Estallan choques en otro estado sursudanés y los muertos ascienden a 400

Por Publimetro Colombia

Jartum, 18 dic (EFE).- Enfrentamientos entre el ejército sursudanés y militares disidentes estallaron hoy en la ciudad de Bor, capital del conflictivo estado de Jonglei, mientras que los fallecidos durante la intentona golpista ascienden ya a 400.

El portavoz del Ejército sursudanés, Phillip Aguer, informó a Efe por teléfono de que hasta el momento la cifra de víctimas confirmada es de más de 400 muertos y 700 heridos.

Aguer señaló que la situación en Yuba ha vuelto a la normalidad pero que “una pequeña fuerza rebelde” atacó varias zonas militares en Bor.

Según el portavoz castrense, los disidentes no lograron controlar ningún cuartel militar, aunque medios como el independiente Sudan Tribune afirmaron que los disidentes liderados por el general Peter Gadet Yaak se han apropiado de armas y tanques en la base de Malualchat.

Los militares insurgentes atacaron con proyectiles y artillería pesada varias instalaciones militares clave y forzaron a cientos de soldados leales al presidente Salva Kir a huir, agregó este medio digital.

Por su parte, la radio Miraya, de la misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur, UNMISS, indicó que se ha producido un éxodo de población en Bor debido a la violencia.

Más de un millar de personas han buscado refugio en el complejo de la UNMISS, situado en el sureste de la ciudad, al igual que en Yuba hicieron más de 13.000 sursudaneses.

En esta jornada, la situación se mantiene más tranquila en Yuba lo que permitió reanudar los vuelos desde el aeropuerto internacional, al que han acudido numerosos extranjeros para salir del país.

Las autoridades sursudanesas están persiguiendo a aquellos supuestamente implicados en el alzamiento y ya han arrestado desde el lunes a más de una decena de personalidades, entre ellos varios exministros y altos cargos.

Algunos de los detenidos son el ex secretario general del gobernante Movimiento para la Liberación de Sudán (MPLS), Pagam Amum; el exministro del Interior, Geir Choung; el extitular de Seguridad, Oyay Deng; y el ex viceministro de Defensa, Majak Agot.

El Gobierno sursudanés ha acusado de la intentona golpista del pasado domingo al ex vicepresidente Riak Mashar, principal rival político de Kir y en paradero desconocido.

En declaraciones a Sudan Tribune, Mashar negó hoy que se haya producido un intento de golpe de Estado en Sudán del Sur y acusó a Kir de lanzar esas acusaciones para “deshacerse” de los políticos críticos con su gestión.

Mashar subrayó que lo ocurrido es “un mero malentendido entre miembros de la Guardia Presidencial”.

El Cairo, 18 dic (EFE).- El ex vicepresidente sursudanés, Riak Mashar, negó hoy que se haya producido un intento de golpe de Estado en Sudán del Sur, del que le responsabilizan las autoridades, en una entrevista con el medio digital independiente Sudan Tribune.

En las primeras declaraciones desde el estallido de la violencia en Sudán del Sur el pasado domingo, Mashar acusó al jefe de Estado sursudanés, Salva Kir, de lanzar esas acusaciones para “deshacerse” de los políticos críticos con su gestión.

Mashar subrayó desde el lugar desconocido en el que se oculta que los combates ocurridos estos días en Yuba, que han causado medio millar de muertos y heridos, son “un mero malentendido entre miembros de la Guardia Presidencial”.

“No hubo un golpe de Estado. No tengo relación o conocimiento de ningún intento de golpe”, aseguró el ex vicepresidente, que también negó la supuesta implicación de oficiales del gobernante Movimiento para la Liberación de Sudán (MPLS).

Respecto a la crisis interna, que llevó en julio pasado a su destitución y la del secretario general del MPLS, Pagan Amum, Mashar destacó que solo querían “transformar de modo democrático el MPLS”.

“Salva Kir quiere utilizar este presunto intento de golpe de Estado para deshacerse de nosotros y controlar el gobierno y el MPLS”, agregó.

Mashar insistió en que él y sus colegas están siendo acusados sin ningún motivo y denunció que Kir está fomentando o tolerando la violencia étnica, de la que alertó ayer la ONU.

Kir pertenece a la tribu Dinka y Mashar es miembro del clan Lou Nuer. Ambos anunciaron su intención de concurrir a las elecciones presidenciales de 2015.

El presidente acusó el pasado lunes a Mashar de organizar este intento golpe de Estado, que comenzó el domingo por la noche con un asalto de militares disidentes al Ministerio de Defensa y sede del MPLS.

Combates esporádicos han continuado en Yuba desde entonces y las fuerzas de seguridad han lanzado una campaña para arrestar tanto a Mashar como a Amum.

Jartum, 18 dic (EFE).- El presidente de Sudán del Sur, Salva Kir, propuso hoy iniciar negociaciones con su principal rival político y exvicepresidente Riak Mashar, al que acusa de estar detrás del fallido golpe de Estado del pasado domingo.

Según informó la radio Miraya, de la misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS), el mandatario invitó a Mashar a un diálogo a través de intermediarios de la Iglesia con el objetivo de resolver las diferencias y poner fin al derramamiento de sangre.

“Me sentaré en la mesa con él para negociar, pero no tengo ni idea de cuál será el resultado”, afirmó Kir a los reporteros, tras reunirse con los citados mediadores.

Más de cuatrocientas personas han perdido la vida en los enfrentamientos que estallaron en Yuba desde el domingo y que se han extendido a la conflictiva región de Jonglei, escenario en el pasado de disputas entre las tribus Dinka y Lou Nuer, a las que pertenecen Kir y Mashar, respectivamente.

Mashar, en paradero desconocido, negó hoy en declaraciones al diario Sudan Tribune que se haya producido un intento de golpe de Estado en Sudán del Sur y acusó a Kir de lanzar esas acusaciones para “deshacerse” de los políticos críticos con su gestión.

El exvicepresidente, que fue apartado de su cargo en julio pasado, subrayó que lo ocurrido es “un mero malentendido entre miembros de la Guardia Presidencial”.

Mashar insistió en que él y sus colegas están siendo acusados sin ningún motivo y denunció que Kir está fomentando o tolerando la violencia étnica, de la que alertó ayer la ONU.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo