El papa y Obama abordan asuntos sociales como la reforma migratoria en EEUU

Por Publimetro Colombia

Ciudad del Vaticano, 27 mar (EFE).- El papa Francisco recibió hoy por primera vez desde que se convirtiera en pontífice al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, con quien mantuvo un encuentro de 50 minutos en el que hablaron, entre otros asuntos, sobre política migratoria, derecho a la vida y objeción de conciencia.

Tras saludarse con un apretón de manos, Obama dijo sonriendo al pontífice “Es maravilloso conocerle. Muchas gracias”, a lo que el papa respondió en inglés: “Welcome Mr.President” (Bienvenido, señor presidente).

Luego, Jorge Bergoglio y Obama, junto con dos intérpretes, celebraron un encuentro privado que se prolongó durante cincuenta minutos, veinte más de los que el Vaticano suele dedicar a este tipo de audiencias.

Según informó la oficina de prensa de la Santa Sede, el papa y Obama abordaron, entre otras cuestiones, la reforma migratoria en Estados Unidos.

Desde el pasado domingo un grupo de inmigrantes de origen latinoamericano y procedentes de las ciudades de Chicago y Los Ángeles se encontraban en Roma para pedir al papa que convenciese hoy al presidente estadounidense de que detenga las deportaciones de inmigrantes irregulares.

Además, “en el contexto de las relaciones bilaterales y de la colaboración entre la Iglesia y el Estado”, se trataron cuestiones “de especial importancia para la Iglesia en el país como el ejercicio del derecho de la libertad religiosa, a la vida y a la objeción de conciencia”, señala una nota del Vaticano.

Respecto a la lucha contra la trata de seres humanos, de acuerdo con la Santa Sede, Obama y el pontífice expresaron su compromiso común de erradicar esta lacra en el mundo.

Asimismo, intercambiaron opiniones sobres los conflictos actuales y manifestaron su deseo de que en esas zonas del mundo se respeten los derechos humanos y se consigan soluciones negociadas entre las partes enfrentadas, aunque en su escueto comunicado el Vaticano no especifica a qué crisis se refirieron.

Al término de la audiencia, Obama y el papa procedieron al tradicional intercambio de regalos, en un ambiente más distendido.

El mandatario estadounidense entregó al pontífice un estuche con semillas de árboles que crecen en el jardín de la Casa Blanca y de cuya madera, explicó Obama, se construyeron las primeras catedrales de América.

Por su parte, Bergoglio entregó a Obama, al igual que al resto de mandatarios, su primera exhortación apostólica, “Evangelii Gaudium” (La alegría del Evangelio), y un medallón en bronce que representa al “Ángel de la Paz” en bajo relieve.

“Seguro que la voy a leer en el Despacho Oval cuando esté frustrado y espero que me tranquilice”, afirmó Obama, a lo que el pontífice contestó: “Eso espero”.

Las sonrisas se convirtieron en risas cuando Francisco entregó a Obama una colección de monedas de su pontificado, que se cayeron hasta en dos ocasiones cuando intentaba mostrarlas al presidente estadounidense.

Al despedirse, Obama y Francisco se estrecharon largamente la mano y el mandatario estadounidense le pidió que rezase por él y por su familia que, dijo, le tienen que “aguantar”.

El propio Obama declaró posteriormente a la prensa que se sintió “muy conmovido por el mensaje de inclusión y de compasión del papa Francisco y profundamente emocionado por sus reflexiones sobre la importancia de contar con una perspectiva moral con la que afrontar los problemas mundiales sin pensar” en intereses personales.

Asimismo, anunció que ha invitado al pontífice a visitar su país, donde se calcula que hay 77 millones de católicos, una cuarta parte de la población, y subrayó que “los estadounidenses estarían encantados de recibirle”.

Tras la audiencia con el papa, Obama mantuvo un encuentro con el número dos del Vaticano, el secretario de Estado Pietro Parolin, y posteriormente acudió al palacio del Quirinale, sede de la Jefatura del Estado, para un almuerzo con el presidente de Italia, Giorgio Napolitano.

Después, Obama participó en una reunión bilateral con el primer ministro de Italia, Matteo Renzi, en la que estuvieron presentes sus titulares de Exteriores, el estadounidense John Kerry y la italiana Federica Mogherini.

Está previsto que Obama, quien llegó ayer por la tarde a Roma procedente de Bruselas, abandone Italia mañana rumbo a Riad.

Allí se reunirá con el rey Abdalá bin Abelaziz para tratar de enterrar las tensiones a raíz de las críticas de Arabia Saudí a la apertura de Estados Unidos hacia Irán y a su supuesta falta de firmeza en Siria.

Roma, 27 mar (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró hoy sentirse “muy conmovido” ante las reflexiones y la compasión por los pobres del papa Francisco, a quien invitó formalmente a visitar su país porque “los estadounidenses estarían encantados de recibirle”.

“Estoy muy conmovido por el mensaje de inclusión y de compasión del papa Francisco y profundamente emocionado por sus reflexiones sobre la importancia de contar con una perspectiva moral con la que afrontar los problemas mundiales sin pensar en nuestros intereses personales”, subrayó Obama.

El presidente de EEUU hizo estas afirmaciones durante la rueda de prensa posterior al encuentro bilateral que mantuvo en Roma con el primer ministro de Italia, Matteo Renzi.

Además, Obama aseguró haber invitado al papa Francisco a Estados Unidos porque su población estaría encantada, a su juicio, de recibirle.

Una invitación que se produjo esta mañana durante el intercambio de regalos entre ambos mandatarios, cuando Obama sugirió al pontífice visitar la Casa Blanca y “su jardín”, a lo que Bergoglio respondió con un “claro, ¿por qué no?” en español.

El presidente estadounidense explicó que abordaron la situación de Oriente Medio y reconoció que el pontífice mostró su preocupación por los cristianos que sufren persecución en dicha región.

“Hemos hablado mucho sobre los desafíos y los conflictos actuales y de lo difícil que es mantener la paz en el mundo. Nos hemos concentrado mucho en este asunto y del papa he percibido un profundo interés por Oriente Medio, sobre todo en Siria, el Líbano y en la persecución que sufren los cristianos (en estas zonas)”, especificó.

También dijo que hablaron sobre “los pobres y los marginados, aquellos que no tienen ninguna oportunidad”.

“Nosotros, los políticos, tenemos el deber de encontrar las políticas para afrontar esta problemática. Su Santidad tiene la capacidad de abrir los ojos a la gente para que vean este problema, porque el peligro es la indiferencia y el cinismo cuando se trata de ayudar al menos afortunado”, aseveró.

Obama reconoció que también habían abordado el tema de la reforma migratoria que EEUU prepara y es que, según el presidente, “una persona como el papa, proveniente de América Latina, conoce bien la situación de estas personas que viven en la sombra y que en muchas ocasiones son deportados”.

Otro de los temas abordados hoy en el Vaticano fue el de la reforma sanitaria de Estados Unidos.

Según Obama, la Santa Sede defendió tener en cuenta en dicha normativa la objeción de conciencia y el derecho a la vida.

“He prometido continuar con el diálogo con los obispos y los cardenales para favorecer el justo equilibrio entre la asistencia sanitaria y el respeto a la libertad religiosa”, aseguró Obama.

El papa Francisco recibió hoy al presidente de Estados Unidos en el Vaticano, con quien mantuvo un encuentro a puerta cerrada de 50 minutos de duración, veinte más de los que el Vaticano suele destinar a este tipo de encuentros.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo