El Ejército sursudanés recupera el control de la ciudad de Malakal

Por Publimetro Colombia

Jartum, 26 dic (EFE).- El Ejército sursudanés anunció hoy que ha recuperado el control de la ciudad de Malakal, capital del estado petrolero de Alto Nilo, aunque continúan las operaciones para expulsar a los rebeldes.

En declaraciones a Efe por teléfono, el portavoz de las Fuerzas Armadas de Sudán del Sur, Philip Aguer, señaló que sus tropas hicieron el martes pasado una retirada táctica de la ciudad pero ya han retomado su control.

Aguer precisó que todavía sigue la campaña militar en el sur de la urbe contra las fuerzas leales al exvicepresidente Riak Mashar, acusado del intento de golpe de Estado del pasado día 15.

El portavoz aseguró, asimismo, que los yacimientos de crudo de Alto Nilo, donde se concentra la mayor parte de la producción de petróleo del país, están a salvo, lejos de los combates.

Ayer, un responsable militar insurgente aseguró a Efe por teléfono que sus fuerzas controlaban Malakal y que pronto dominarán los yacimientos de crudo.

La producción de petróleo depende ahora de la de Alto Nilo, ya que está suspendida en el vecino estado de Unidad debido a la ofensiva de los rebeldes, que tomaron hace cinco días su capital, Bentiu.

Miles de personas han fallecido y más de 90.000 se han visto obligadas a desplazarse huyendo de los enfrentamientos desde el pasado día 15, según Naciones Unidas.

El coordinador humanitario de la ONU en el país, Toby Lanzer, apuntó que 58.000 personas han buscado refugio en sedes del organismo internacional, la mayoría en Yuba y en el estado de Jonglei.

Lanzer alertó de que la ONU necesita 166 millones de dólares para cubrir las necesidades de los desplazados hasta el próximo marzo, en medio de la crisis humanitaria causada por la escalada de la violencia.

Jartum, 26 dic (EFE).- El presidente de Sudán del Sur, Salva Kir, se comprometió hoy a dialogar con su principal rival político, el exvicepresidente Riak Mashar, la próxima semana en Etiopía para intentar encontrar una solución a la crisis.

En declaraciones difundidas por la televisión sursudanesa, Kir dijo estar dispuesto a negociar con Mashar en Adis Abeba, aunque no precisó si aceptará algunas de las condiciones impuestas por el opositor, como la liberación de presos políticos.

El mandatario se reunió hoy con el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, y el primer ministro de Etiopía, Hailemariam Desalegn, en Yuba en un intento de frenar la violencia entre fuerzas gubernamentales y rebeldes.

Además, Kir recibió una invitación de la Autoridad Internacional para el Desarrollo (IGAD, en su siglas en inglés), formada por Etiopía, Sudán, Kenia, Uganda, Somalia y Yibuti, con el objetivo de asistir mañana a una cumbre de jefes de estado en Nairobi.

La Unión Africana y la IGAD emitieron un comunicado en el que insisten en la necesidad de diálogo y de una solución al conflicto en Sudán del Sur, que estalló el pasado 15 de diciembre y ha causado miles de muertos, según la ONU.

Los dos organismos africanos expresaron su preocupación por el hecho de que se arme a milicias tribales, lo que amenaza con convertir la crisis en una “violencia destructiva” para el joven país, independizado de Sudán en julio de 2011.

Mientras, siguen los combates en el país. El Ejército sursudanés anunció hoy que ha recuperado el control de la ciudad de Malakal, capital del estado petrolero de Alto Nilo, aunque continúan las operaciones para expulsar a los rebeldes.

En declaraciones a Efe por teléfono, el portavoz de las Fuerzas Armadas de Sudán del Sur, Philip Aguer, señaló que sus tropas hicieron el martes pasado una retirada táctica de la ciudad pero ya han retomado su control.

El coordinador humanitario de la ONU en el país, Toby Lanzer, apuntó, por su parte, que 58.000 personas han buscado refugio en sedes del organismo internacional, la mayoría en Yuba y en el estado de Jonglei.

Lanzer alertó de que la ONU necesita 166 millones de dólares para cubrir las necesidades de los desplazados hasta el próximo marzo, en medio de la crisis humanitaria causada por la escalada de la violencia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo