Egipto amplía un día más las presidenciales ante la escasa participación

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 27 may (EFE).- La desesperación de las autoridades egipcias por lograr una participación masiva en las urnas quedó hoy reflejada en la ampliación en un día de las elecciones presidenciales y las amenazas de sanciones a los que se abstengan.

La Comisión Suprema Electoral decidió extender hasta mañana, miércoles, el proceso electoral para “dar la oportunidad de votar a los egipcios que residen lejos de sus centros de votación y a los que no pudieron hacerlo por la ola de calor” que sacude el país.

Incluso el gobierno ha ofrecido billetes gratis a los ciudadanos que tengan que trasladarse de una provincia a otra para votar, según la televisión estatal.

Tras esos insólitos gestos, los equipos de campaña del exministro de Defensa Abdelfatah al Sisi y del izquierdista Hamdin Sabahi mostraron su rechazo total a la prórroga del plazo.

El equipo de Al Sisi no explicó los motivos de su oposición, mientras que el de Sabahi aseguró en un comunicado que existen “presiones fuertes y claras de diferentes partes -que no citó- para otorgar más tiempo a un escenario que nadie ha conseguido imponer a los egipcios en dos días”, en alusión a la esperada alta participación.

Sabahi pidió el recuento “inmediato” de los votos emitidos en estas dos jornadas y consideró que el cambio en el calendario arroja “muchos interrogantes sobre la integridad del proceso”.

Los colegios cerraron hoy a las 21.00 hora local (18.00 GMT) y mañana mantendrán el mismo horario, abriendo a las 09.00, hora local (06.00 GMT).

No se sabe si por pereza, calor, por la rotunda confianza de que ganará Al Sisi, o porque sus fieles ya han votado, los colegios electorales parecían desiertos durante el segundo día de las votaciones.

Los egipcios dieron la impresión de sentirse superados por el desánimo a la hora de acudir a las urnas para elegir a su segundo presidente en menos de dos años.

A pesar de que hoy era día festivo para los funcionarios, con la intención de favorecer una mayor afluencia de votantes, la jornada transcurrió visiblemente con menor participación que ayer, cuando no superó el 15 %, según datos no oficiales de la campaña de Sabahi.

Una integrante de ese equipo, Rabab Zinedin, se lamentó en declaraciones a Efe de que “a nadie le interesa ir a votar si se da por hecho que Al Sisi va a ganar”.

Frente a esos indicios de baja participación, el primer ministro egipcio, Ibrahim Mehleb, amenazó con que “nadie evitará que se multe a los que se abstengan de votar” con las 500 libras egipcias (unos 52 euros) estipuladas por ley.

Mehleb aseguró que el gobierno está intentando dotar de “total transparencia e imparcialidad” al proceso, pese a las denuncias de irregularidades hechas por la campaña de Sabahi y organizaciones que siguen la votación.

El Sindicato egipcio de Periodistas aseguró haber recibido al menos 29 denuncias de quejas y violaciones contra los profesionales encargados de la cobertura mediática de los comicios.

La Alianza para la Defensa de la Legitimidad, encabezada por los Hermanos Musulmanes, opinó que los egipcios, y en concreto los jóvenes (el 36,5% del electorado tiene menos de 30 años), no acudieron a las urnas en los primeros dos días “en rechazo de esa pantomima sangrienta”, como definieron los comicios.

En un comunicado, aseguró que la escasa participación representa “un castigo popular y un boicot al gobierno golpista militar y a todas sus prácticas de injusticia y corrupción”.

En la segunda vuelta de las pasadas elecciones presidenciales, celebradas en junio de 2012, participó un 51,85% de los casi 51 millones de egipcios convocados a las urnas.

El candidato islamista, Mohamed Mursi, se hizo con la Presidencia egipcia con más de la mitad de los votos. El 3 de julio de 2013 fue derrocado por un golpe de Estado militar que puso en marcha el actual proceso político cuya resultante son estos nuevos comicios presidenciales.

Las actuales elecciones presidenciales y el referéndum constitucional del pasado enero han sido presentados como un plebiscito a la figura de Al Sisi como máxima autoridad del país.

La Constitución fue refrendada con una participación del 38,6%, lo que las autoridades interinas interpretaron como un espaldarazo a la hoja de ruta de los militares, presentada tras el derrocamiento de Mursi.

Una baja participación en las presidenciales supondría ahora un importante obstáculo para Al Sisi, que busca legitimarse como el “hombre fuerte” que necesita el país en estos momentos de inestabilidad.

El Cairo, 27 may (EFE).- Los equipos de campaña de los dos únicos candidatos a la presidencia de Egipto, Abdelfatah al Sisi y Hamdin Sabahi, rechazaron hoy la decisión de la Comisión Electoral de extender hasta mañana las elecciones ante la baja afluencia registrada en las dos jornadas de votación fijadas oficialmente.

En sendos comunicados, ambas candidaturas expresaron su disconformidad con la ampliación del plazo, después de que ayer y hoy -último día previsto para votar- se registrase una muy reducida participación.

El asesor jurídico de la campaña de Al Sisi (gran favorito para vencer en los comicios), Mohamed Bahá Abu Shaqa, transmitió el “rechazo oficial” de su equipo a la decisión de la comisión electoral de ampliar las elecciones por tercer día consecutivo, si bien no ofreció ninguna explicación al respecto.

A su vez, en un escueto comunicado la candidatura de Al Sisi expresó su rechazo a la decisión de la Comisión Electoral y anunció que se están estudiando varias alternativas al objeto de tomar una decisión.

Por su parte, el equipo de campaña de Sabahi consideró que la decisión de la Comisión Electoral fue “sorprendente después de que comenzasen las presiones fuertes y claras de diferentes partes para otorgar más tiempo” y elaborar “un escenario que nadie ha conseguido imponer a los egipcios en dos días”.

Según su versión, el cambio del calendario electoral plantea “muchas dudas e interrogantes lógicos al electorado sobre la integridad de todo el proceso”, teniendo en cuenta de que las fechas ya se habían establecido con anterioridad.

La candidatura de Sabahi criticó cualquier intento de manipular la voluntad del pueblo egipcio y destacó que “no hay razones para ampliar la votación, a menos que sea una respuesta a las presiones de quienes buscan entrometerse en los números y la tasa de participación”.

Además, recordó el “creciente” número de supuestos abusos y violaciones registrados en los comicios, como la detención de varios miembros de la campaña de Sabahi o el impedimento para ejercer sus funciones.

“Eso influye de manera significativa en nuestra continuación en el proceso y en la verificación de la integridad del conjunto de las elecciones”, según el comunicado, que pidió el recuento “inmediato” de los votos emitidos en las dos jornadas iniciales, y el anuncio de los resultados.

En declaraciones a Efe, una fuente de la campaña de Sabahi descartó que este vaya a retirarse de la carrera electoral y mostró su esperanza en que la comisión rectifique.

Las autoridades y Al Sisi, el principal favorito y exjefe del Ejército que protagonizó el golpe de Estado que el 3 de julio de 2013 derrocó al presidente islamista Mohamed Mursi, habían llamado a una participación masiva en las urnas, por considerar que así quedaría legitimado el actual proceso de transición.

Kerdasa (Egipto), 27 may (EFE).- En el feudo islamista de Kerdasa, junto a El Cairo, los muros están llenos de pintadas contra el candidato Abdelfatah al Sisi, gran favorito de las elecciones presidenciales que se están celebrando en Egipcio, al que los vecinos han decidido castigar con su indiferencia.

Kerdasa, ubicada a 14 kilómetros al este de El Cairo, está considerada como uno de los feudos históricos de los grupos islamistas egipcios, tanto moderados como yihadistas, y es conocida por la producción artesanal de ropa tradicional egipcia.

“Tu hermano no vino a votar. Dile que venga para que no se enfade Al Sisi…”, dice un agente de seguridad privada a un votante en el colegio electoral de Abu Ruash.

En las calles de la ciudad no se ve ni una pancarta de la campaña electoral del candidato izquierdista Hamdin Sabahi y apenas algunas de Al Sisi.

Sin embargo, todavía siguen colgados varios carteles de la campaña de las presidenciales de 2012, en las que triunfó el islamista Mohamed Mursi, depuesto por los militares mediante un golpe de Estado el 3 de julio de 2013.

Kerdasa saltó a la fama cuando una comisaría de policía fue asaltada y quemada por radicales tras el golpe de Estado que depuso al a Mursi.

El dueño de una tienda de bolsas, Salem Abu Yaser, de 44 años, dijo a Efe que no va a votar “porque Al Sisi violó la autoridad con la fuerza y mediante un golpe de Estado”.

El comerciante, que no escondió su simpatía por los Hermanos Musulmanes, agregó que el candidato castrense “mató a muchos manifestantes en Kerdasa y en otras ciudades, y pretende establecer un régimen similar al de (el expresidente Hosni) Mubarak”.

“No voy a votar, ya voté en las elecciones anteriores y para mí Mursi es el presidente legítimo, aunque sé que no va a volver”, apuntó.

Por su parte, Um Mariam, ama de casa de 32 años, precisó que prefirió no votar porque ya lo hizo en las presidenciales de 2012 y “nadie respetó mi opinión”.

“¿Por qué voy a votar ahora? ¿Voto después de toda esa sangre de los que murieron?”, aseveró.

En los muros exteriores de una pequeña mezquita en el centro de la localidad están colgadas fotos del exmandatario con consignas como “sí a la legitimidad” o “Mursi es mi presidente”.

Al ver a periodistas, algunas mujeres y hombres que pasean por la calle hacen con la mano la conocida consigna de Rabea, que consiste en levantar cuatro dedos, salvo el pulgar, y que recuerda a la plaza cairota de Rabea al Adauiya, donde murieron cientos de personas por el desalojo policial en agosto de una acampada islamista.

La ciudad vive una situación de precariedad, la gran mayoría de las calles no están asfaltadas y hay basura por todas las esquinas. En las calles se ve poca gente y, por falta de medios de transporte público, muchos se desplazan en motocarro.

En la escuela primaria de Al Iman, habilitada como colegio electoral, las paredes y las mesas se encuentran en mal estado y se observan muchas huellas de tinta de fósforo, mientras unos pocos votantes llegan para participar en el sufragio.

“La participación es muy baja. Entre los jóvenes, más baja todavía, y las que más acudieron son las mujeres”, dijo a Efe el juez Ahmed Lila, que supervisa una de las mesas electorales en este colegio electoral.

“En el primer día, la participación fue muy débil y no superó el 6 % y hoy, pese a que es día libre, la participación es baja”, explicó.

En las calles hay varias pintadas con insultos a Al Sisi, entre ellos algunos que le tachan de “asesino” y de “traidor”, y también dibujos de algunos jóvenes que murieron en protestas de apoyo a Mursi.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo