El nuevo Gobierno checo apuesta por revertir las políticas de austeridad

Por Publimetro Colombia

Praga, 29 ene (EFE).- La República Checa tiene desde hoy un nuevo Gobierno de centroizquierda, tres meses después de las elecciones legislativas, con la vista puesta en el crecimiento, el empleo y en acabar con el despilfarro público, así como en revertir las políticas de ahorro del anterior Ejecutivo conservador.

El abogado Bohuslav Sobotka, de 42 años, al frente de este Ejecutivo, es el primer ministro socialdemócrata en ocho años y el segundo más joven de la democracia.

El nombramiento del Gobierno fue a cargo del jefe del Estado, Milos Zeman, quien declaró en su breve alocución a los miembros del Gabinete que esta coalición “es la única posible que podía tener éxito”.

El Ejecutivo tripartito, integrado por socialdemócratas, un movimiento protesta liderado por un millonario y democristianos, debe someterse aún al voto de confianza en la Cámara baja, lo que sucederá en el plazo máximo de un mes.

El acto de hoy cierra un periodo de turbulencias políticas desencadenadas por la dimisión del anterior Ejecutivo de centroderecha, salpicado por un escándalo de corrupción, al que sucedió un Gabinete tecnócrata sin el respaldo del Parlamento, lo que llevó a unas elecciones anticipadas en octubre.

Zeman también pidió a los líderes del tripartito que su prioridad sea aprobar el nuevo proyecto de ley de la Función Pública, que tiene por objeto profesionalizar la Administración y despolitizarla, “para librarse de los traficantes políticos”, dijo.

Aunque con buenas cifras macroeconómicas, la República Checa ha pasado dos años de recesión y la crisis ha erosionado la cohesión social y alentado el extremismo, de lo que se han beneficiado nuevos partidos de retórica populista.

El Ejecutivo tripartito ha puesto el acento en la reactivación económica, el empleo, mejorar la infraestructura de autopistas, así como en revertir las reformas antisociales que, para cuadrar las cuentas públicas, aplicaron sus predecesores de centroderecha.

Entre otras medidas, planea retirar las tasas hospitalarias y de consulta médica creadas por los conservadores y actualizar las pensiones, congeladas por el anterior Gobierno.

“Nuestro objetivo es hacer una política delicada socialmente y justa”, declaró hoy Sobotka durante la ceremonia.

En el capítulo social, el tripartito quiere aumentar el sueldo mínimo hasta el 40 % del salario medio interprofesional.

Finalizar la autopista D3 que une con la vecina Austria y enlazar las dos ciudades más importantes del país, Praga y Brno, con un tren de alta velocidad son prioridades en cuanto a infraestructuras, a las que se quiere dedicar el 2 % del PIB.

Un papel relevante en el nuevo Ejecutivo tendrá el ministro de Finanzas, el millonario Andrej Babis, que encabeza el movimiento protesta Alianza de Ciudadanos Insatisfechos (ANO).

Pesan sobre él sospechas de colaboración con la antigua policía política comunista, pero esto no parece importar a sus socios y al presidente Zeman.

El magnate de origen eslovaco está además blindado en los medios de comunicación tras comprar dos importantes diario checos -“Mlada Fronta Dnes” y “Lidové Noviny”- y la cadena de radio Impuls.

Sus detractores le achacan que habrá choque de intereses entre su cargo público y la dependencia de sus empresas de las subvenciones del Estado.

Sobre las medidas a tomar, Babis y sus correligionarios no se cansan de repetir que no es preciso subir impuestos y que el Estado se puede financiar administrándose mejor.

La dialéctica contra “el robo institucionalizado” en los ministerios dio alas a su formación y le hizo acabar en segundo lugar en los comicios, con un resultado electoral inédito para una formación novata.

Babis no ha dado margen a sus socios para subir los impuestos de sociedades ni el IRPF, y el IVA para libros, medicamentos y pañales de bebes incluso se bajará al 5 %.

Sobre el euro, Babis dijo antes de ser nombrado ministro que para la República Checa es más ventajoso una moneda local, algo más débil, que entrar en la eurozona.

En el Ministerio de Cultura destaca como viceministro Vladímir Franz, un jurista, pintor y compositor, con casi todo el cuerpo tatuado, que logró un 7 por ciento de los votos en la primera vuelta de las presidenciales de 2013.

Bruselas, 29 ene (EFE).- Los líderes de las instituciones de la Unión Europea felicitaron hoy a Bohuslav Sobotka por su nombramiento como primer ministro de la República Checa y expresaron su confianza en que bajo su liderazgo el país centroeuropeo mantenga un papel “constructivo” dentro de la UE.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, felicitó a Sobotka en nombre de los Veintiocho, y expresó su esperanza en que su labor “ayude al país a superar desafíos y mantenga su papel constructivo y su contribución a los asuntos europeos y regionales”.

El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, señaló por su parte que el nombramiento de Sobotka llega “en un momento importante” para Europa en general y para la República Checa en particular.

Barroso se mostró confiado en que Sobotka hará “una contribución valiosa a los esfuerzos conjuntos para avanzar en el proyecto común europeo”, y le deseó éxito tanto al primer ministro como al resto del equipo de Gobierno.

El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, también felicitó a Sobotka a través de su cuenta de Twitter, y manifestó su deseo de “trabajar con él para impulsar el papel de la República Checa en la UE”.

El socialdemócrata Sobotka fue nombrado hoy como líder del nuevo Gobierno de coalición por el presidente de la República Checa, Milos Zeman.

El ejecutivo de Sobotka, que inicia su trabajo tres meses después de las elecciones legislativas, está formado por el partido socialdemócrata CSSD, el movimiento populista “Alianza de Ciudadanos Insatisfechos” (ANO 2011) y el partido democristiano KDU-CSL.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo