El régimen sirio habría demolido ilegal y deliberadamente miles de casas

Por EFE

Las autoridades sirias demolieron n los últimos dos años, intencionada e ilegalmente, miles de viviendas en Damasco y en la provincia central de Hama, según imágenes de satélite, testigos y documentos audiovisuales a los que tuvo acceso Human Rights Watch (HRW), que lo denuncia hoy en un informe.

La ONG se hace eco de siete casos de derribos a gran escala con explosivos y excavadoras, que podrían ser “castigos intencionados contra la población civil o para causar un daño desproporcionado a los civiles”, ya que no sirvieron a ningún propósito militar.

Entre julio de 2012 y julio de 2013, las autoridades demolieron una superficie de al menos 140 hectáreas, equivalente a 200 campos de fútbol, en los barrios de Al Masha, Al Arbin y Uadi al Yuz, en Hama; y en Qabun, Al Tadamun, Barze, Harran al Auamid y las inmediaciones del aeropuerto militar de Meze, en Damasco.

HRW destacó que muchos de los inmuebles destruidos eran bloques de pisos de varias plantas, con lo que miles de familias perdieron sus hogares en esos barrios, considerados bastiones de la oposición.

Según responsables del Gobierno y medios de comunicación leales al régimen, las demoliciones son parte de proyectos de planificación urbana o bien para acabar con las construcciones ilegales.

Sin embargo, aseguró HRW, los derribos fueron supervisados por el Ejército y, en ocasiones, se produjeron después de enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y los opositores.

En ese sentido, la organización subrayó que no se han registrado demoliciones similares en zonas progubernamentales.

Una mujer, residente cerca de Uadi al Yuz, uno de los distritos afectados, dijo a HRW que tras las demoliciones las Fuerzas Armadas llegaron al barrio y advirtieron a la población con altavoces de que destruirían el lugar como habían hecho con otras áreas si una sola bala se disparaba desde allí.

Varios dueños de casa destruidas señalaron a la ONG que, al contrario de lo que afirma el Gobierno, sus viviendas disponían de todos los permisos y documentos exigidos por las autoridades.

Además, se quejaron de que las fuerzas del régimen no les avisaron sobre las medidas que iban a tomar, por lo que les fue imposible llevarse sus pertenencias. Tampoco han recibido ningún tipo de indemnización.

En declaraciones a un periodista extranjero en octubre de 2012, el gobernador de la periferia de Damasco, Husein Majluf, reconoció que las demoliciones eran esenciales para expulsar a los combatientes de la oposición.

Para el investigador de Emergencias de HRW Ole Solvang, “eliminar vecindarios enteros del mapa no es una táctica de guerra legítima”.

“Nadie debería dejarse engañar por las afirmaciones del Gobierno de que está llevando a cabo una plan de urbanismo en medio de un conflicto sangriento -apuntó Solvang-. Esto ha sido un castigo colectivo contra comunidades sospechosas de respaldar la rebelión”.

HRW hizo un llamamiento para que el régimen de Bachar al Asad se comprometa a detener de inmediato los derribos, “que violan la ley internacional”, y a compensar a los afectados, en el marco de las negociaciones de Ginebra 2.

Asimismo, consideró que el Consejo de Seguridad de la ONU debería trasladar el caso de Siria a la Corte Penal Internacional.

Jerusalén, 30 ene (EFE).- La UNRWA consiguió hoy romper el bloqueo y entrar en el asediado campamento de refugiados palestinos de Yarmuk, próximo a Damasco, donde repartió unos 750 paquetes de alimentos entre la población.

“Hasta primera hora de la tarde hemos conseguido introducir 750 paquetes con comida de un cargamento total de 900,” dijo a Efe Sami Mshasha, portavoz de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA) en Jerusalén.

Tras largos trámites burocráticos, la ayuda fue recibida por los cerca de 18.000 habitantes del campo, que hace un año el gobierno sirio decidió cercar alegando que había caído en manos de grupos rebeldes.

Con el paso de los meses, las condiciones de vida en Yarmuk se han degradado hasta el punto que ha sido declarado zona de catástrofe humanitaria.

“Si se mantiene el permiso y las condiciones de seguridad para los refugiados y el personal de la UNRWA, esperamos poder mantener la distribución en los próximos días”,

El convoy fue organizado por la UNRWA, la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que hoy dijo a Efe que “está haciendo todo lo posible” para ayudar a los habitantes del campamento.

“Ha sido un trabajo colectivo en el que varias partes se han visto envueltas en un excelente trabajo coordinado en el que también contamos con la intervención del Gobierno sirio”, explicó Mshasha.

Chris Gunnes, otro de los portavoces de la UNRWA, detalló, por su parte, que este envío es el primero que entra en el campo desde el pasado 21 de enero, fecha en la que se recibieron 138 paquetes de comida.

“Esperamos que continúe y aumente sustancialmente la cantidad de ayuda entregada porque el número de los que necesitan asistencia es de decenas de miles”, dijo Gunnes, citado por la agencia de noticias “Maan”.

Ayer, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos denunció que al menos 85 personas habían fallecido en el campo a causa de la escasez de medicinas y alimentos desde que en julio de 2013 las fuerzas del régimen sirio impusieron el bloqueo.

El pasado martes, la portavoz de la ONU, Corinne Momal-Vanial, afirmó que las agencias humanitarias dependientes del organismo internacional llevaban casi 10 días sin tener acceso a los refugiados del campo.

Lea también

Empleada de McDonald´s vendía drogas en la Cajita Feliz

Jóvenes chinas en busca de empleo pagan por una ‘nariz Torre Eiffel’

Policía de Toronto imputa cargo de agresión a Justin Bieber

MÁS MUNDO AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo