Grynspan asume la Segib en medio de llamamientos a la renovación

Por Publimetro Colombia

México, 28 mar (EFE).- La costarricense Rebeca Grynspan tomó hoy el relevo de la Secretaría General Iberoamericana (Segib), en medio de llamamientos en favor de la renovación y la transformación de esta iniciativa diplomática, creada hace más de dos décadas.

“Hoy es tiempo de transformarnos para mantenernos unidos”, afirmó el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, en una ceremonia de traspaso de la Segib que encabezó en un salón de la residencia oficial de Los Pinos.

Grynspan, de 58 años, designada para el cargo el pasado 24 de febrero, asumirá formalmente el puesto el próximo martes, en Madrid, donde tiene su sede la Segib, en reemplazo del uruguayo Enrique Iglesias, al frente de ese organismo desde hace ocho años.

La ceremonia de traspaso se llevó a cabo en México ya que este país tiene la secretaría pro témpore de la Conferencia Iberoamericana, en esta capital fue designada Grynspan y el Gobierno mexicano está volcado de lleno en esta iniciativa.

Fue además en una ciudad mexicana, la de Guadalajara, donde se celebró la primera Cumbre Iberoamericana, en 1991, y será otra ciudad mexicana, Veracruz, donde se celebrará la siguiente, a comienzos de diciembre próximo.

“Estamos en el momento idóneo para renovar la Conferencia Iberoamericana y confiamos en el talento y la capacidad de Rebeca Grynspan para apoyarnos en esta misión”, dijo Peña Nieto en el discurso que cerró la ceremonia.

El “pase de estafeta”, como lo calificó Peña Nieto, incluyó mensajes de Grynspan, de Iglesias y del canciller mexicano, José Antonio Meade. Asistieron representantes diplomáticos y figuras importantes de la política exterior mexicana.

A Iglesias, de 83 años, un uruguayo nacido en España, los asistentes a la ceremonia de hoy, muchos de ellos de pie, le dedicaron un cerrado aplauso que se prolongó por 45 segundos, como homenaje a su figura y su gestión al frente de la Segib.

Iglesias, con traje oscuro y corbata celeste, hizo un recuento de los 23 años de vida de esta iniciativa desde la primera cumbre de 1991, y dijo que “el factor que le da identidad a esta comunidad es un poco su historia”.

Son “dos lenguas vinculantes y la capacidad de pensar, soñar y actuar juntos”, afirmó Iglesias.

Quien tomó el relevo en la Segib, Grynspan, bromeó al comienzo de su discurso porque dijo que, al referirse a la próxima cumbre, se veía tentada a entonar el tema “Veracruz” de Agustín Lara, pero optó finalmente por no hacerlo para “evitar el daño” a los reunidos.

También de traje oscuro y con una blusa gris con un lazo, Grynspan describió a su predecesor como un “hacedor de consensos” y “el hombre de las dos orillas”. “No pienso sustituir a Enrique Iglesias: pienso seguirlo”, afirmó.

Gryspan dijo que la comunidad iberoamericana, con 650 millones de habitantes, necesita “imaginar el futuro” para responder a “un escenario cambiante” que obliga a la región a reinventarse.

Mencionó la creciente interdependencia global que ha surgido en los últimos años, a la vez de una “nueva fuerza de regionalismo”, dos fenómenos en los que el espacio iberoamericano “no debe competir, sino sumar”.

En su gestión, Grynspan dijo que pondrá especial atención a la juventud, a los programas de género, a los indígenas y a los afrodescendientes. “Debemos contribuir a una gobernanza mundial más justa, más equitativa, más estable y más sostenible”, añadió.

Grynspan se hace cargo de la Segib después de haber sido elegida por unanimidad por los 22 países que forman esta iniciativa. Peña Nieto destacó de ella su experiencia y profesionalidad.

“Tiene el perfil que buscábamos para encabezar esta secretaría general”, añadió, y recordó el paso de Rebeca Gryspan por Naciones Unidas y por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

México, 28 mar (EFE).- La costarricense Rebeca Grynspan recibió hoy de manos del uruguayo Enrique Iglesias el mando de la Secretaría General Iberoamericana (Segib), en una ceremonia de traspaso que estuvo encabezada por el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto.

El “paso de estafeta”, como lo describió Peña Nieto, se llevó a cabo en esta capital porque México tiene la secretaría pro témpore de la Conferencia Iberoamericana. Además, en la ciudad mexicana de Guadalajara se celebró la primera cumbre, en 1991.

Grynspan, de 58 años, asumirá formalmente sus funciones el próximo martes en Madrid, donde tiene su sede la Segib. Fue designada para el puesto en una reunión ministerial extraordinaria celebrada el pasado 24 de febrero en la capital mexicana.

“La Conferencia Iberoamericana está vigente, se encuentra en un proceso de transformación y hoy inicia una nueva etapa”, afirmó Peña Nieto en un discurso que siguió a otros de Grynspan, de Iglesias y del canciller mexicano, José Antonio Meade.

El gobernante mexicano recordó que la política y economista costarricense había sido designada para el cargo por unanimidad de los 22 países de la Conferencia Iberoamericana, teniendo en cuenta su experiencia y un perfil que se ajustaba al puesto.

“Siempre ha sido una aliada de nuestra región”, recordó Peña Nieto, quien mencionó el paso de Grynspan por Naciones Unidas y por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Grynspan, por su parte, destacó los cambios que ha vivido la región desde la primera cumbre iberoamericana y dijo que el espacio que se abre entre los dos continentes “debe tender al encuentro”. “Es necesario imaginar juntos el futuro”, agregó.

San José, 28 mar (EFE).- La costarricense Rebeca Grynspan, quien asumió hoy el cargo de secretaria general iberoamericana, es una experta en desarrollo social que buscará aprovechar toda su experiencia en organismos internacionales para acercar a los países de la región.

Grynspan, de 59 años, ha sido los últimos cuatro años una de las principales figuras del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), cargo desde el que ha impulsado una serie de programas y políticas sociales. Además hasta ahora es secretaria general adjunta de la ONU.

Hoy asume un nuevo reto de lograr acercamientos entre los diversos países iberoamericanos que deriven en políticas y acuerdos en múltiples ámbitos, como por ejemplo la educación y la cultura, pese a las diferencias ideológicas y culturales de las naciones.

“En América Latina, esa diversidad no nos debe sorprender. Lo que tenemos que lograr es poder actuar en conjunto, cuando así se requiera como latinoamericanos”, dijo Grynspan en una entrevista con Efe en México el jueves.

La costarricense tiene una maestría en Economía de la Universidad de Sussex (Reino Unido) y fue ministra de Vivienda y coordinadora de Economía y Asuntos Sociales de su país en el Gobierno de José María Figueres Olsen (1994-1998), período en el que también ejerció como vicepresidenta.

Como miembro de ese Gobierno desarrolló la política social de la Administración, pero también tuvo un papel importante en la aplicación de una serie de reformas económicas acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para estabilizar la inflación y buscar un mayor crecimiento económico.

Esas reformas estructurales también buscaban reducir el déficit fiscal que alcanzaba en 1995 el 3,5 % del producto interno bruto (PIB) y aumentar las reservas internacionales de Costa Rica.

Antes, había sido viceministra de Hacienda de 1986 a 1988, durante el primer Gobierno (1986-1990) del Premio Nobel de la Paz, Óscar Arias.

Después de desempeñar estos cargos en su país, Grynspan emigró y desarrolló su carrera en organismos internacionales, siempre en puestos relacionados con temas económicos y sociales.

Fue directora de la sede sub-regional en México de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), desde donde copresidió la Junta Ejecutiva del Instituto Internacional de Investigación de Políticas Alimentarias.

Posteriormente asumió el cargo de subsecretaria general y directora regional para América Latina y el Caribe del PNUD, en el que estuvo de 2006 a 2010.

El 1 de febrero del 2010 el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, nombró a Grynspan secretaria general adjunta de las Naciones Unidas y administradora asociada del PNUD.

El PNUD la describe en su página como “una defensora firme y consistente del desarrollo humano, habiendo ayudado a centrar la atención del mundo sobre la necesidad de reducir la desigualdad, crear cohesión social, dar autonomía a la mujer y alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio”.

Entre sus logros en el PNUD se destaca la creación de los Informes de Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe, en los cuales se señalan deficiencias y avances en temas como la desigualdad, la salud y la educación.

En el marco de las Naciones Unidas, la costarricense ha formado parte de iniciativas como el Grupo de trabajo del Proyecto del Milenio sobre Pobreza y Desarrollo Económico, y el Panel de Alto Nivel sobre el Financiamiento del Desarrollo.

También trabajó como representante delegada de la ONU en la Comisión Temporal para la Reconstrucción de Haití.

Grynspan, quien es autora de diversos artículos y libros sobre políticas sociales y económicas, está casada con el político y exdiputado costarricense Saúl Weisleder, con quien tiene dos hijos.

La costarricense asumió hoy en México como titular de la SEGIB, cargo hasta ahora ejercido por el uruguayo Enrique Iglesias.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo