Erdogan espera que EEUU expulse a su principal adversario islamista

Por Publimetro Colombia

Estambul, 29 abr (EFE).- Turquía dará pasos para conseguir que Estados Unidos expulse a Fethullah Gülen, un influyente predicador exiliado en Pensilvania, según declaró hoy a la prensa el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan.

Preguntado si iniciará un proceso para lograr la “devolución” de Gülen a Turquía, Erdogan respondió afirmativamente durante un breve encuentro con la prensa tras su discurso en el Parlamento.

El primer ministro da ese paso frente a quien fue su aliado, pero convertido desde el año pasado en su principal adversario y, según Erdogan, a la cabeza de una red decidida a “dar un golpe civil” para desalojarlo del poder.

Así lo expresó Erdogan en una entrevista con la cadena norteamericana PBS, difundida ayer y retomada hoy en numerosos medios turcos, en la que asegura “tener la esperanza” de que Estados Unidos tome medidas contra Gülen, ya que el predicador supone “un peligro para la seguridad” del país eurasiático.

Erdogan evocó la posibilidad de que Washington “devuelva” a Gülen a Turquía o, “como mínimo”, lo expulse de su territorio, habida cuenta de que Ankara ya le ha retirado el pasaporte.

“Si nosotros nos enteramos de que alguien es un peligro para Estados Unidos, se lo entregamos. Yo he entregado a más de diez personas hasta ahora”, aseguró Erdogan.

Durante la reciente campaña electoral, Erdogan ha acusado a Gülen de ser la cabeza de un “Estado paralelo”, infiltrado en la Judicatura y la Policía, y le ha atribuido las investigaciones de corrupción contra altos cargos lanzadas en diciembre pasado.

En los últimos meses el Gobierno turco ha trasladado a miles de policías y fiscales sospechosos de estar vinculado al movimiento islamista de Gülen.

Fethullah Gülen, un predicador de 73 años que hasta el año pasado era un estratégico aliado del también islamista partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) turco, ha negado todas las acusaciones.

En 2006, un juzgado turco absolvió a Gülen, ya exiliado, de los cargos de conspiración para derrocar el Gobierno, y hasta hoy no ha vuelto a ser acusado en los tribunales.

Erdogan aseguró en marzo pasado que había explicado al presidente estadounidense, Barack Obama, la necesidad de tomar medidas contra Gülen y que éste “captó el mensaje”, en palabras del primer ministro turco.

Al día siguiente, la Casa Blanca emitió un comunicado para matizar que la versión del primer ministro turco respecto a la conversación “no era correcta”, y para reafirmar su compromiso con unas políticas “basadas en el imperio de la ley”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo