Túnez espera su nueva Carta Magna para avanzar hacia el fin de la transición

Por Publimetro Colombia

Túnez, 24 ene (EFE).- Túnez espera la aprobación de su nueva Constitución después de que los parlamentarios de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) terminaran ayer la discusión del borrador de la Ley Fundamental, que deberá marcar el último hito de la transición.

Sin embargo, oficialmente, todavía no se ha convocado al Parlamento para proceder a la votación de la Carta Magna, que tendrá que contar con el apoyo de los dos tercios del hemiciclo.

En unas declaraciones a una radio nacional, el presidente de la ANC, Mustafa Ben Yafar, declaró que la nueva Constitución “instaura la separación entre los poderes legislativo, ejecutivo y judicial, y consagra la primacía de la ley, las libertades fundamentales y los derechos esenciales”.

“Es una evidencia que esta es la Constitución de las libertades”, subrayó el político, que puso como ejemplo que el derecho a la huelga quedará garantizado a partir de ahora en el país.

Por su parte, Rachid Ganuchi, presidente del partido islamista gubernamental Al Nahda, felicitó al pueblo tunecino por la conclusión de los trabajos y rindió homenaje “a todos los protagonistas del diálogo nacional, en el que no ha habido ni vencedores ni vencidos”.

“Todos somos ganadores”, dijo Ganuchi en referencia a las profundas diferencias existentes entre el Gobierno y la oposición, que durante más de un año mantuvieron bloqueada la transición.

El pasado octubre, las principales fuerzas políticas del país alcanzaron un compromiso para comenzar un diálogo nacional, formar un nuevo Gobierno de tecnócratas, acelerar la redacción de la Constitución y concluir los preparativos para celebrar elecciones.

Desde diciembre, el proceso se ha acelerado y con la aprobación de la Carta Magna y la toma de poder del nuevo primer ministro, Mehdi Yuma, prevista para mañana, solo faltará que se fije la fecha de los comicios presidenciales y legislativos para dar carpetazo a una compleja transición que comenzó en enero de 2011.

Para el presidente del partido Al Majd, Abdelwahab al Hani, la aprobación uno a uno de los 146 artículos de la Ley Fundamental, que comenzó el 3 de enero, “ha sido un parto muy difícil”, que no ha resuelto muchos problemas que “quedan latentes en la nueva Constitución”.

En este sentido, Al Hani calificó de “muy peligroso” el artículo 73, relativo a las condiciones de los candidatos para concurrir a las elecciones presidenciales.

Según él, es un error permitir que un candidato con doble nacionalidad pueda iniciar su campaña electoral sin estar obligado a abandonar su segunda nacionalidad hasta el momento de la presentación de la candidatura.

El político opositor calificó, además, la Constitución de texto de “compromiso” y se mostró convencido de que “deberá ser revisada en el futuro”.

Los sectores más conservadores tampoco ven con buenos ojos la Carta Magna y así lo hicieron saber medio millar de simpatizantes del partido ultraconservador Hizb al Tahrir, que se concentró en la avenida Habib Burguiba, en el corazón de la capital.

Los manifestantes, que enarbolaban banderas blancas con inscripciones religiosas, descalificaron la Constitución con los apelativos de “laica” e “impía” .

A pesar de la importancia de este cuerpo legal para poner fin a la transición, parece que, una vez superados los desencuentros en torno al texto, la clase política ha vuelto su mirada hacia el Gobierno saliente del islamista Ali Laridi y hacia el nuevo primer ministro de consenso.

La oposición está presionando para que mañana se culmine la transición de poderes entre ambos ejecutivos y para que ningún ministro del actual Ejecutivo continúe en funciones en el equipo de Yuma.

Según la hoja de ruta acordada por Gobierno y oposición, el nuevo Gobierno deberá estar compuesto por independientes y tecnócratas y su función será administrar los asuntos del país hasta la celebración de las elecciones, cuya fecha aún está por fijar.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo