Organización Mundial de la Salud advierte sobre las llamadas "bacterias asesinas”

Por Daniel Casillas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó un informe en el que advierte sobre la posibilidad de que las bacterias comunes que han sido tratables durante decenios volverán a ser potencialmente mortales.

En el primer informe de carácter mundial acerca de la resistencia a los antimicrobianos, y en particular a los antibióticos, la OMS revela que esta grave amenaza ha dejado de ser una previsión para el futuro y es ya en todas las regiones del mundo una realidad que puede afectar a cualquier persona de cualquier edad en cualquier país.

La Organización explica que la resistencia de las bacterias a los antibióticos se produce cuando las bacterias sufren cambios que hacen que los antibióticos dejen de funcionar en las personas que los necesitan como tratamiento para las infecciones.

«En ausencia de medidas urgentes y coordinadas por parte de muchos interesados directos, el mundo está abocado a una era posantibióticos en la que infecciones comunes y lesiones menores que han sido tratables durante decenios volverán a ser potencialmente mortales», dijo el Dr. Keiji Fukuda, Subdirector General de la OMS para Seguridad Sanitaria.

El Dr. Keiji Fukuda también advirtió que “si no tomamos medidas importantes para mejorar la prevención de las infecciones y no cambiamos nuestra forma de producir, prescribir y utilizar los antibióticos, el mundo sufrirá una pérdida progresiva de estos bienes de salud pública mundial cuyas repercusiones serán devastadoras”.

El informe, titulado ‘Resistencia a los antimicrobianos: informe mundial sobre la vigilancia’, se centra en la resistencia a los antibióticos en siete bacterias responsables de infecciones comunes graves, como la septicemia, la diarrea, la neumonía, las infecciones urinarias o la gonorrea.

Para combatir la resistencia a los antibióticos, la OMS recomienda a las personas utilizar los antibióticos únicamente cuando los haya prescrito un médico, completar los tratamientos aunque ya se sientan mejor y no dar el tratamiento a otras personas ni utilizar los que les hayan sobrado de prescripciones anteriores.

Otras medidas importantes consisten en la prevención de las infecciones mediante una mejor higiene, el acceso al agua potable, el control de las infecciones en los centros sanitarios y la vacunación, a fin de reducir la necesidad de antibióticos

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo