La oposición ucraniana acusa a Yanukóvich de amenazar y chantajear a su partido

Por Publimetro Colombia

Kiev, 30 ene (EFE).- Los tres partidos de la oposición acusaron hoy al presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich, de haber amenazado y chantajeado a un grupo de diputados de su propio partido para que aprobaran ayer una amnistía condicionada que rechazan los opositores.

El líder ucraniano acudió anoche a la sesión de la Rada Suprema (Parlamento), poco antes de que se aprobara la ley de amnistía, para reunirse con miembros de su partido en un descanso.

Según adelantaron hoy algunos medios ucranianos, el presidente llegó a la Rada desde un hospital para meter en cintura a medio centenar de diputados del oficialista Partido de las Regiones (PR) que querían votar por el proyecto de ley de amnistía sugerido por la oposición.

La oposición acusó al presidente de haber obligado a los diputados del PR a votar por sus compañeros ausentes, en una práctica ya denunciada anteriormente por muchos parlamentarios y que consiste en pulsar el botón de votación por los que no están.

“El presidente se personó en el Parlamento para obligar con chantaje y amenazas a su grupo, que balancea al borde de la ruptura, para volver a la sala y votar por la ley a pesar de no reunir los votos suficientes”, denunció la oposición en un comunicado publicado en la web del partido Batkivshina.

Los líderes de la oposición calificaron la amnistía aprobada como “ley de rehenes”, toda vez que condiciona la puesta en libertad de los detenidos durante las manifestaciones de los últimos dos meses a que los activistas opositores abandonen todos los edificios administrativos que han tomado desde el inicio de las protestas, entre ellos el Ayuntamiento de Kiev.

Mientras, Yanukóvich culpó hoy a la oposición europeísta de incumplir su compromiso de buscar una salida pacífica a la crisis.

El presidente ucraniano, de baja médica con fiebre alta y aquejado de una enfermedad respiratoria, aseguró que las autoridades han cumplido con todos sus compromisos para salir de la crisis y acusó a la oposición de seguir echando leña al fuego.

“Hemos cumplido con todos los compromisos asumidos. El Parlamento aprobó una ley de amnistía que garantiza la liberación de los manifestantes detenidos durante el conflicto”, dijo el líder ucraniano en un comunicado publicado en su web oficial.

Recordó que los pasos que ha dado en los últimos días el Ejecutivo (ley de amnistía, dimisión del Gobierno del primer ministro Nikolái Azárov y revocación de las leyes represivas que provocaron más disturbios la semana pasada) fueron negociados con los líderes de la oposición.

Aunque la amnistía aprobada ayer no obliga al desalojo de la plaza de la Independencia en el centro de Kiev -corazón de la multitudinaria protesta popular conocida como Euromaidán y lugar físico de una ciudadela de tiendas de campaña- la oposición se niega a cumplir con las otras condiciones.

La Fiscalía General de Ucrania informó hoy de que hay 234 detenidos durante las protestas que comenzaron el 21 de noviembre, 140 de los cuales están en prisión preventiva por decisión de los tribunales.

Mientras, el expresidente ucraniano Leonid Kravchuk, que ayer advertía de que el país “está al borde de la guerra civil”, aseguró hoy que la amnistía tiene en cuenta las demandas de ambos bandos.

“Se ha alcanzado un compromiso. Creo que en esta ley se han tenido en cuenta todos los aspectos. Como testigo directo con una gran experiencia política y vital (…) digo que no hubo dictado alguno (en la negociación del proyecto de ley)”, subrayó Kravchuk, que asistió a la sesión parlamentaria.

El primer presidente de la Ucrania independiente pidió a autoridades, oposición y ciudadanía “que entiendan que Ucrania está en peligro y hay que poner todo el empeño en salvar la situación”.

Las protestas opositoras estallaron hace poco más de dos meses después de que Yanukóvich aplazara la firma del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea prevista para fines de noviembre del año pasado.

Ante las crecientes manifestaciones europeístas en el centro de Kiev, ocupado por la oposición, la mayoría parlamentaria oficialista aprobó el pasado día 16 una serie de leyes para restringir el derecho de reunión y otras libertades civiles.

Tres días después, se registraron en la capital violentos choques entre manifestantes y policías antidisturbios que causaron varios muertos -seis, según la oposición; tres, de acuerdo con la versión oficial- y centenares de heridos.

El día 23, las partes acordaron una tregua e iniciaron negociaciones, en las que la oposición ha conseguido prácticamente todos sus objetivos, salvo la convocatoria de elecciones presidenciales y parlamentarias anticipadas.

Kiev, 30 ene (EFE).- El líder del partido nacionalista ucraniano Svoboda (Libertad), Oleg Tiagnibok, afirmó hoy que los manifestantes no abandonarán los edificios administrativos ocupados para que entre en vigor la ley de amnistía aprobada anoche por la mayoría oficialista en el Parlamento.

“Desde luego que no”, contestó Tiagnibok a la pregunta de los periodistas de si los manifestantes estaban dispuesto a cumplir la condición impuesta por el Parlamento para la entrada en vigor de la amnistía.

El líder nacionalista denunció que la amnistía, aprobada con los votos del oficialista Partido de las Regiones, y de los comunistas, convierte en rehenes a los manifestantes detenidos.

Además, Tiagnibok subrayó que la ley de amnistía fue aprobada incumpliendo el reglamento, pues fue votada sin debate previo.

Los grupos parlamentarios opositores, que exigía la aprobación de un amnistía sin ningún tipo de condiciones, no participaron en la votación.

“La oposición se siente engañada. Los manifestantes no abandonarán el Maidán (la plaza de la Independencia) ni los edificios administrativos”, declaró el diputado del partido opositor Batkivshina (Patria) Andréi Porubi.

Las protestas opositoras estallaron hace poco más de dos meses después de que el Gobierno del presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich, aplazara de manera indefinida la firma del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea (UE), prevista para fines de noviembre del año pasado.

Antes las creciente manifestaciones europeístas en el centro de Kiev, ocupado por la oposición, la mayoría parlamentaria oficialista aprobó el pasado día 16 una serie de leyes para restringir el derecho de reunión y otras libertades civiles.

Tres días después, la capital ucraniana se convirtió en escenario de violentos choques entre manifestantes y policías antidisturbios que se cobraron varios muertos -seis, según la oposición; tres, de acuerdo a la versión oficial- y centenares de heridos.

El 23 de enero, ante la gravedad de la situación, las autoridades y los líderes opositores acordaron una tregua e iniciaron un proceso de negociaciones, en el que la oposición ha conseguido prácticamente todos sus objetivos, salvo la convocatoria de elecciones presidenciales y parlamentarias anticipadas.

París, 30 ene (EFE).- El presidente de Francia, François Hollande, y el primer ministro polaco, Donald Tusk, pidieron hoy diálogo para lograr una solución política en Ucrania en un momento en el que hay que estar “especialmente atentos” y preparar escenarios adversos.

“Debemos hacer todo lo posible por restablecer el diálogo y favorecer el apaciguamiento” porque “podrían darse confrontaciones o violencias”, dijo Hollande en una comparecencia sin preguntas ante los medios de comunicación junto a Tusk, con quien se entrevistó durante casi hora y media en el Palacio del Elíseo de París.

El jefe del Gobierno polaco, que realiza una gira diplomática por Europa para conciliar posturas sobre la vecina Ucrania, llegó a París desde Bruselas y se reunirá mañana en Berlín con la canciller alemana, Angela Merkel, antes de dirigirse a Londres.

El presidente francés dijo que, además de elaborar una posición común de toda la Unión Europea (UE) respecto a Ucrania, estos contactos sirven también como “preparación de cara a un eventual mal escenario” y sus consecuencias para los países vecinos, como Polonia.

Insistió en que Ucrania debe tomar “decisiones soberanas en Kiev” pero al mismo tiempo se ofreció a ayudar al país a que pueda emprender sus “reformas”, si está dispuesto a recibir ayuda exterior.

Tusk, por su parte, pidió un “acuerdo político” entre el presidente y los partido de oposición y destacó la importancia de que en las grandes capitales europeas exista un discurso común que ofrecer a Kiev.

En ese sentido, el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, aseguró hoy que la UE “sigue comprometida con ayudar a nuestros socios ucranianos bajo el principio del ‘más por más’, para encontrar una salida democrática y pacífica a la actual crisis política”.

Por su parte, el ministro de Exteriores polaco, Radoslaw Sikorski, consideró ayer que Ucrania “debería tener la perspectiva” de ingresar un día en la UE y pidió a Bruselas que le abra esa puerta a Kiev.

Mientras tanto, los tres partidos de la oposición ucraniana acusaron hoy al presidente, Víktor Yanukóvich, de amenazar y chantajear a un grupo de los diputados de su formación, que querían votar el proyecto de ley de amnistía sugerido por la oposición.

El presidente, por su parte, acusó a la oposición europeísta de incumplir su compromiso de buscar una salida pacífica a la crisis que comenzó el pasado 21 de noviembre y aseguró que él ha cumplido todos los compromisos asumidos para apaciguar los enfrentamientos, como aprobar la ley de amnistía o aceptar la dimisión del Gobierno.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo