El Comité de protección de datos UE-EEUU revela agujeros en la ley estadounidense

Por Publimetro Colombia

Bruselas, 28 nov (EFE).- El comité mixto de expertos y representantes de la Administración de la UE y EEUU para clarificar la vulneración a la protección de datos tras el escándalo de espionaje ha concluido que la ley estadounidense tiene agujeros en lo que se refiere a la privacidad de los ciudadanos europeos.

El documento de conclusiones del comité, al que hoy ha tenido acceso Efe, señala que la ley de inteligencia extranjera de EEUU (Foreign Intelligency Surveillance Act) abre la puerta al procesamiento de datos de ciudadanos no estadounidenses sin las mismas prerrogativas de protección previstas para los estadounidenses y sin la necesidad de que exista sospecha de vínculo terrorista.

Tras analizarse el artículo 702 de esa normativa, se concluye que la recolección de datos “no incluye ninguna restricción específica de datos de ciudadanos en la UE, incluso cuando no tengan ninguna conexión con el terrorismo”.

Las autoridades estadounidenses han confirmado que en virtud de ese artículo, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) ha construido su base de datos personales PRISM.

PRISM se nutre de la recolección de datos procedentes de los principales servicios estadounidenses de Internet, incluidos Microsoft, Yahoo, Google, Facebook, Apple, Youtube y Skype, explica el texto.

Asimismo, destaca que mientras los ciudadanos estadounidenses y los extranjeros que viven en EEUU pueden beneficiarse de la protección de la primera y cuarta enmienda de la Constitución del país, los europeos no residentes en ese territorio no pueden evitar que sus datos sean almacenados.

Por otro lado, el documento señala que cuando los datos son almacenados en virtud de esa ley adquieren la categoría de “clasificados” , por lo que “no hay ninguna avenida judicial o administrativa para que los ciudadanos de la UE y de los EEUU puedan ser informados de si son objeto de retención”.

En términos generales, concluye “que hay una falta de claridad sobre los programas de espionaje y las restricciones que se les aplican”.

Desde la introducción, el informe del comité transatlántico destaca las distintas bases legales en la UE y EEUU para la recopilación de datos, según sus distintas tradiciones jurídicas.

En junio pasado, las comisarias europeas de Justicia, Viviane Reding, e Interior, Cecilia Malmström, mostraron su “preocupación” por las revelaciones publicadas en la prensa anglosajona sobre el presunto espionaje de EEUU a los ciudadanos e instituciones europeas.

Tras un intercambio de información con la administración de Washington, ambos acordaron la creación de un comité mixto de protección de datos para estudiar la situación.

En ese comité mixto participaron por parte europea representantes de la Comisión Europea, el Consejo, el Coordinador Antiterrorista de la UE y expertos, y por parte de EEUU personal del Departamento de Justicia, de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional, del Departamento de Estado y del de Seguridad Nacional.

Toronto (Canadá), 28 nov (EFE).- El Gobierno canadiense permitió a Estados Unidos espiar a los dirigentes de los países que asistieron a la Cumbre del G20 celebrada en Toronto en junio de 2010 según documentos proporcionados por el exanalista de la CIA, Edward Snowden.

Los documentos, a los que ha tenido acceso la televisión pública canadiense CBC, señalan que “Estados Unidos convirtió su embajada en Ottawa en un puesto de comando durante una operación de espionaje de seis días” de la National Security Agency (NSA) estadounidense.

Según los documentos de Snowden, las autoridades canadienses estaban completamente al tanto de las actividades estadounidense hasta el punto de que fueron “estrechamente coordinadas con el socio canadiense”, el organismo Communications Security Establishment Canada (CSEC).

CSEC, encargado de actividades de espionaje electrónico, saltó a la escena internacional en octubre de este año cuando Snowden reveló que el organismo espió al Ministerio de Minas y Energía de Brasil.

Las revelaciones de Snowden causaron un profundo malestar en Brasil hasta el punto que la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, solicitó explicaciones y disculpas a Canadá.

Por su parte, el Gobierno canadiense se limitó a señalar que las actividades de CSEC son “legales” y relativas a la “seguridad nacional”.

Pero analistas señalaron que el único cometido del espionaje al Ministerio de Minas y Energía de Brasil es económico y no de seguridad.

En los documentos revelados hoy por CBC se indica que el propósito del espionaje de NSA a los socios del G20 es “proporcionar apoyo a los políticos”.

CBC indicó que si CSEC participó en el espionaje de NSA durante el G20, esas acciones fueron ilegales de acuerdo a la legislación canadiense que impide al organismo actuar dentro de Canadá sin autorización judicial.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo