Las elecciones presidenciales de Egipto serán el 26 y 27 de mayo

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 30 mar (EFE).- La primera ronda de los comicios presidenciales de Egipto se celebrará el 26 y el 27 de mayo, mientras que los residentes en el extranjero empezarán a votar el día 15 de ese mes, informó hoy la Comisión Electoral.

En rueda de prensa, el presidente de la comisión, Anuar Rashad al Asi, dijo que este lunes se abrirá el plazo de inscripción de las candidaturas.

Entre ellas destaca la anunciada por Abdelfatah al Sisi, que renunció el pasado miércoles a la jefatura del Ejército para presentarse a los comicios.

Los aspirantes tendrán hasta el próximo 20 de abril para presentar sus candidaturas y una semana más tarde, el día 27, la Comisión Electoral anunciará aquellas que reúnen los requisitos y han sido aceptadas.

Además, está previsto que la campaña electoral finalice el 23 de mayo, señaló Al Asi.

En caso de que ninguno de los aspirantes se imponga por mayoría absoluta en primera ronda, habrá una segunda entre los dos más votados el 16 y el 17 de junio, explicó el presidente de la comisión.

Los egipcios podrán acudir a las urnas en ambas vueltas desde las 08.00 hora local (06.00 GMT) hasta las 20.00 hora local (18.00 GMT).

Al Asi subrayó que su equipo tiene la responsabilidad “total” que le concede la Constitución, aprobada el pasado enero en referéndum, de supervisar y decidir todo lo relacionado con la celebración de las presidenciales.

Consideró “suficiente” el tiempo concedido a la campaña electoral y la preparación de los comicios, de menos de dos meses, y resaltó que están respetando las normas recogidas en la Constitución en relación con la celebración de los comicios.

Al Asi invitó a todas las organizaciones “europeas, internacionales y egipcias” a presentar sus solicitudes para supervisar las elecciones.

Tras abandonar su cargo, el antiguo jefe del Ejército y ministro de Defensa Al Sisi anunció el pasado miércoles su candidatura a las elecciones presidenciales, para las que parte como gran favorito.

Hamdin Sabahi, fundador del partido izquierdista Corriente Popular y por ahora único adversario electoral de Al Sisi, ya ha comenzado su campaña y ha pedido a las autoridades que garanticen la igualdad de oportunidades en el proceso.

La elección del jefe del Estado es uno de los pasos incluidos en la hoja de ruta trazada por los militares, tras la destitución a manos del Ejército del presidente islamista Mohamed Mursi en julio pasado.

El Cairo, 30 mar (EFE).- La polémica ha estallado en las últimas horas en Egipto a raíz de una campaña en las redes sociales contra el exjefe del Ejército Abdelfatah Al Sisi, tras anunciarse su candidatura a los próximos comicios presidenciales.

Internautas egipcios y medios locales han acusado al Gobierno de censurar un sitio electrónico especializado en el seguimiento de las etiquetas (“hashtag”) en Twitter, aunque un responsable del Ministerio Interior negó en declaraciones a Efe que se haya adoptado esa medida.

La campaña contra la candidatura del “hombre fuerte” de Egipto, lanzada hace tres días, se ha intensificado en las últimas horas en las redes sociales, sobre todo en Twitter a través de una etiqueta que contiene un insulto a Al Sisi (“Votad por el chulo”).

La iniciativa consiste, principalmente, en agregar esa etiqueta insultante a los “tuits” críticos con la candidatura de Al Sisi o con su persona.

El 26 de marzo, Al Sisi anunció que deja las Fuerzas Armadas y que se presentará a las próximas elecciones presidenciales como civil para ponerse “a las órdenes del pueblo”.

Aunque muchos de los participantes en esa campaña aparecen con lemas que indican que pertenecen a grupos islamistas, otros señalan explícitamente que no forman parte de las organizaciones del islam político ni de los grupos afines al depuesto presidente Mohamed Mursi.

Los autores de esa campaña han lanzado también una página en Facebook, que cuenta con más de 89.000 seguidores, donde se han colgado comentarios contra Al Sisi y se difunden cientos de fotomontajes que se burlan del candidato.

La página ha difundido también fotos de paredes, puertas o incluso medios de transporte en los que hay dibujados “grafitis” con ese mismo mensaje.

El Cairo, 30 mar (EFE).- El ministro egipcio de Interior, Mohamed Ibrahim, acusó hoy a los Hermanos Musulmanes de sustraer documentos clasificados de un palacio presidencial, poco antes de la destitución del islamista Mohamed Mursi de la jefatura del Estado en julio pasado.

Ibrahim dijo en rueda de prensa que esos documentos tenían un “alto nivel de confidencialidad”, habían sido elaborados por distintos cuerpos de seguridad e inteligencia egipcios y procedían de las cajas fuertes del Gabinete General de la Presidencia.

Según el ministro, el entonces secretario de Mursi, Amin al Sairafi, extrajo esos papeles y otros informes que fueron enviados al exmandatario por parte de los “servicios de información de los Hermanos”.

Después de ser detenido el pasado 17 de diciembre, Sairafi supuestamente ordenó a su hija y al resto de sus ayudantes que enviasen las copias de esos documentos a Catar -país aliado de la cofradía- para enseñarlas a un alto cargo catarí.

De acuerdo al Ministerio de Interior, ese responsable catarí pidió el traslado de los documentos originales de Egipto a Turquía, Líbano o Catar a cambio de 1,5 millón de dólares, si bien finalmente éstos no salieron del país árabe.

El ministro señaló que seis personas fueron detenidas en este caso junto con una gran cantidad de documentos secretos emitidos por el Ejército y diferentes órganos de seguridad.

Por otra parte, Ibrahim informó de que la policía detuvo a un responsable del grupo terrorista “Ansar al Sharía” (los seguidores de la ley islámica) en Egipto, Al Sayid Atalá, y dos de sus ayudantes, al tiempo que mató a otro miembro de la organización.

Añadió que este grupo, recientemente creado en Egipto, había cometido 19 ataques terroristas en los que perecieron 19 policías y 7 soldados.

El ministro reveló que Egipto se enfrenta a un “plan terrorista de los Hermanos Musulmanes” dirigido por los responsables del grupo en el extranjero y que pretende sembrar el caos en el país para “mostrar” que el pueblo rechaza el proceso político actual y que el Gobierno ha perdido el control de la situación.

Desde la caída de Mursi, las autoridades han perseguido a los miembros y dirigentes de la cofradía, declarada grupo terrorista por el Gobierno en diciembre pasado, en medio de un aumento de los ataques contra las fuerzas del orden.

Mursi afronta actualmente varios procesos judiciales, entre ellos uno por entregar información clasificada a países y organizaciones extranjeras como el movimiento islamista palestino Hamás.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo