Klitschkó anuncia su candidatura a la Presidencia ucraniana

Por Publimetro Colombia

Kiev, 25 feb (EFE).- El dirigente opositor y boxeador ucraniano Vitali Klitschkó anunció hoy su candidatura a las elecciones presidenciales convocadas para el próximo 25 de mayo.

“Me presentaré al cargo de Presidente de Ucrania, ya que estoy firmemente convencido de que en Ucrania hay que cambiar las reglas de juego. Debe haber justicia. Estoy seguro de que esto es posible”, dijo Klitschkó a la prensa local.

La campaña de las presidenciales arrancó hoy, martes, con la incógnita de si la ex primera ministra, Yulia Timoshenko, en libertad desde el sábado pasado, también concurrirá a los comicios.

La Rada Suprema (Parlamento) ucraniana convocó el fin de semana elecciones presidenciales anticipadas tras decretar el cese del presidente, Víktor Yanukóvich, contra el que se ha dictado una orden de busca y captura.

Klitschkó, que colgó recientemente los guantes cuando era campeón del mundo de los pesos pesados, es considerado el opositor con más gancho electoral.

Según los analistas, el líder del recién formado partido UDAR (Golpe), que logró casi un 14 por ciento de los votos en las parlamentarias de octubre de 2012, cuenta con el apoyo de Alemania, donde boxeó y residió durante muchos años.

Precisamente, hace poco renunció al permiso de residencia en Alemania para poder presentarse a las elecciones presidenciales, su gran objetivo desde que fracasó en su intento de convertirse en alcalde de Kiev.

Con respecto a Timoshenko, según la prensa local, la carismática política anunció nada más salir de la cárcel su intención de presentarse a las presidenciales, pero su abogado lo negó esta misma semana.

Por de pronto, Timoshenko decidió aceptar la invitación de la canciller alemana, Angela Merkel y viajar a Alemania para someterse a tratamiento de la hernia discal que padece desde hace dos años.

Mientras, el líder del principal partido del país, Batkivschina (Patria), Arseni Yatseniuk, se perfila como el gran favorito a asumir el cargo de primer ministro en el gobierno de unidad nacional que la Rada intenta formar desde hace días.

Kiev, 25 feb (EFE).- El presidente interino de Ucrania, Alexandr Turchínov, aplazó hoy la formación del nuevo Gobierno de unidad nacional hasta el jueves, entre los llamamientos a incluir en su seno a los líderes de las protestas antigubernamentales.

“El jueves el nuevo Gobierno de unidad nacional debe ser votado”, aseguró Turchínov, a la sazón jefe de la Rada Suprema (Legislativo), durante una sesión parlamentaria.

Turchínov, quien ha advertido de que el país se encuentra al borde de la bancarrota, subrayó que las diferentes fracciones representadas en la Cámara “deben trabajar día y noche”.

Al respecto, el líder del principal partido del país, Batkivschina (Patria), Arseni Yatseniuk, destacó la importancia de que el Ejecutivo se forme con urgencia, pero “no entre bambalinas”, sino de manera transparente.

“No deben pensar en índices de popularidad o en actividades políticas, sino sólo en una cosa: cómo sacar al país del agujero económico”, dijo.

Además, abogó por integrar en el Gobierno a los líderes del Maidán, bastión de las protestas antigubernamentales desde el pasado 21 de noviembre.

Mientras, el Maidán emitió un comunicado en el que plantea las condiciones que debe cumplir cada candidato a un puesto en el Gobierno, entre las que figura el no haber ostentado ningún cargo desde 2010, cuando el cesado presidente, Víktor Yanukóvich, asumió el poder.

Tampoco pueden aspirar a entrar en el Ejecutivo aquellos que estén en la lista de los cien hombres más ricos del país.

Además, deberán tener un mínimo de siete años de experiencia en sus respectivas áreas, que será de cinco para los ministros de las estructuras de fuerza, y no haber estado involucrados en violaciones a los derechos humanos ni en casos de corrupción.

“Verificaremos que todos los candidatos cumplan con estos requisitos. Cada uno de los miembros del Gobierno ha de contar con la aprobación del Maidán”, se afirma en una declaración del Kolo (círculo) del Maidán, que agrupa diversos grupos y organizaciones sociales.

Según el Maidán, los miembros del Gobierno de unidad nacional deben ser “reconocidos profesionales de impecable reputación y no funcionarios de partido”.

La jefa de la diplomacia ucraniana, Catherine Ashton, llamó a los nuevos dirigentes ucranianos a formar un Gobierno inclusivo que haga realidad las aspiraciones democráticas de los ucranianos.

Por su parte, la canciller alemana, Angel Merkel, aconsejó desde Berlín a las autoridades postrevolucionarias la creación de un gobierno de unidad nacional integrador, es decir, no sólo con antiguos opositores, sino con representantes de las regiones orientales ruso parlantes.

Kiev, 25 feb (EFE).- Los ultranacionalistas ucranianos se atribuyen todo el mérito de la victoria en la revolución que acabó con el régimen de Víktor Yanukóvich y advierten a la clase política ucraniana de que tendrá que contar con ellos en la nueva Ucrania.

“Sector de Derechas ha jugado un papel fundamental en la revolución. Sólo en nuestro destacamento, dos de los nuestros han desaparecido en los enfrentamientos, y lo mismo pasa en otros grupos. Dicen que los antidisturbios escondieron los cuerpos de los muertos que se quedaban en su territorio”, dijo a Efe Ígor, uno de los líderes de esta organización.

Principal fuerza de choque de los manifestantes en los enfrentamientos de la semana pasada en Kiev, Sector de Derechas es una organización que aglutina a varios grupos de ultraderechas, incluidos seguidores ultras de equipos de fútbol.

Todavía se contaban los muertos en los disturbios cuando el aún presidente Yanukóvich y los tres líderes de la oposición en el Parlamento firmaron el 21 de febrero un acuerdo de paz que contemplaba la creación de un Gobierno de unidad nacional, sin vencedores ni vencidos.

Esa misma noche, Sector de Derechas y las facciones más combativas de las llamadas autodefensas del Maidán (como se conoce el movimiento popular de protestas y resistencia callejera contra el régimen), lanzaron un ultimátum a los líderes políticos: nada de acuerdos con Yanukóvich y su gente o volverá a correr la sangre.

Al día siguiente, Yanukóvich ya había huido al este del país, entregando de facto todo el poder a sus opositores políticos, y el recién nombrado ministro de Interior, Arsén Abákov, invitaba a los líderes y militantes del Sector de Derechas a integrarse en las nuevas fuerzas del orden ucranianas.

Muchos reaccionaron incrédulos a la oferta, pero como quedó demostrado en la noche del 21 de febrero, las nuevas autoridades ucranianas se sienten débiles ante los radicales, a los que les abrieron las puertas de las instituciones del Estado por su determinación de luchar.

“Ninguno de ellos -ni Batkivschina, ni UDAR ni Svoboda- han participado realmente en la revolución. Aunque sí lo han hecho algunos de sus simpatizantes, la cúpula no hizo más que frenar la revolución con sus negociaciones con Yanukóvich”, recuerda Ígor, uno de los líderes del destacamento “Patriota” del Sector de Derechas.

No sólo los políticos les temen, también muchos ciudadanos de a pie que ven en su ascenso la capitulación de la política moderada ante facciones violentas con ideas próximas al nazismo.

Los nombres de algunas organizaciones que forman Sector de Derechas hablan por sí solos: Patriotas de Ucrania, la Asamblea Nacional-Social o Tridente.

“Nos acusan de extremistas, de que queremos derramamiento de sangre, pero lo que queremos es un cambio en el poder. Nos gustaría conseguirlo por la vía pacífica, pero nos disparan y no nos queda más remedio que responder”, responde Ígor a las acusaciones.

Asegura que lo que define ideológicamente la organización es un “nacionalismo ucraniano autosuficiente”, que no necesita ni quiere inspirarse en ideologías del pasado.

“No es fascismo ni nazismo. La cuestión de los fascismos es para los historiadores, porque todo lo que habrá en el futuro será diferente”, explica este combatiente, respaldado por una decena de compañeros bien armados y con la cara oculta tras un pasamontañas.

Apostados en la Rada Suprema (Parlamento) de Ucrania, exigen la liberación de una veintena de nacionalistas detenidos durante los tres meses de protestas populares contra Yanukóvich.

“Veintitrés personas siguen encarceladas, todas ellas líderes de las organizaciones que han hecho la revolución. Ahora podrían encabezar el Maidán, que no tiene un líder, porque la mayoría de sus verdaderos dirigentes sigue en prisión”, recalca Ígor.

Buscan reconocimiento social y representación política en la nueva Ucrania, “no como un grupo de jóvenes que quiere sangre”, sino como gente que quiere “cambios en el país” y una renovación completa en el Parlamento.

“Todos los que están ahora en la Rada, tanto los que estuvieron con Yanukóvich como la oposición”, que ha asumido ahora el mando, “son los mismos que han estado siempre”, concluye Ígor.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo