Más de 150 muertos en las filas del régimen sirio en una semana en Latakia

Por Publimetro Colombia

Beirut, 28 mar (EFE).- Más de 150 leales al régimen de Bachar al Asad han muerto y cientos han resultado heridos en la última semana en Latakia, feudo gubernamental en la costa siria, desde el inicio hace una semana de una ofensiva rebelde en esta provincia, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Entre los fallecidos hay trece oficiales y un primo del presidente, Hilal al Asad, líder de las llamadas Fuerzas de Defensa Nacional, que son milicias de civiles que apoyan al Ejército, indicó la ONG, que no ofreció el número de víctimas entre los rebeldes.

Hilal al Asad perdió la vida el domingo pasado durante los enfrentamientos en la localidad de Kasab, fronteriza con Turquía.

Por el momento, las autoridades sirias no han confirmado estas cifras de muertos.

Rebeldes islamistas iniciaron el pasado día 21 la llamada “Batalla del botín” en el norte de Latakia. Un día más tarde, se sumó a los ataques el Ejército Libre Sirio (ELS) con otra operación que bautizó como la “Batalla de las madres de los mártires”.

Durante el día de hoy, las fuerzas armadas bombardearon varias zonas como Kasab, Al Nabain, Samra y el monte Observatorio 45, así como la montaña de Chalma, donde se registran choques entre ambas partes, indicó el Observatorio.

Por su parte, una fuente castrense dijo a la agencia de noticias oficial Sana que los soldados atacaron hoy guaridas de “terroristas” en el pueblo de Solas, el área de Bab al Amaniya y los alrededores del Observatorio 45, así como Kasab y las inmediaciones de Samra.

Según dicha fuente, los “terroristas” sufrieron perdidas importantes en sus filas.

Ginebra, 28 mar (EFE).- La ONU decidió hoy prorrogar un año más el mandato de la comisión que investiga los crímenes que ocurren desde hace tres años en la guerra civil en Siria y que ha reunido evidencias irrefutables de que se han cometido crímenes de guerra y contra la humanidad en ese país.

La comisión, que fue creada en septiembre de 2011 y está integrada por juristas de renombre internacional, ha elaborado hasta la fecha cuatro listas de responsables de tales crímenes, acompañadas de las pruebas correspondientes, con miras a un futuro proceso en un tribunal internacional.

Una resolución aprobada hoy en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU pide a los comisionados que continúen investigando y que le presenten en junio próximo un informe actualizado de sus indagaciones.

La comisión está presidida por el brasileño Sergio Pinheiro y la completan la exfiscal de los tribunales penales internacionales para Ruanda y la antigua Yugoslavia, la suiza Carla del Ponte, la académica estadounidense Karen Koning y el jurista tailandés Vitit Muntarbhorn.

El Consejo de Derechos Humanos reitera en la resolución -iniciativa de Reino Unido y Arabia Saudí- su petición al Gobierno sirio para que permita la entrada de los miembros de la comisión al país.

Debido a que los comisionados no han podido entrar a territorio sirio -salvo una visita no oficial realizada por Pinheiro-, éstos han basado sus investigaciones en miles de entrevistas con testigos directos y víctimas de crímenes, en el examen de documentos y pruebas visuales, así como en contactos por teleconferencia con personas que están dentro de Siria.

Cada denuncia tiene que ser corroborada, como mínimo, por dos fuentes confiables y sin relación entre ellas, mientras que la autenticidad de vídeos y fotografías se corrobora por rigurosos métodos de verificación.

Asimismo, el Consejo condenó las violaciones masivas del derecho humanitario internacional por parte de las autoridades sirias y sus milicias aliadas, incluyendo el uso de barriles explosivos, de misiles y de bombas de racimo, acciones que -agrega el texto- pueden equipararse a crímenes contra la humanidad y de guerra.

En el debate sobre la resolución, la delegación de Estados Unidos observó que, pese a sendas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU pidiendo un mayor acceso de la ayuda humanitaria en el país, no ha habido mejoras en este aspecto.

Sostuvo que más de 200.000 civiles viven en zonas bajo asedio armado y que 200 personas mueren cada día a causa del conflicto.

Rusia, por su parte, rechazó el documento por considerar que no condena lo suficiente las acciones de los grupos rebeldes, a los que acusó de una retahíla de atrocidades, como torturas, ejecuciones sumarias, violencia sexual y de utilizar niños como soldados.

Sobre la oposición armada, la resolución señala que es muy preocupante la expansión de los grupos extremistas que también cometen acciones contra la población inocente.

Beirut, 28 mar (EFE).- Casi 500 familias sirias han huido desde el pasado 15 de marzo al Líbano, donde, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), hay ya 987.256 refugiados sirios.

En su informe semanal, el ACNUR concretó hoy que los últimos llegados proceden de Yabrud y Ras Al Maara y que se han instalado en la región fronteriza de Arsal, donde los recurrentes ataques aéreos impiden la llegada de las agencias humanitarias para llevarles ayuda.

La aviación siria ha intensificado sus bombardeos contra esa zona justificando que trata de impedir la llegada de rebeldes.

Las autoridades libanesas han hecho varios llamamientos de ayuda a la comunidad internacional para poder acoger a los refugiados sirios, ya que, según ellas, el país carece de los medios necesarios para sostener al casi millón de desplazados que reside en el Líbano.

Hoy, en una entrevista al periódico L’Orient-Le Jour, el coordinador especial de la ONU para el Líbano, Darek Plumbly, afirmó que la organización trata de “movilizar a todas sus partes y agencias para que apliquen el programa discutido entre la ONU y el Grupo Internacional de Apoyo” al país.

Ese grupo, creado en la última Asamblea General de las Naciones Unidas, en septiembre de 2013, se reunió a comienzos de mes en París.

El Líbano rechaza establecer campamentos por miedo a repetir la experiencia de los refugiados palestinos, unos 400.000 según la ONU, que están asentados en el país desde 1948, tras la creación del Estado de Israel.

Plumbly consideró que la creación de campamentos “no es la respuesta correcta, ya que tendrían que ponerlos en lugares seguros, responsabilidad que la ONU no puede asumir estableciéndolos en la frontera”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo