Ejército de Sudán del Sur arrebata una ciudad a los rebeldes, dice el presidente

Por Publimetro Colombia

Jartum, 24 dic (EFE).- El Ejército de Sudán del Sur ha recuperado hoy la ciudad de Bor, capital de la provincia de Jonglei, que estaba bajo el control de los rebeldes desde el jueves pasado, anunció el presidente del país, Salva Kir.

Kir agregó en una rueda de prensa en Yuba, difundida por la televisión oficial, que “las fuerzas gubernamentales recuperaron Bor y la van a limpiar de los elementos rebeldes que se encuentren allí”.

“El ejercito continuará sus operaciones para expulsar a los insurgentes de las zonas cuyo control tomaron en los últimos días”, agregó el mandatario, que -no obstante- se comprometió a negociar con los rebeldes para encontrar una solución a la crisis que vive el país.

Kir acusó a sus adversarios de cometer violaciones contra los civiles en las zonas que controlan desde el inicio de la crisis, el pasado 15 de diciembre, y destacó que los extranjeros que viven en Sudán del Sur no se han visto “afectados” por la violencia.

Las Fuerzas Armadas sursudanesas movilizaron ayer a sus efectivos para intentar recuperar el control de Bor y de la ciudad de Bentiu, capital del estado de Unidad, rico en petróleo.

Las fuerzas insurgentes en Jonglei están dirigidas por el destacado general Peter Gadet, que ayer amenazó a las fuerzas leales a Kir con responder a cualquier ofensiva.

Los enfrentamientos entre las tropas sursudansas y las fuerzas rebeldes se extendieron hoy al estado de Alto Nilo, limítrofe con Sudán y donde se encuentran la mayoría de los campos petrolíferos del país.

La Agencia de Noticias independiente de Sudán del Sur explicó que los choques estallaron entre ambas partes en la sede de las Fuerzas Armadas en Malkal, capital del Alto Nilo.

El gobernador de ese estado, Simon Kon Botch, se refugió junto a otros ciudadanos en instalaciones de la ONU.

Según medios locales, las fuerzas leales al exvicepresidente y principal rival político de Kir, Riak Mashar, entraron en cuatro distritos de los once que componen ese estado.

Mientras, el ministro sursudanés del Petróleo, Stephen Dau, dijo a la radio de la ONU en Sudán del Sur que la producción de crudo en Unidad está suspendida.

De esta forma, explicó, la producción a nivel nacional se contrajo de 250.000 barriles de petróleo diarios a 200.000 barriles, procedentes en su totalidad de Alto Nilo.

A esa paralización de la actividad en Unidad también ha contribuido el hecho de que las empresas petroleras hayan evacuado a sus trabajadores extranjeros y a los sursudaneses de la tribu Dinka, a la que pertenece el presidente, por miedo a la violencia, informaron medios locales.

Por otra parte, el presidente sudanés, Omar Hasan al Bashir, que se reunió hoy en Jartum con su colega de Chad, Idris Deby, expresó hoy su “gran preocupación” por la situación en Sudán del Sur y pidió a los dirigentes de ese país que “abandonen la violencia y apliquen la razón”.

Cientos de personas han muerto desde el día 15 en Sudán del Sur, independizado de Sudán en 2011, donde ha habido choques entre las tribus Dinka y Lou Nuer, de la que es miembro Mashar.

Bruselas, 24 dic (EFE).- La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, pidió hoy que todas las partes implicadas en el conflicto de Sudán del Sur se comprometan de inmediato con la paz y el diálogo y aseguró que la Unión Europea (UE) está dispuesta a apoyar el proceso.

“Es esencial un compromiso inmediato con la paz y el diálogo. La UE está dispuesta a apoyar ese proceso”, aseguró Ashton en un comunicado difundido hoy.

La Alta Representante comunitaria se declara “extremada preocupada” porque la situación en Sudán del Sur derive en un desastre para su propio pueblo y para la región y afirma que tal posibilidad puede y debe evitarse.

“Es responsabilidad de todos los líderes políticos del país asegurar que esto no suceda”, continuó y recordó que los habitantes de Sudán del Sur, que ya han sufrido la guerra durante mucho tiempo, se ven ahora de nuevo sumergidos en un “conflicto evitable”.

“Es esencial que todos los líderes políticos se comprometan de inmediato a un diálogo político para resolver sus diferencias”, añadió.

Este diálogo debe incluir a todos los grupos, también aquellos cuyos líderes están en prisión en la actualidad y aquellos que se han levantado contra el Gobierno, recalcó Ashton.

“El uso de la fuerza no va a lograr nada”, consideró, al tiempo que destacó que “todos deben utilizar su influencia para poner fin de inmediato a las hostilidades y evitar nuevos enfrentamientos que sólo provocará un mayor derramamiento de sangre inocente”.

Según la diplomática británica, no hacerlo pone en peligro la estabilidad de Sudán del Sur y de toda la región.

“Es responsabilidad de los líderes de Sudán del Sur impedir que esto suceda”, insistió.

La Unión Europea, por su parte, reitera su firme apoyo a los esfuerzos de los países vecinos y las organizaciones regionales, en particular la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD, en su siglas en inglés) y de la Unión Africana (UA), para poner en marcha el diálogo en el país.

La UE sostiene asimismo que continuará con sus esfuerzos para aliviar el sufrimiento humano, pero subraya que solo los líderes políticos pueden devolver la paz al país.

“El costo de abandonar este camino es un precio demasiado alto para los habitantes del país que han luchado tan recientemente y durante tanto tiempo por su libertad”, dijo Ashton.

La Comisión Europea anunció este lunes una ayuda de 50 millones de euros para responder a la crisis de Sudán del Sur a fin de evitar una “tragedia humana”.

Desde la intentona golpista del domingo pasado, Sudán del Sur es escenario de combates y de una escalada de la violencia étnica que ha causado centenares de muertos.

Para tratar de evitar que esta crisis derive en una guerra civil, varios países africanos -Etiopía, Kenia, Uganda, Sudán, Somalia y Yibuti- están mediando y Estados Unidos ha decido mandar como enviado al embajador Donald Booth.

El joven país afronta el mayor desafío desde su nacimiento en julio de 2011, tras independizarse de Sudán, con un futuro incierto debido a la brecha abierta entre ambos bandos.

Ginebra, 24 dic (EFE).- La ONU reveló hoy la existencia de una fosa común en la localidad sursudanesa de Bentiu (estado de Unidad), que puede contener hasta 75 cadáveres, y de otras dos en Yuba, la capital del país.

Sudán del Sur vive desde hace diez días una escalada de violencia que ha adquirido carácter étnico.

“Hemos descubierto una fosa común en Bentiu y se nos ha informado que hay al menos otras dos en Yuba”, dijo la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, citada en un comunicado.

La existencia de la fosa en Bentiu fue verificada ayer por personal de la Misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS).

“Un funcionario de la ONU llegó al lugar y vio catorce cuerpos en la fosa, mientras otros veinte yacían cerca, junto a un río, aunque en total serían 75, según los testimonios recogidos en la zona”, dijo a Efe la portavoz de la alta comisionada, Ravina Shamdasani.

Esa última cifra corresponde a la de soldados del Ejército sursudanés de la etnia Dinka desaparecidos y que se teme estén muertos, según la información recabada por la UNMISS.

“Sobre el número exacto de víctimas y la etnia a la que pertenecen, por el momento no ha sido posible verificarlo”, afirmó la portavoz en Ginebra.

Sobre las dos fosas comunes en Yuba se sabe de su existencia por informes creíbles recibidos por UNMISS, que esta entidad está intentando verificar.

“Se ha indicado que algunos cuerpos podrían haber sido quemados”, señaló Shamdasani.

La alta comisionada denunció que han quedado documentadas ejecuciones extrajudiciales, ataques contra individuos por su pertenencia étnica y detenciones arbitrarias en el conflicto en Sudán del Sur.

Pillay alertó sobre la suerte de “varios cientos de civiles detenidos en batidas casa por casa y en hoteles de Yuba”.

Además, cientos de miembros de las fuerzas policiales habrían sido desarmados y arrestados en comisarias en toda la ciudad.

Buena parte de estos detenidos se encuentran desaparecidos, indicó la alta comisionada.

Poco antes, la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU en Ginebra había informado de que la violencia armada en Sudán del Sur ha causado 81.000 desplazados internos, de los que se estima que unos 45.000 están en las bases de la UNMISS en distintos puntos del país.

Ese número de desplazados corresponde tan sólo a los nueve días transcurridos desde el intento de golpe de Estado del que el presidente Salva Kiir, de la etnia Dinka, ha acusado a su exvicepresidente, situación que fue el detonante de la grave situación que se vive en la actualidad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo