Obama dice que los republicanos "no tendrán la última palabra" sobre el salario mínimo

Por Publimetro Colombia

Washington, 30 abr (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, lamentó hoy que los republicanos del Senado “dijeran que ‘no’ a ayudar a millones a salir de la pobreza” al bloquear un proyecto de ley para aumentar el salario mínimo federal, pero advirtió que ese partido “no tendrá la última palabra” en el debate sobre el asunto.

Poco después de que los republicanos de la Cámara alta bloquearan la posibilidad de votar siquiera sobre un proyecto de ley para aumentar el salario mínimo federal de los 7,25 dólares la hora a los 10,10 dólares, Obama mostró su decepción en un acto con trabajadores que según la Casa Blanca se verían beneficiados por la medida.

“Si hay alguna buena noticia en todo esto, es que los republicanos en el Congreso no tendrán la última palabra en este asunto ni en ningún otro. La tendrán ustedes, el pueblo estadounidense, los votantes”, sentenció Obama desde la Casa Blanca.

El mandatario, que ha convertido el aumento del salario mínimo en una de sus grandes iniciativas económicas de 2014, recordó que hasta ahora cuatro estados del país -Maryland, Connecticut, Minesota y Hawai- han actuado para subir el salario mínimo estatal.

Además, alentó a los estadounidenses a hacer campaña por la iniciativa, utilizando la etiqueta de Twitter #1010Means, para “decirles a sus congresistas que reconsideren” su posición.

El presidente estadounidense aseguró que, al evitar que se vote el proyecto de ley sobre el salario mínimo, los republicanos del Senado “han impedido un aumento para 28 millones de estadounidenses que trabajan duro, y han dicho ‘no’ a ayudar a que millones encuentren la forma de salir de la pobreza”.

“Los republicanos en el Congreso han encontrado tiempo para votar más de 50 veces para minar o derogar la reforma sanitaria y este mes votaron a favor de un presupuesto que recortaría los impuestos a los estadounidenses más ricos, al tiempo que impone profundos recortes a inversiones que ayudan a la clase media”, argumentó.

“¿Pero se niegan a aumentar el sueldo a millones de familias trabajadoras, cuando tres cuartos de los estadounidenses lo apoyan? No tiene sentido”, añadió.

Obama subrayó que EE.UU. “depende” de los trabajadores con salario mínimo, porque “trabajan a tiempo completo en trabajos físicamente exigentes”, tienen “una media de 35 años de edad” y en su mayoría son mujeres.

Los demócratas tienen la opción de volver a poner sobre la mesa el proyecto de ley sobre el salario mínimo, pero en medio de la campaña por las elecciones legislativas de noviembre cada vez parece más improbable un acuerdo bipartidista o un compromiso con los republicanos a este respecto.

Washington, 30 abr (EFE).- Los republicanos del Senado de Estados Unidos bloquearon hoy un proyecto de ley destinado a incrementar el salario mínimo de los 7,25 dólares la hora a los 10,10 dólares a nivel federal, al impedir que se alcanzaran los 60 votos necesarios para continuar con el procedimiento.

La votación, que concluyó con 54 votos a favor y 42 en contra, se produjo con semanas de retraso pese a los intentos reiterados de los demócratas por recabar los suficientes apoyos entre la bancada republicana que permitieran avanzar sobre la legislación.

Tanto el presidente Barack Obama como el Partido Demócrata han convertido la subida del salario mínimo en su prioridad para este año en que se celebrarán las elecciones de medio mandato, que renovarán la Cámara de Representantes y un tercio del Senado.

El líder de la mayoría demócrata, Harry Reid, cambió su voto a ‘no’ para reservarse el derecho, según el reglamento, de volver a someter al pleno el texto otra vez, un empeño en el que ha asegurado que no va a cejar.

Así, los demócratas pueden poner sobre la mesa el proyecto de ley una y otra vez en medio de la campaña por las legislativas de noviembre. Sin embargo, cada vez parece más improbable un acuerdo bipartidista o un compromiso con los republicanos a este respecto.

Además de la oposición de los senadores republicanos, los líderes conservadores de la Cámara de Representantes ya han expresado su firme oposición al incremento del mínimo salarial.

El senador Mike Enzi, republicano por Wyoming, apuntó que aumentarlo a los 10,10 dólares, lo que supone casi un 40 % de subida, supondría un costo demasiado grande para las empresas.

“La propuesta ante el Senado lanza agua fría a la creación de empleo y se suma a la carga que las empresas ya están enfrentando”, dijo.

“En cambio, el Senado debería estar considerando proposiciones que promuevan el crecimiento del empleo”, insistió.

Por su parte, el senador demócrata por Colorado Michael Bennet criticó a los republicanos por no permitir que el proyecto de ley avance.

“En este momento, si usted trabaja 40 horas a la semana en Estados Unidos, en el país más grande del mundo, con un salario mínimo federal, gana poco más de 15.000 dólares al año”, dijo. “Piense en lo loco que es”.

“El hecho es que hay un proyecto de ley que fue votado hoy en el Senado que, con la excepción de un senador republicano, fue rechazado por toda la conferencia republicana en el Senado, pero fue apoyado por los demócratas, todos ellos”, apuntó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, en su rueda de prensa tras conocerse la votación.

Carney acusó a los republicanos de no apoyar “los deseos del pueblo estadounidense” y dudó de que los conservadores apoyen cualquier tipo de incremento salarial, aunque sea más bajo que el propuesto en la Cámara alta.

“Si uno sigue la lógica contenida en sus argumentos, la lógica dicta que no son compatibles con ningún salario mínimo. Puede ser que no lo digan, pero los argumentos en contra de elevarlo son los mismos argumentos en contra de tener siquiera uno”, remachó el portavoz.

Reid, por su parte, aseguró hoy antes de la votación que no va a hacer ninguna promesa específica a los republicanos sobre las posibles enmiendas al texto mientras el Senado no vote a favor de aceptar el proyecto de ley.

“Lo único que pedimos es que se nos permita proceder. Los republicanos utilizan todo tipo de excusas de procedimiento para no permitir que consigamos el proyecto de ley”, dijo el senador por Nevada.

En un comunicado previo a la votación, la Casa Blanca reiteró de nuevo su “fuerte” apoyo al proyecto de ley, que ha sido respaldado por el presidente Barack Obama en numerosos actos públicos.

“Esta legislación permite el incremento gradual del salario mínimo de los 7,25 a los 10,10 dólares la hora, y sus efectos beneficiarían a más de 28 millones de trabajadores en todo el país”, aseguró la Administración en un comunicado.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo