Cuba espera una alta asistencia a la Cumbre de la Celac en la que estará Ban Ki-moon

Por Publimetro Colombia

La Habana, 24 ene (EFE).- Cuba está ya a punto para la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), a la que se espera que asista un alto número de presidentes y también, como invitado, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon.

“Estamos en condiciones de asegurar que la cumbre será un evento de alta asistencia, de gran trascendencia (…) y un paso más en el proceso de consolidación de nuestra comunidad latinoamericana y caribeña”, afirmó hoy en La Habana el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

Quien sí ha confirmado que viajará a La Habana es el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien además de participar en la cumbre se reunirá con autoridades cubanas y diferentes líderes de la Celac y visitará algunos proyectos de Naciones Unidas en la isla.

Otra presencia destacada, e histórica, a propósito de esta cumbre será la del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, invitado por el gobierno cubano en su calidad de presidente pro témpore de la Celac.

Será la primera vez en más de medio siglo que un secretario de la OEA visita Cuba, que fue suspendida como miembro del sistema interamericano en enero de 1962 por los vínculos de la revolución castrista con la Unión Soviética, aunque levantó esa medida en 2009, si bien Cuba rechaza su reingreso en la organización.

Hoy el canciller Rodríguez explicó que la invitación cursada a Insulza obedece a un acto de “cortesía diplomática” que no conlleva cambios en la posición de Cuba hacia la OEA.

“La posición nacional de Cuba con relación a la OEA permanece invariable: no regresaremos a ella”, indicó el ministro de Exteriores, quien argumentó que esa organización “tiene una carga histórica negativa como instrumento de dominación de los Estados Unidos que no puede resolverse mediante ninguna reforma”.

Y sobre Estados Unidos el canciller aprovechó el marco de la cumbre de la Celac para subrayar que su histórica política de aislamiento sobre la isla ha fracasado y que Cuba tiene una “plena” inserción en el bloque latinoamericano.

“El intento que comenzó con el nacimiento de la revolución de aislar a Cuba ha fracasado totalmente y en este momento lo único que sufre un profundo aislamiento es la política norteamericana en relación con Cuba”, afirmó Rodríguez.

El jefe de la diplomacia cubana aconsejó a Washington que cambie esa política si desea “una relación normal, más productiva, creíble y democrática” con toda América Latina y el Caribe.

Una región que, añadió, tiene “toda la disposición de mantener comunicación normal y relaciones basadas en el respeto a la soberanía sobre bases de igualdad, siendo tratada como socio igual y no como ‘traspatio’ con los EE.UU., Canadá o cualquier otro estado del planeta”.

La Celac celebrará los días 28 y 29 en La Habana la segunda cumbre desde su creación (a finales de 2011), en la cual Cuba traspasará a Costa Rica la presidencia pro témpore.

Una responsabilidad regional que Cuba asumió consciente del “simbolismo y alcance histórico” que supuso y desde la que ha trabajado para avanzar en la consolidar este organismo de integración regional, dijo el canciller.

Por ello la cumbre de La Habana insistirá en afianzar el grupo como “espacio de encuentro, de unidad y de soberanía regional con reconocimiento de la diversa realidad que une a todos nuestros países”, aseveró Rodríguez.

Con más de 600 millones de habitantes, el bloque latinoamericano y caribeño, según el gobierno cubano, tiene una “extraordinaria potencialidad de desarrollo en beneficio de sus pueblos” si bien es necesario superar el grave problema de la desigualdad y la pobreza, que será el tema central de la reunión.

El canciller cubano hizo estas consideraciones al inaugurar la sala de prensa de la cumbre, ubicada en el recinto ferial de Pabexpo donde prácticamente ya está todo listo para el evento y sus actividades previas.

Este fin de semana se celebrará una reunión de coordinadores nacionales de la Celac y el lunes 27 los cancilleres latinoamericanos ultimarán los documentos y la Declaración de La Habana que saldrá de esta cumbre.

La cumbre ha comenzado ya a trastornar la rutina de La Habana, que va a sufrir cierres de vías, desvíos de circulación y prohibición de estacionar en más de 30 calles y avenidas durante la cumbre y sus preparativos.

En una nota informativa divulgada en medios oficiales, las autoridades instan a los cubanos a contribuir “al exitoso desenvolvimiento de este evento, en el ambiente de tranquilidad y orden que caracteriza a nuestra sociedad”.

Bogotá, 24 ene (EFE).- Los secretarios generales de la ONU, Ban Ki-Moon, y de la OEA, José Miguel Insulza, reforzarán con su asistencia la II Cumbre de la Celac, que se celebrará la semana próxima en Cuba con una amplia participación de mandatarios.

Ban visitará Cuba el lunes y martes y aprovechará para reunirse con las autoridades cubanas y con diferentes líderes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), además de visitar algunos proyectos sobre el terreno, según anunció hoy uno de los portavoces de la ONU, Farhan Haq.

Preguntado acerca de si durante su estancia en La Habana el máximo responsable de Naciones Unidas se entrevistará con el presidente cubano, Raúl Castro, el portavoz no quiso confirmarlo.

Hasta ahora se desconocía que el secretario general de la ONU fuese a participar en la cumbre de mandatarios del organismo formado por todos los países de América, salvo EE.UU. y Canadá, que tendrá lugar los días 28 y 29 de enero, y estará precedida de reuniones preparatorias desde este fin de semana.

La cumbre ha despertado críticas de los cubanos en el exilio en Estados Unidos que la ven como un intento de “legitimar” al Gobierno de Raúl Castro ante la comunidad internacional y han organizado una “contracumbre” en Miami.

Ban coincidirá en La Habana con el secretario general de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, que será el primer titular de ese organismo en visitar Cuba en 50 años.

Las expectativas acerca de un posible regreso de Cuba a la organización interamericana que despertó el anuncio del viaje de Insulza se derrumbaron hoy con unas declaraciones del canciller cubano, Bruno Rodríguez.

“La posición nacional de Cuba con relación a la OEA permanece invariable: no regresaremos a ella”, indicó el ministro de Exteriores, para quien esa organización “tiene una carga histórica negativa como instrumento de dominación de los Estados Unidos que no puede resolverse mediante ninguna reforma”.

Cuba fue miembro de la OEA, creada en 1948, hasta 1962, cuando fue suspendida por tener un régimen comunista, el cual se mantiene.

La OEA levantó la suspensión en 2006 pero el Gobierno cubano dijo que no volvería y así lo reiteró hoy Rodríguez.

A la Cumbre de La Habana, la segunda de este organismo nacido en diciembre de 2011 a instancias de Hugo Chávez, el fallecido presidente venezolano, han confirmado su asistencia la mayoría de los mandatarios de la región, desde Laura Chinchilla, presidenta de Costa Rica, país que asumirá la presidencia pro témpore a partir de la reunión, a Cristina Fernández, de Argentina.

También han confirmado los presidentes de Ecuador, Rafael Correa; Colombia, Juan Manuel Santos; Uruguay, José Mujica; Brasil, Dilma Rousseff, Paraguay, Horacio Cartes, Perú, Ollanta Humala, y Bolivia, Evo Morales, y México, Enrique Peña Nieto.

El venezolano Nicolás Maduro ha dicho en varias ocasiones que sí participará, aunque la Presidencia no ha hecho un anuncio oficial.

El mandatario guatemalteco, Otto Pérez Molina, ha condicionado su participación a la evolución de la salud de la vicepresidenta Roxanna Baldetti, que fue atacada con cal, y el chileno, Sebastián Piñera, a lo que suceda el lunes e la Corte Internacional de La Haya, que debe pronunciarse sobre una demanda presentada por Perú por los límites marítimos bilaterales.

En caso de viajar a Cuba lo hará junto a la presidenta electa Michelle Bachelet, invitada especialmente por Raúl Castro.

No hay información por ahora de si participarán los presidentes Mauricio Funes, de El Salvador, Danilo Medina, de República Dominicana, Ricardo Martinelli, de Panamá, Michel Martelly, de Haití, y Daniel Ortega, de Nicaragua.

Un día antes de la cumbre de la Celac habrá cambio de presidente en Honduras y es improbable que el nuevo, Juan Orlando Hernández, pueda asistir a la Cumbre, en la que habrá una representación de los movimientos y partidos independentistas de Puerto Rico.

El presidente venezolano promueve la incorporación de Puerto Rico, estado libre asociado a EE.UU, en la Celac y propone que el organismo declare a América Latina y el Caribe territorio “libre de colonialismos y colonias”.

Además de la “contracumbre” que se celebrará en Miami, a la que se espera que asistan las principales figuras del exilio cubano, además de exiliados “venezolanos, ecuatorianos, bolivianos y nicaragüenses”, la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) ha solicitado entrevistas con delegados de gobiernos asistentes a la II Cumbre de la Celac.

El propósito es poder exponer el punto de vista de esta comisión “acerca de la situación de derechos humanos en el contexto interamericano”, según el texto de la misiva que el grupo disidente ha entregado ya en las embajadas de México, Costa Rica, Panamá, Colombia, Uruguay y Chile, entre otros países.

La CCDHRN, encabezada por Elizardo Sánchez, también quiere trasladar “la necesidad de alentar al Gobierno de Cuba para que acepte de manera irrestricta los estándares y las posibilidades de cooperación vigentes” en materia de derechos humanos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo