EE.UU. pensará en serio en sancionar a Venezuela si no abre espacio a la oposición

Por Publimetro Colombia

Washington, 27 mar (EFE).- Estados Unidos delineó hoy las condiciones en las que consideraría en serio imponer sanciones a Venezuela, algo que ve justificable si no avanza el diálogo y “si no hay espacio democrático para la oposición” en el país, y confió en que la misión de la Unasur impulse la reconciliación nacional.

La secretaria de Estado adjunta de EE.UU. para Latinoamérica, Roberta Jacobson, reiteró a los periodistas que el Gobierno de Barack Obama “no ha sacado de la mesa la posibilidad de imponer sanciones en el futuro”, aunque en ningún momento se plantea una “acción militar” para responder a las protestas que vive Venezuela.

“Quizá llega un momento en que las sanciones de una manera u otra sean una herramienta muy importante, y si no hay movimiento, si no hay la posibilidad de diálogo, si no hay espacio democrático para la oposición, claro que tenemos que pensar en eso, y estamos pensando en eso”, dijo Jacobson en una conferencia de prensa vía Internet.

En ese caso, añadió, sería “importante trabajar con los aliados (de EE.UU. en la región) para implementar cualquier tipo de sanción o de acción, porque es mucho mas eficaz si hacemos esas cosas juntos”.

Jacobson subrayó que “ningún país quiere implementar sanciones”, pero no puede descartar del todo esa posibilidad, planteada a mediados de este mes por el secretario de Estado, John Kerry.

“Creemos fuertemente que sería mejor si no tenemos que imponer, nosotros u otros países, sanciones a Venezuela”, subrayó Jacobson.

La funcionaria confió en que el diálogo pueda avanzar a raíz de la recién concluida visita a Caracas de la misión de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), con el objetivo de asesorar al Gobierno de Nicolás Maduro en la crisis.

“No sé cuáles serán los resultados de esta misión, pero esperamos todos que quizá esa sea la oportunidad para que ambos lados puedan tener un rol, un papel en una mesa de diálogo para enfrentar los retos de Venezuela en este momento”, afirmó.

Jacobson habló con la prensa antes de que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, anunciara que un grupo de tres cancilleres de la Unasur preparan el diálogo entre oficialistas y opositores en Venezuela, por lo que no se pronunció al respecto.

No obstante, insistió en que Venezuela “necesita la asistencia de alguien de fuera” del país, sea “una persona, un grupo o una institución”, porque “hasta ahora hemos visto que las discusiones están sucediendo en la calle, y no en la mesa” de diálogo.

La funcionaria se mostró además “muy preocupada” por la situación de la diputada opositora María Corina Machado “y muchas otras personas en la oposición, algunos de ellos detenidos sin cargos y otros sin la posibilidad de defenderse”, y aseguró que ha recibido “información sobre la posibilidad de abusos bajo detención”.

Consideró “muy lamentable” que a Machado no se le permitiera intervenir ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) el pasado viernes pese a haber sido acreditada por Panamá, porque ella era “un miembro de la Asamblea Nacional y tiene todo el derecho de hablar libremente sobre la situación” en su país.

Respecto a las ofertas que EE.UU. ha recibido de Caracas para normalizar las relaciones, enfriadas desde la retirada mutua de embajadores en 2010, Jacobson insistió en que “primero, en este momento, la discusión debe ser entre los venezolanos”.

“Queremos tener una mejor relación con Caracas, pero podemos lanzar nuevas medidas en este camino cuando haya un diálogo en Venezuela, un diálogo profundo, real, libre, con todas las partes en la mesa. Entonces sí podremos continuar la discusión, pero es muy difícil ahora”, zanjó.

Las protestas entre simpatizantes del Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición han dejado hechos de violencia en los que se han registrado 35 muertos, cientos de heridos y detenidos.

Washington, 27 mar (EFE).- El Gobierno de Estados Unidos insistió hoy en que el Gobierno de Venezuela necesita entablar un diálogo con la oposición probablemente a través de un mediador y no criminalizar las voces disidentes en el país.

“El Gobierno de Venezuela necesita dar pasos de forma inmediata para reconocer que sus ciudadanos necesitan tener una voz en su futuro y eso implica trabajar con la oposición, posiblemente, o probablemente, a través de un mediador”, dijo hoy la portavoz del Departamento de Estado Marie Harf en su rueda de prensa diaria.

Harf dijo no tener claro quién podría ser ese mediador, pero insistió en la importancia de que ambos bandos “se sienten” a dialogar para impulsar al país hacia adelante.

La portavoz dijo que la solución “no es criminalizar a los disidentes” o expulsar de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) venezolana a la diputada opositora María Corina Machado, que no consiguió la semana pasada hacer oír sus denuncias ante la Organización de Estados Americanos (OEA) debido a varios recursos de procedimiento.

“Eso es exactamente lo contrario de lo que Venezuela necesita hacer”, subrayó Harf.

El presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Diosdado Cabello, anunció el lunes que Machado había perdido su condición de diputada por haber aceptado ser representante alterna de Panamá ante la OEA.

Machado intentó la semana pasada participar en la sesión del Consejo Permanente de la OEA acreditada por el Gobierno de Panamá como representante alterna para presentar denuncias de la “represión” que, dice, existe en Venezuela contra manifestantes que participan en las protestas contra el Gobierno.

Sin embargo, los países afines a Venezuela hicieron uso de una serie de recursos de procedimiento para impedir el uso de la palabra a Machado, que apenas pudo hablar durante unos segundos al final.

Caracas, 27 mar (EFE).- El Gobierno de Venezuela rechazó hoy “categóricamente” los intentos de EE.UU. de inmiscuirse en sus asuntos internos y acusó a la secretaria adjunta para Latinoamérica, Roberta Jacobson, de cuestionar la misión de Unasur que visitó esta semana el país y de incentivar a los extremistas.

“Venezuela una vez más rechaza categóricamente los intentos por parte de voceros del Gobierno de los Estados Unidos de inmiscuirse en los asuntos internos de nuestro país y de desconocer nuestro proceso democrático”, indicó la Cancillería venezolana en un comunicado.

Estados Unidos insistió hoy en que el Gobierno de Venezuela necesita entablar un diálogo con la oposición, probablemente a través de un mediador, y no criminalizar a los disidentes del país.

El Ejecutivo venezolano cuestionó a Jacobson, quien hoy reiteró que el Gobierno estadounidense “no ha sacado de la mesa la posibilidad de imponer sanciones en el futuro” a Venezuela “si no hay espacio democrático para la oposición” y confió en que la misión de la Unasur impulse la reconciliación nacional.

Esas palabras, señala el comunicado, “constituyen un cuestionamiento a la Comisión de cancilleres de la Unasur que durante los últimos días participaron en numerosas mesas de diálogo con amplios sectores de la sociedad venezolana, de todas las tendencias políticas”, señaló la Cancillería.

“Y que ha tenido como resultado -agregó- un rechazo contundente a la violencia que desde hace semanas se viene registrando en el país, precisamente de manos de aquellos sectores que rechazan el diálogo y que cuentan con el apoyo del Gobierno estadounidense”.

La Cancillería venezolana señala que las declaraciones de “Jacobson constituyen un incentivo para que los pequeños sectores extremistas que desde hace semanas vienen sembrando violencia y terror en toda la población prosigan sus prácticas en un camino totalmente fuera de la Constitución y el respeto a los derechos” de los venezolanos.

Agrega que “todas las iniciativas de diálogo surgidas en los últimos meses son producto de la voluntad del Gobierno Nacional de conversar con todos los sectores de la sociedad para buscar soluciones a las distintas problemáticas”.

“Hemos reiterado en varias oportunidades nuestro deseo de retomar el diálogo diplomático con Estados Unidos sobre la base del respeto mutuo, pero la constante amenaza con sanciones, la manipulación de los hechos y el irrespeto a nuestras leyes y procesos democráticos, no hacen más que dificultar el entendimiento”, agrega.

“Como verdaderos bolivarianos estamos convencidos que el diálogo amplio con toda la sociedad y en el marco de la Constitución (…) es el camino para resolver cualquier disputa y problemática”, indica.

“No dejaremos que la injerencia de ningún país nos desvíe del camino de la paz”, agrega.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, propuso el pasado 15 de marzo que EE.UU. participe en una comisión sobre Venezuela con un representante que se sume a otro de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el presidente del Parlamento, Diosdado Cabello, en representación de Caracas.

Estados Unidos ha evitado responder a esta propuesta.

Venezuela y Estados Unidos atraviesan uno de los peores momentos en sus relaciones diplomáticas desde que en 2010 se quedaron sin embajadores.

Las tensiones aumentaron de nuevo en las últimas semanas después de que el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, revelara que su Gobierno se planteaba la posibilidad de imponer sanciones a funcionarios venezolanos si no veía avances en el diálogo.

En respuesta, el ministro de Exteriores venezolano, Elías Jaua, llamó el día 14 “asesino del pueblo venezolano” a Kerry, algo que el Departamento de Estado calificó de “acusación absurda”, y dijo que Venezuela falta “descaradamente a la verdad”.

Las protestas contra el Gobierno de Maduro se iniciaron el 12 de febrero pasado y hasta hoy han dejado 35 muertos, más de 450 heridos y casi 2.000 detenidos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo