU., más cerca de aprobar sanciones contra el Gobierno de Maduro

Por Publimetro Colombia

Washington, 28 may (EFE).- El Congreso de Estados Unidos está un paso más cerca de aprobar sanciones contra el Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, después de que el pleno de la Cámara de Representantes aprobara hoy sin objeciones un proyecto de ley con tal fin.

El texto legislativo pretende sancionar a los funcionarios del Ejecutivo venezolano supuestamente vinculados con la violación de derechos humanos durante las protestas que vive el país desde febrero pasado.

La propuesta, encabezada por la legisladora republicana cubano-estadounidense Ileana Ros-Lehtinen, prohibiría la entrada a territorio estadounidense a una serie de individuos supuestamente relacionados con actos de represión durante las manifestaciones estudiantiles en Venezuela, y congelaría sus activos en EE.UU.

“Estamos aquí para condenar los abusos contra los derechos humanos que se están produciendo en Venezuela y terminar la crisis de su pueblo”, dijo la legisladora ante sus colegas.

Antes de la aprobación a viva voz, que no requiere de recuento, el debate sobre el texto legislativo contó también con el apoyo del demócrata por Texas Joaquín Castro, así como de otros tres republicanos, además de Ros-Lehtinen.

“Los ojos de este Congreso y la comunidad internacional están sobre Venezuela viendo cómo el presidente, Nicolás Maduro, y sus fuerzas de seguridad reprimen a los manifestantes pacíficos. Es una tragedia absoluta que 42 personas hayan muerto en las protestas en todo el país (…) y también me preocupa que el líder opositor Leopoldo López siga en la cárcel por (falsos) cargos”, alegó Castro.

El joven congresista aplaudió la condena de los actos violentos por parte del presidente Barack Obama y del secretario de Estado, John Kerry, pero consideró que esta ley ayudará “a que el Gobierno de Venezuela entienda que Estados Unidos está atento a lo que ocurre y que hará todo lo posible para que algo así no se repita”.

Por su parte, el demócrata por Nueva York Gregory Meeks, el único en oponerse a la propuesta, dijo que “las medidas unilaterales de Estados Unidos no son la respuesta”.

“La Cámara baja no debería tomar decisiones basadas en emociones, sino de manera responsable”, objetó.

El Senado cuenta con su propio proyecto de ley al respecto, liderado por el senador demócrata Robert Menéndez y el republicano Marco Rubio, el cual ya obtuvo el beneplácito del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara alta, y tiene que ser sometido al pleno.

En caso de que el texto de los senadores también sea aprobado, deberá armonizarse con la propuesta de la Cámara de Representantes, y si se llega a un texto único, sólo necesitaría la firma del presidente estadounidense, Barack Obama, para que entrase en vigor.

Sin embargo, la Administración se ha mostrado reticente a inmiscuirse en la solución de la crisis venezolana, sobre todo desde que la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) se ofreciera a mediar en el diálogo entre Gobierno y oposición.

A este respecto, Ros-Lehtinen aseguró que “las llamadas discusiones” entre ambas partes no han supuesto “ningún resultado, ninguna acción, ninguna concesión y los inocentes continúan en prisión”.

“Hemos dejado claro que cuando se trata de sanciones, no hay opciones fuera de la mesa. Compartimos la preocupación de los miembros del Congreso con respecto a las violaciones de derechos humanos que se han cometido, así como la falta de respeto a las normas democráticas que se exhibe por parte del Gobierno venezolano”, dijo a Efe un portavoz del Departamento de Estado tras conocerse la votación.

“Sin embargo, también creemos que la solución a largo plazo en Venezuela requerirá un diálogo significativo entre los venezolanos sobre el grave empeoramiento de los asuntos económicos y sociales de ese país. Ese es el tipo de diálogo que la Unasur y el Vaticano han estado tratando de proporcionar”, agregó la misma fuente, que reiteró que ese proceso no será “fácil ni rápido”.

Venezuela vive protestas contra el Gobierno desde hace más de tres meses que en algunas ocasiones han derivado en incidentes violentos que han dejado 42 muertos, más de ochocientos de heridos y centenares de encausados.

Asimismo, el Ejecutivo de Maduro ha denunciado desde el pasado año y de manera reiterada planes de magnicidio y de intento de golpe de Estado en Venezuela en los que ha involucrado a EE.UU. y al expresidente colombiano y senador electo Álvaro Uribe (2002-2010).

Miami (EE.UU.), 28 may (EFE).- El grupo del exilio Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) expresó hoy en Miami (EE.UU.) su solidaridad con el comisario venezolano Iván Simonovis, considerado un preso político por la oposición, quien inició este martes una huelga de hambre en la cárcel militar donde está preso.

“Hacemos un llamado a la comunidad internacional para que interceda por este venezolano que ha sido sometido a las más cruentas torturas psicológicas de manera injusta e ilegal”, señaló en un comunicado Veppex.

El comisario Simonovis, de 54 años, cumple 30 años de cárcel en una cárcel militar próxima a Caracas por su supuesta implicación en 2 de las 19 muertes registradas en el golpe de Estado de 2002, aunque tanto su esposa, Bony Pertiñez, como la oposición, insisten en su inocencia.

El abogado de Simonovis ha reclamado una “medida humanitaria” que permita la excarcelación solicitada para su cliente por su “deteriorado estado de salud”.

A juicio de Veppex, esta medida extrema elegida por Simonovis se convierte en la “única alternativa para luchar por la libertad que le ha sido arrebatada por más de nueve años por un régimen represivo y sin escrúpulos que lo mantiene en la cárcel ilegalmente”.

La condición de Simonovis está siendo evaluada actualmente por un nuevo equipo médico, según se acordó el mes pasado en el marco del diálogo político que inició entonces el Gobierno con la plataforma partidista opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

La justicia ha negado medidas humanitarias a favor de Simonovis, condenado en 2009 a 30 años de prisión por los sucesos del golpe que en 2002 derrocó brevemente al entonces presidente Hugo Chávez, fallecido en 2013.

Esa medida humanitaria para Simonovis ha sido una de las reivindicaciones de la MUD en la mesa del diálogo iniciado el 10 de abril para superar el clima de crisis que comenzó con las protestas contra el Gobierno el 12 de febrero.

La MUD ha pedido al Gobierno venezolano gestos como la excarcelación de Simonovis que traduzca en hechos las conversaciones de la mesa del diálogo, que continúa abierto aunque sin reuniones desde hace semanas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo