El presidente sursudanés asegura a la UE que está listo para negociar una salida

Por Publimetro Colombia

Bruselas, 30 dic (EFE).- El presidente de Sudán del Sur, Salva Kir, ha asegurado a la Unión Europea (UE) que está dispuesto a mantener reuniones donde sea y cuando sea a fin de negociar una solución al grave conflicto que experimenta el joven Estado.

“El presidente Salva Kir asegura al representante especial (Alex) Rondos que está preparado para reunirse donde sea y en cualquier momento para negociar” una salida al conflicto, señaló el Servicio de Acción Exterior de la UE en un mensaje de la red social Twitter con motivo del desplazamiento de su enviado a Yuba.

El representante especial de la UE para Sudán del Sur, Alex Rondos, llegó el domingo a Yuba para iniciar una ronda de consultas con las partes enfrentadas y promover un diálogo político.

En este sentido, pidió a Kir que ayude a los países del Este de África integrados en la Autoridad Internacional para el Desarrollo (IGAD) en sus esfuerzos por lograr una salida negociada.

“Todos los líderes tienen la responsabilidad ahora de demostrar que están dispuestos a controlar a las fuerzas y a hablar”, señaló Rondos, de acuerdo con el servicio de la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton.

La IGAD acordó la semana pasada en su cumbre dar un plazo de cuatro días para que se celebre una reunión cara a cara entre el presidente de Sudán del Sur y el expresidente y su rival político Riak Mashar para poner fin a la violencia desatada por un intento de golpe de Estado.

Según las citadas fuentes, si no se produce este encuentro antes del 31 de diciembre el IGAD estudiará “nuevas medidas”, aunque éstas no quedaron concretadas.

El presidente Kir se comprometió el jueves pasado a dialogar con Mashar la próxima semana en Etiopía para intentar encontrar una solución a la crisis.

Rondos aprovechó su presencia en Yuba para instar a un cese de las hostilidades.

“Más enfrentamiento armado conducirá a más violencia comunal”, señaló, al tiempo que expresó su “profunda preocupación” por la situación humanitaria, de los derechos humanos y de la rendición de cuentas de todos los líderes políticos en Sudán del Sur a raíz del conflicto, señaló el Servicio de Acción Exterior de la UE.

Desde la intentona golpista del pasado día 15, Sudán del Sur es escenario de combates y de una escalada de la violencia étnica que ha causado centenares de muertos.

Para tratar de evitar la crisis derive en una guerra civil, varios países africanos hacen esfuerzos mediadores y tanto EEUU, como la UE han enviado a sus representantes especiales a la región.

El joven país afronta el mayor desafío desde su nacimiento en julio de 2011, tras independizarse de Sudán.

Jartum, 30 dic (EFE).- El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, dio hoy un ultimátum de 24 horas al exvicepresidente de Sudan del Sur Riak Mashar para que respete el alto el fuego y evite así que los países del Este de África “vayan a por él para derrotarlo”.

“Nos veremos obligados a derrotar a Machar si se niega a mostrar su apoyo al alto el fuego”, dijo Museveni en declaraciones a los periodistas en Yuba, retransmitidas por la televisión sursudanesa.

Musevini vertió esta amenaza tras reunirse con su homólogo sursudanés Salva Kir, aunque no detalló qué medidas adoptarían para frenar a los insurgentes.

Kir se comprometió hace tres días a cesar sus hostilidades con los rebeldes en una reunión en Nairobi con los países africanos de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD, en sus siglas en inglés).

Los miembros de la IGAD acordaron dar un plazo de cuatro días, que expira mañana, para que Mashar responda a la propuesta de alto el fuego y se celebre una reunión cara a cara entre los dos rivales políticos.

Durante la cumbre, también advirtieron de que si no se produce este encuentro entre Kir y Mashar antes del 31 de diciembre la IGAD estudiará “nuevas medidas”, aunque éstas no quedaron concretadas.

El presidente Kir ya se comprometió el jueves pasado a dialogar con Mashar esta semana en Etiopía para intentar encontrar una solución a la crisis, que comenzó el pasado día 15 con un intento de golpe de Estado, del que las autoridades acusan al exvicepresidente.

La IGAD está formada por Etiopía, Sudán, Kenia, Uganda, Somalia y Yibuti, y considera que una “solución militar interna” es inviable ya que, en un actual contexto situado al borde de la división étnica, conllevaría “una ruptura profunda de los lazos políticos y sociales”.

El ministro de Exteriores de Etiopía, Tadros Adhanu, llegó hoy a Yuba, al haber sido designados su país y Kenia mediadores entre las partes en conflicto en Sudán del Sur y organizadores de una ronda de negociaciones entre ambas.

Estos esfuerzos mediadores y advertencias coinciden con el avance hacia Bor, capital del estado de Jonglei, de miles de rebeldes partidarios de Mashar que tienen intención de atacar la urbe.

Miles de personas han muerto y más de 100.000 se han visto obligadas a desplazarse huyendo de los enfrentamientos, que han ido adquiriendo un cariz cada vez más étnico, entre las tribus Dinka (de Kir) y Lou Nuer (de Mashar).

Jartum, 30 dic (EFE).- Los rebeldes sursudaneses, partidarios del exvicepresidente Riak Mashar, siguieron avanzando hoy hacia Bor, capital del estado de Jonglei, con la intención de lanzar un ataque para recuperar el control de la ciudad.

El portavoz del Ejército sursudanés, Philip Aguer, dijo que esas fuerzas, conocidas como “Ejército blanco”, se preparan para atacar de nuevo Bor, según las declaraciones recogidas por la televisión sursudanesa.

Aguer explicó que miles de rebeldes se enfrentaron con sus tropas anoche a 40 kilómetros al norte de Bor, tomada por los partidarios de Mashar durante un intento de golpe de Estado, pero recuperada por el ejército el pasado martes.

El portavoz castrense agregó que ambos bandos también libran combates en el estado petrolero de Unidad, donde el ejército pudo repeler los ataques insurgentes en algunas zonas.

El ministro sursudanés de Información, Michael Makuei, acusó ayer a Mashar de movilizar en nombre de su tribu, la Lou Nuer, a 25.000 jóvenes del “Ejército blanco”, que toma su nombre de la costumbre de sus miembros de cubrir sus cuerpos con ceniza.

La misión de la ONU en Sudán del Sur (UNMISS) expresó ayer su preocupación por esta movilización y por la posibilidad de que ataquen a los civiles.

Estos jóvenes, mayoritariamente Lou Nuer, podrían tener la intención de atacar a civiles de otras tribus, como la Dinka, a la que pertenece el presidente sursudanés, Salva Kir.

Un portavoz rebelde, Musa Ruai, dijo sin embargo el domingo que no se trata de miembros de la tribu Lou Nuer movilizados por Mashar, sino de soldados que decidieron voluntariamente levantarse en armas contra el gobierno.

El conflicto en Sudán del Sur, que comenzó como un pulso por el poder entre Kir y Mashar, está derivando en una escalada de la violencia étnica, principalmente entre las tribus Dinka y Lou Nuer, que ha causado ya miles de muertos.

Bor fue escenario de violentos enfrentamientos entre ambas tribus en 1991 que causaron más de un millar de muertos, principalmente civiles Dinka.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo