Negociaciones de paz para Siria listas para entrar en cuestiones políticas

Por Publimetro Colombia

Ginebra, 26 ene (EFE).- Las negociaciones de paz para Siria abordarán mañana por primera vez cuestiones puramente políticas, tras dos días dedicados a temas humanitarios -particularmente la apertura de un corredor humanitario a Homs y la liberación de prisioneros- sobre los que no hubo ningún avance concluyente.

El acceso humanitario al casco antiguo de Homs, uno de los focos del conflicto armado sirio y que se encuentra cercado por fuerzas gubernamentales desde hace año y medio, centró los primeros dos días de negociaciones, aunque también se habló de prisioneros.

Al termino de las reuniones de hoy, el mediador en este proceso, Lajdar Brahimi, comunicó que la delegación gubernamental siria le indicó que “las mujeres y niños pueden abandonar el casco antiguo (de Homs) inmediatamente”.

Sin embargo, minutos después -en la misma sala y frente a la misma multitud de periodistas-, el viceministro de Asuntos Exteriores de Siria, Faisal Makdad, aseguró que su gobierno no es el responsable de que los civiles estén atrapados en Homs y de que la ayuda humanitaria no pueda entrar, sino los grupos armados, a los que en todo momento se refirió como terroristas.

“Son los grupos armados los que han impedido que saquemos un solo niño, una sola persona” de Homs, dijo, para enseguida pedir a los periodistas que dejaran de “insistir en discutir sobre la situación en un solo lugar”, cuando hay otras ciudades sirias que también sufren por el conflicto.

“Espero, pienso, que nada impedirá que el convoy humanitario entre, pero lo importante es que no caiga en manos de terroristas”, agregó.

Aparte de la situación en Homs, se habló hoy sobre prisioneros y la oposición entregó a la delegación oficial sendas listas con los nombres de 1.300 menores de edad y 1.000 mujeres que, afirma, están retenidos en prisiones controladas por el régimen.

Sin embargo, Makdad negó varias veces que haya niños detenidos bajo custodia de fuerzas gubernamentales y aseguró que en Siria no es habitual tener mujeres prisioneras.

Confirmó, en cambio, que su delegación ha pedido a la Coalición Nacional Siria (CNFROS) que le entregue un listado con nombres “de personas de nuestro lado que ellos tienen detenidas”.

Miembros del grupo opositor, sin embargo, aclararon que lo que intentarán hacer es reunir nombres entre los grupos combatientes con los que tienen contactos o ejercen alguna ascendencia, sin garantizar que tendrán éxito.

Con el acceso a Homs como una esperanza, más que una realidad, y un listado de prisioneros que el gobierno niega tener, las negociaciones pasarán mañana a una etapa inminentemente política, con una cuestión central que es, a la vez, su nudo principal: la salida o no del poder de Bachar Al Asad.

La oposición espera con ansias entrar en materia en relación al establecimiento de un órgano de gobierno transitorio, que -desde su perspectiva- debería reemplazar al actual régimen y, de ninguna manera, funcionar de forma paralela a él.

La delegación de Damasco tiene una posición que no puede estar en un extremo más opuesto, de total rechazo a lo que entienden como intentos de injerencia externa y basada en que es el pueblo sirio es el único al que compete decidir su futuro.

“El presidente Bachar Al Asad es el presidente de Siria hasta que los sirios decidan otra cosa. Todo sirio tiene derecho a ser nominado, a ser elegido o no, y por eso decimos que la única salida es convocar elecciones”, explicó el viceministro de Exteriores.

Al recordársele que en toda la historia de Siria no se han celebrado elecciones democráticas, Makdad dijo que esa es la opinión de Estados Unidos y otros países occidentales “que deberían ocuparse de sus propios asuntos”.

El futuro de la presidencia siria está a partir de mañana en el corazón del proceso, con la oposición que declaró hoy su confianza en que el mediador Brahimi “sepa llevar las conversaciones por el rumbo por el que tienen que ir”.

Brahimi, un diplomático de origen argelino que acaba de cumplir 80 años y con una rica experiencia en negociaciones diplomáticas, advirtió hoy de que este proceso será lento y que es mejor que sea así.

“Ir despacio es mejor que ir rápido, que precipitarse. Si uno corre puede ganar una hora y perder una semana”, comentó.

Por ello, confesó que su calendario y sus plazos llegan hasta “mañana”, ya que cada día se construye lo que será el siguiente.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo