Un candidato sin afiliación política amenaza el sueño presidencial de Fico

Por Publimetro Colombia

Praga, 28 mar (EFE).- Las elecciones presidenciales de Eslovaquia, cuya segunda y definitiva vuelta se celebra mañana, tienen como novedad la irrupción de una candidato sin afiliación política que amenaza el sueño presidencial del actual primer ministro, el socialdemócrata Robert Fico.

No se ha publicado ningún sondeo de opinión después de la primera vuelta hace dos semanas, lo que contribuye a que el ambiente preelectoral se desarrolle en medio de la máxima incertidumbre.

“Por primera vez, desde su fundación, el Partido Socialdemócrata (SMER) no tiene un favorito en las elecciones”, ha señalado el redactor jefe del semanario político “Tyzden”, Stefan Hrib.

El empresario filántropo Andrej Kiska, con el 24 % de los votos segundo en la primera ronda, parece tener posibilidades de dar la sorpresa y vencer a Fico mañana.

Más aún cuando el tercer y cuarto clasificados, el diputado conservador Radoslav Prochazka y el actor Milan Knazko, respectivamente, han aconsejado a sus seguidores a votar por Kiska.

“Yo votaré a Kiska”, manifestó anoche el exdisidente Knazko, que fue ministro de Cultura y una de las personalidades más carismáticas de la transición democrática checoslovaca.

Fico, cuyos seguidores lo presentan como garante para la estabilidad política del país, ganó la primera vuelta de las elecciones con el 28 %, bastante por debajo de las encuestas que le auguraban entre el 35 y 38 %.

Aún así, el jefe del Gobierno de 49 años de edad sigue siendo el político más popular del país, y su deseo es ahora coronar su trayectoria política con la presidencia del país, un cargo de carácter más bien protocolario.

Fico ha contado con el apoyo internacional de líderes socialdemócratas europeos como el presidente francés, François Hollande, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, o el presidente de la vecina República Checa, Milos Zeman.

De lograr la victoria mañana, el primer ministro sucedería a Ivan Gasparovic, quien, si bien no es formalmente miembro del gobernante Partido Socialdemócrata, se apoyó en él para llegar a la presidencia en 2004, y luego para revalidar el cargo en 2009.

Fico, quien fue criticado por los propios correligionarios socialdemócratas europeos entre 2006-2010 por aliarse con un partido ultranacionalista, ha arremetido en su campaña contra la “inexperiencia política” de Kiska.

Éste, a su vez, ha hecho gala de su independencia, para evitar que “el presidente sea la mano larga de los partidos”, y se erija en estadista “imparcial” que impulse la recuperación económica del país, y que marque de cerca a los políticos en sus promesas.

Ha alertado también contra lo que considera “concentración de poder” en manos del Smer, que tiene una mayoría absoluta en el Parlamento unicameral, y controla el ejecutivo.

Esta por ver si sus llamadas a una regeneración política son atendidas por los 4,4 millones de votantes, que ahora eligen a su jefe de Estado por cuarta vez, y que hoy viven su segunda jornada de reflexión, ya que existe prohibición de hacer campaña durante las 48 horas anteriores a la apertura de los colegios electorales.

En el caso de la primera vuelta de estos comicios, el Smer no logró movilizar a sus votantes para lograr una victoria de Fico, si no aplastante al menos tranquilizadora.

Esto ha sembrado las dudas en su directiva, máxime cuando el primer ministro no ha querido aclarar quién le sucederá al frente del Gobierno si es que logra salir elegido presidente.

El Smer, fundado por Fico, ha sido la fuerza más votada en las tres elecciones legislativas celebradas desde el 2006.

La campaña electoral se cerró el pasado miércoles con un debate televisado en la que se volvió a suscitar la cuestión de Ucrania, país fronteriza con Eslovaquia.

También ha habido alusiones al reconocimiento de Kosovo, ya que Eslovaquia es uno de los pocos miembros de la Unión Europea que se resiste a aceptar la legitimidad de la exprovincia serbia.

Fico también ha despertado las sospechas contra su contrincante por unas supuesta pertenencia a la Cientología, algo que Kisma ha negado categóricamente.

Praga, 28 mar (EFE).- Las elecciones presidenciales de Eslovaquia, cuya segunda y definitiva vuelta se celebra mañana, tienen como novedad la irrupción de una candidato sin afiliación política que amenaza el sueño presidencial del actual primer ministro, el socialdemócrata Robert Fico.

No se ha publicado ningún sondeo de opinión después de la primera vuelta hace dos semanas, lo que contribuye a que el ambiente preelectoral se desarrolle en medio de la máxima incertidumbre.

“Por primera vez, desde su fundación, el Partido Socialdemócrata (SMER) no tiene un favorito en las elecciones”, ha señalado el redactor jefe del semanario político “Tyzden”, Stefan Hrib.

El empresario filántropo Andrej Kiska, con el 24 % de los votos segundo en la primera ronda, parece tener posibilidades de dar la sorpresa y vencer a Fico mañana.

Más aún cuando el tercer y cuarto clasificados, el diputado conservador Radoslav Prochazka y el actor Milan Knazko, respectivamente, han aconsejado a sus seguidores a votar por Kiska.

“Yo votaré a Kiska”, manifestó anoche el exdisidente Knazko, que fue ministro de Cultura y una de las personalidades más carismáticas de la transición democrática checoslovaca.

Fico, cuyos seguidores lo presentan como garante para la estabilidad política del país, ganó la primera vuelta de las elecciones con el 28 %, bastante por debajo de las encuestas que le auguraban entre el 35 y 38 %.

Aún así, el jefe del Gobierno de 49 años de edad sigue siendo el político más popular del país, y su deseo es ahora coronar su trayectoria política con la presidencia del país, un cargo de carácter más bien protocolario.

Fico ha contado con el apoyo internacional de líderes socialdemócratas europeos como el presidente francés, François Hollande, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, o el presidente de la vecina República Checa, Milos Zeman.

De lograr la victoria mañana, el primer ministro sucedería a Ivan Gasparovic, quien, si bien no es formalmente miembro del gobernante Partido Socialdemócrata, se apoyó en él para llegar a la presidencia en 2004, y luego para revalidar el cargo en 2009.

Fico, quien fue criticado por los propios correligionarios socialdemócratas europeos entre 2006-2010 por aliarse con un partido ultranacionalista, ha arremetido en su campaña contra la “inexperiencia política” de Kiska.

Éste, a su vez, ha hecho gala de su independencia, para evitar que “el presidente sea la mano larga de los partidos”, y se erija en estadista “imparcial” que impulse la recuperación económica del país, y que marque de cerca a los políticos en sus promesas.

Ha alertado también contra lo que considera “concentración de poder” en manos del Smer, que tiene una mayoría absoluta en el Parlamento unicameral, y controla el ejecutivo.

Esta por ver si sus llamadas a una regeneración política son atendidas por los 4,4 millones de votantes, que ahora eligen a su jefe de Estado por cuarta vez, y que hoy viven su segunda jornada de reflexión, ya que existe prohibición de hacer campaña durante las 48 horas anteriores a la apertura de los colegios electorales.

En el caso de la primera vuelta de estos comicios, el Smer no logró movilizar a sus votantes para lograr una victoria de Fico, si no aplastante al menos tranquilizadora.

Esto ha sembrado las dudas en su directiva, máxime cuando el primer ministro no ha querido aclarar quién le sucederá al frente del Gobierno si es que logra salir elegido presidente.

El Smer, fundado por Fico, ha sido la fuerza más votada en las tres elecciones legislativas celebradas desde el 2006.

La campaña electoral se cerró el pasado miércoles con un debate televisado en la que se volvió a suscitar la cuestión de Ucrania, país fronteriza con Eslovaquia.

También ha habido alusiones al reconocimiento de Kosovo, ya que Eslovaquia es uno de los pocos miembros de la Unión Europea que se resiste a aceptar la legitimidad de la exprovincia serbia.

Fico también ha despertado las sospechas contra su contrincante por unas supuesta pertenencia a la Cientología, algo que Kisma ha negado categóricamente.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo