Los rebeldes toman la capital del principal estado petrolero de Sudán del Sur

Por Publimetro Colombia

Jartum, 25 dic (EFE).- Los rebeldes en Sudan del Sur anunciaron hoy que han tomado Malakal, la capital del estado de Alto Nilo, donde se concentra la mayor parte de la producción de petróleo, en medio de intensos combates de los que la población civil trata de escapar.

Un responsable militar insurgente aseguró a Efe por teléfono que sus fuerzas se hicieron con el control de esa importante localidad anoche y que pronto dominarán los yacimientos de crudo.

Esa información fue confirmada por la agencia independiente de Sudán del Sur, SSNA, que señaló que el gobernador de Alto Nilo, Simon Kun Puoch, huyó después de haberse refugiado en instalaciones de la ONU.

En Malakal se desplegaron los rebeldes, leales al exvicepresidente Riak Mashar, acusado de un fallido golpe de Estado el pasado 15 de diciembre, fecha en la que comenzaron los choques entre el Ejército y militares disidentes.

La producción de petróleo depende ahora de la de Alto Nilo, ya que está suspendida en el vecino estado de Unidad debido a la ofensiva de los rebeldes, que tomaron hace cuatro días su capital, Bentiu.

El ministro sursudanés del Petróleo, Stephen Dau, dijo ayer que a nivel nacional se ha contraído la producción de 250.000 a 200.000 barriles diarios, procedentes en su totalidad de Alto Nilo.

Los combates se extendieron ayer a este estado, pero persisten en el de Jonglei, donde el Ejército el martes retomó el control de la capital, Bor.

Por su parte, el presidente sursudanés, Salva Kir, declaró que las fuerzas gubernamentales continuarán sus operaciones para expulsar a los insurgentes de las zonas que controlan.

También se comprometió a proteger a los ciudadanos del país y se mostró “profundamente preocupado” por el curso de los acontecimientos, al tiempo que pidió a las fuerzas del orden que se abstengan de cometer abusos contra la población.

“Personas inocentes han sido asesinadas en una lucha de poder político que ha sido utilizada por algunos en aras de sus propias ambiciones tribales”, destacó Kir.

El mandatario se pronunció así después de que la representante de la ONU en Sudán del Sur, Hilde Johnson, rechazase recientemente calificar lo ocurrido como un conflicto étnico e insistiese en la existencia de una lucha por el poder.

Kir -que pertenece a la tribu Dinka- volvió a ofrecer negociar “sin condiciones” a Mashar, su principal rival político, que fue apartado del poder en julio de este año y es miembro del clan Lou Nuer.

Sin embargo, el exvicepresidente ha condicionado el diálogo a la liberación de once políticos y militares detenidos y su traslado a Adis Abeba (Etiopía), donde podrían llevarse a cabo las negociaciones.

Mientras tanto, miles de personas han fallecido y más de 80.000 se han visto obligadas a desplazarse huyendo de los enfrentamientos, según Naciones Unidas.

Más de la mitad de los desplazados han buscado refugio en las instalaciones de la misión de la ONU en Sudán del Sur, UNMISS, y solo en la capital, Yuba, hay más de 20.000 refugiados en esas bases.

El organismo internacional reveló ayer la existencia en Bentiu de una fosa común, que podría contener hasta 75 cadáveres, y de otras dos en Yuba.

Ayer, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó por unanimidad el envío de 5.500 cascos azules a UNMISS, aumentando sus efectivos hasta los 12.500 efectivos.

Mientras tanto, los acontecimientos en Sudán del Sur, que logró la independencia de Sudán en julio de 2011, son motivo de preocupación en su vecino del norte.

Además de intereses comunes en el sector petrolero, existe un número creciente de sursudaneses que se dirigen a Sudán para buscar refugio.

El gobernador del estado sudanés de Nilo Blanco (fronterizo con Sudán del Sur), Yusef al Shanbali, informó hoy de esos desplazamientos y prometió acoger a estas personas y facilitarles los servicios básicos.

Ante la situación de violencia, un total de 26 grupos de derechos humanos y de la sociedad civil de Sudán y Sudán del Sur pidieron en un comunicado el fin de los combates y el inicio del diálogo.

En ese sentido, solicitaron al mandatario sursudanés que libere a todas las personas detenidas por expresar opiniones políticas contrarias al Gobierno y que comience un proceso de reconciliación nacional con los rebeldes.

Bruselas, 25 dic (EFE).- La Unión Europea (UE) enviará a su representante especial para Sudán del Sur a la región para tratar de impulsar una solución política al conflicto en el país y promover el cese inmediato de los enfrentamientos armados.

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, “ha pedido al representante especial Alex Rondos que viaje a la región para apoyar una solución política al conflicto y para colaborar directamente sobre el terreno con los países afectados y las organizaciones”, explicó hoy la portavoz de la alta representante, Maja Kocijancic.

Desde la intentona golpista del pasado día 15, Sudán del Sur es escenario de combates y de una escalada de la violencia étnica que ha causado centenares de muertos.

Rondos es el representante especial de la UE para el Cuerno de África y desde noviembre también para Sudán y Sudán del Sur.

El enviado de Ashton analizará con los países vecinos de Sudán del Sur una posible solución al conflicto ante la “profunda preocupación” que tiene la UE sobre el deterioro de la situación en el joven Estado, que se enfrenta a su mayor reto desde su nacimiento en julio de 2011, tras independizarse de Sudán.

“Instamos a un cese inmediato de los combates. La gente de Sudán del Sur han sufrido suficiente ya”, señaló la portavoz de Ashton, quien reiteró el apoyo de los Veintiocho a los sursudaneses.

“Es esencial que todos los líderes políticos se comprometan inmediatamente con un diálogo político para resolver sus diferencias”, agregó Kocijancic.

La ONU aprobó el martes el envío de 5.500 cascos azules adicionales a Sudán del Sur y denunció la muerte de miles de personas a causa de la escalada de la violencia tras el intento de golpe de Estado.

La UE saludó hoy la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para reforzar la misión en Sudán del Sur (UNMISS).

Para tratar de evitar la crisis derive en una guerra civil, varios países africanos hacen esfuerzos mediadores y tanto EEUU como la UE han decidido despachar a sus enviados especiales a la zona.

La Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU estima que hay más de 80.000 personas desplazadas por los combates en Sudán del Sur y que ese número podría ser mayor, debido a que se ha limitado el acceso a algunas partes del país por la situación de inseguridad.

Más de la mitad de los desplazados han buscado refugio en las instalaciones de la UNMISS y solo en la capital, Yuba, hay más de 20.000 refugiados en esas bases.

El coordinador humanitario de la ONU en el país, Toby Lanzer, denunció el martes que miles de personas han muerto desde el pasado 15 de diciembre, cuando comenzaron los choques entre militares leales al presidente sursudanés, Salva Kir, y disidentes partidarios del exvicepresidente Riak Mashar.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo