Mueren 175 rebeldes en una emboscada del Ejército sirio cerca de Damasco

Por Publimetro Colombia

Damasco/Beirut, 26 feb (EFE).- Al menos 175 rebeldes murieron hoy, según el Ejército sirio, en una emboscada que los militares tendieron en uno de los bastiones opositores de las afueras de Damasco, en un intento de detener la llegada de refuerzos insurgentes a la estratégica zona de Al Qalamún.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos rebajó por su parte el número de víctimas mortales a 152 y los insurgentes aseguraron que hubo 45 bajas, todas ellas civiles.

En declaraciones a medios oficiales sirios, un comandante militar sobre el terreno explicó que los soldados “eliminaron a los terroristas”, como las autoridades denominan a los opositores, en una operación desarrollada en el distrito de Guta Oriental, en la periferia de Damasco.

La emboscada fue posible gracias a las informaciones proporcionadas por los servicios de Inteligencia, que permitieron a las autoridades interceptar a los milicianos que se trasladaban por una carretera de circunvalación en los suburbios del norte de la capital entre las localidades de Al Dumair y de Adra.

El dirigente castrense, cuya identidad no fue facilitada por los medios sirios, precisó que la mayoría de los fallecidos -muchos de ellos saudíes, cataríes y chechenos- pertenecían al Frente al Nusra, vinculado a Al Qaeda, y a la islamista Brigada del Islam.

“Esta operación fue resultado del cerco a los grupos terroristas armados en Guta Oriental y la firme disposición del Ejército para impedir que se infiltren en la zona”, señaló el responsable.

La fuente subrayó, además, que este ha sido un golpe contra los terroristas que querían enviar refuerzos al área de Al Qalamún, en una tentativa de aliviar la presión que los efectivos gubernamentales están ejerciendo contra los opositores allí.

La televisión oficial siria mostró imágenes de decenas de cadáveres de los combatientes fallecidos en la emboscada.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos afirmó que fueron integrantes del grupo chií libanés Hizbulá, aliado del Gobierno sirio, los autores de la emboscada contra los opositores al régimen.

Esta organización opositora, con sede en Londres y una amplia red de activistas sobre el terreno, agregó que durante esta jornada las fuerzas gubernamentales bombardearon la ciudad de Yabrud, situada en Al Qalamún y cercana al área donde se produjo el ataque.

Yabrud es la población más importante de Al Qalamún donde todavía quedan rebeldes, después de que las fuerzas armadas iniciaran a mediados de noviembre una ofensiva en esta región para expulsar a los insurgentes.

Al Qalamún es una área estratégica, ya que es fronteriza con el Líbano y por ella pasa la carretera que une la capital con los feudos costeros del norte de Siria.

Si el régimen logra su objetivo de echar a los opositores, conseguiría cerrar la principal vía norteña para el paso de suministros a los insurgentes en la capital.

Los rebeldes, por su parte, ofrecieron una versión distinta de los hechos de hoy.

En un comunicado, el Frente Islámico, principal alianza opositora islamista, apuntó que los muertos son civiles que escapaban del cerco de Guta Oriental, asediada por el Ejército desde hace casi un año.

“Responsabilizamos al régimen chií de este crimen, en el que la mayoría de las víctimas eran civiles que intentaban escapar del infierno del cerco”, señaló la nota.

El Frente Islámico hizo hincapié en que ninguno de sus milicianos están entre las víctimas, tal y como algunos medios progubernamentales han afirmado, y negó que ningún miembro de su aliado Ejército de los Muyahidines ayudara a los civiles a salir de Guta.

Entretanto, el presidente sirio, Bachar Al Asad se reunió hoy con el jefe del Comité de Política Exterior y de Seguridad Nacional del Consejo de la Shura (parlamento) iraní, Alaedin Bouyerdi, con quien analizó la cooperación en materia de lucha antiterrorista.

El mandatario sirio subrayó que la cooperación entre los estados de la región es clave para afrontar el extremismo y el terrorismo que azotan a la región de Oriente Medio, según la agencia de noticias oficial Sana.

Irán es uno de los principales aliados del régimen de Al Asad, que acusa a Arabia Saudí, cuna del “wahabismo”, de respaldar y financiar a los “terroristas” en territorio sirio.

Beirut, 26 feb (EFE).- El grupo radical Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) ha impuesto restricciones a los cristianos, como la de no construir conventos o iglesias en la provincia septentrional siria de Al Raqa, a cambio de “su protección”, según un comunicado emitido hoy por esa organización armada.

En la nota, difundida en internet, el EIIL explica que por orden de su líder, Abu Bakr al Bagdadi, ofrecerán protección a los cristianos de Al Raqa, sus familias y propiedades si cumplen una serie de requisitos.

Los fundamentalistas islámicos imponen a los cristianos una especie de impuesto a cambio de su protección: los más ricos deberán abonar el equivalente a 4,25 gramos de oro, mientras que quienes tengan un poder adquisitivo intermedio tendrán que pagar la cantidad correspondiente a 2,125 gramos y los más pobres a 1,625 gramos.

Otra de las condiciones es no edificar conventos, iglesias o monasterios en las localidades donde viven, ni tampoco rehabilitar los que estén destruidos. Tampoco podrán rezar fuera de sus templos ni exhibir cruces o libros santos.

Además, el EIIL prohíbe que las iglesias toquen las campanas o usen altavoces y advierte de que los musulmanes no pueden oír desde la calle los cánticos de los cristianos dentro de sus templos.

Los fieles cristianos no podrán poseer armas ni vender carne de cerdo o alcohol a los musulmanes, ni tampoco hacerlo en lugares públicos.

Asimismo, tendrán que vestir de “forma modesta”, tal y como ha dispuesto el EIIL en la zona.

Lo que sí que les permite es convertirse al islam si así lo desean.

Al Raqa es el principal bastión del EIIL en el norte de Siria.

Desde enero pasado esta organización extremista también ha impuesto restricciones a los musulmanes, ya que ha hecho obligatorio el uso del niqab, velo que tapa toda la cara menos los ojos, a las mujeres y ha prohibido la venta de tabaco.

Beirut, 26 feb (EFE).- Al menos 160 mujeres y hombres, en su mayoría kurdos, fueron capturados hoy por militantes del grupo extremista Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL) en la provincia de Al Hasaka, en el norte de Siria, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Estas personas fueron capturadas en la carretera que une Al Hasaka con el vecino Kurdistán iraquí.

EIIL acusó a seis de ellas de haber robado y las ha sentenciado a la amputación de una mano.

Se desconoce el paradero de los prisioneros, aunque la ONG no descarta que alguno de ellos haya sido ejecutado por los yihadistas.

Estas informaciones no han podido ser comprobadas de forma independiente, debido a las restricciones impuestas por las autoridades sirias y los rebeldes a los periodistas para trabajar sobre el terreno.

Desde hace meses, EIIL y combatientes de las llamadas Unidades de Protección del Pueblo Kurdo se enfrentan en distintas zonas del norte de Siria, de mayoría kurda.

Los kurdos se concentran, sobre todo, en la provincia de Al Hasaka y en las regiones de Afrin y de Ain al Arab, también denominada Kobani, en la provincia de Alepo (norte), y suponen el 9 por ciento de la población del país.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo