El Ejército egipcio abre la puerta a que Al Sisi concurra a las presidenciales

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 27 ene (EFE).- La cúpula militar de Egipto autorizó hoy al jefe del Ejército y ministro de Defensa, Abdel Fatah al Sisi, a presentarse a las próximas elecciones presidenciales, una decisión que el recién ascendido a mariscal todavía no ha hecho pública.

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, presidido por Al Sisi, dio luz verde a que este presente su candidatura en una reunión en la que abordaron este asunto y la actual situación de seguridad en el país tras los últimos atentados.

En un comunicado, el máximo órgano militar señaló que “la confianza de las masas en Al Sisi es un llamamiento que pide una respuesta en el marco de la opción libre de las masas del pueblo”.

Y justificó su decisión al considerar que “solo puede respetar la voluntad de las masas para que Abdel Fatah al Sisi se presente”.

Además, el Consejo Supremo alabó el trabajo de Al Sisi al frente del ministerio, horas después de que este fuera ascendido de general primero a mariscal, un rango que pocos militares han ostentado en Egipto.

Ese puesto, el más alto del estamento castrense, estaba vacante desde agosto de 2012, cuando el expresidente islamista Mohamed Mursi ordenó el pase al retiro del entonces ministro de Defensa Husein Tantaui y colocó en su lugar a Al Sisi.

Según la agencia estatal de noticias Mena, Al Sisi podría anunciar pronto su postura definitiva, aunque no será hasta el próximo 18 de febrero cuando se puedan empezar a inscribir las candidaturas oficialmente.

Estos últimos movimientos parecen despejar el terreno a la posible carrera electoral del considerado como “hombre fuerte” de Egipto.

Si en un principio Al Sisi se mostró reacio a participar en ese proceso, su postura ha ido cambiando gradualmente y el pasado día 11 expresó su intención de concurrir si el pueblo se lo pedía y el Ejército lo autorizaba.

En los últimos meses se han sucedido los llamamientos para que lo haga, tanto por parte de sus seguidores en manifestaciones y campañas, como de políticos y medios de comunicación afines, que lo veneran por su protagonismo en el golpe militar que depuso a Mursi el pasado julio.

De anunciar su candidatura, Al Sisi tendría que desvincularse por completo de las Fuerzas Armadas, ya que el jefe de Estado debe ser un civil, según la Constitución recientemente aprobada.

El actual jefe del Ejército sería el principal favorito en las presidenciales, que se celebrarán antes que las legislativas, probablemente entre febrero y abril, según el cambio en el calendario anunciado ayer por el mandatario interino, Adli Mansur.

Por otra parte, el viceprimer ministro egipcio y titular de la cartera de Cooperación Internacional, Ziad Baha el Din, anunció hoy que ha presentado su dimisión al jefe del Gobierno, Hazem al Beblaui.

El político socialdemócrata no dio motivos concretos para su renuncia, si bien destacó que su papel en el próximo periodo de la transición “será más coherente y eficaz en la acción política de partido y en la acción jurídica”.

Mientras, los Hermanos Musulmanes denunciaron que la modificación del orden de las elecciones se debe a la “obsesión del ministro de Defensa por la silla presidencial”.

La cofradía, declarada “grupo terrorista” por las autoridades, apuntó que ese cambio también está motivado por el “fracaso en la participación” en el reciente referéndum constitucional, que según las autoridades fue del 38,6 %.

Reiteró que las decisiones de Mansur son “nulas”, ya que consideran que el presidente legítimo sigue siendo Mursi, que mañana afronta el inicio de un nuevo juicio.

Los Hermanos elevaron a 70 los fallecidos en los choques registrados durante la celebración del tercer aniversario de la revolución, que el pasado sábado dejó -según el Gobierno- 49 muertos y un millar de detenidos.

Al menos nueve grupos de derechos humanos denunciaron hoy una nueva ola de represión en Egipto y pidieron que se investiguen los actos de violencia del sábado, cometidos “principalmente por las fuerzas de seguridad” de manera “premeditada y sistemática”.

“El régimen actual está empujando a Egipto hacia una espiral de violencia y minando cualquier posible base para construir un futuro seguro y estable para el país”, apuntaron esas organizaciones en un comunicado conjunto.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo