El Senado vota la expulsión de Berlusconi

Por Publimetro Colombia

Roma, 27 nov (EFE).- El pleno del Senado votará a partir de las 18.00 GMT de hoy a favor con casi total seguridad de la expulsión del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi, tras su condena en firme por fraude fiscal en el caso Mediaset, lo que puede suponer el acto final de 20 años de carrera política.

La votación en el pleno se producirá después de que la Junta para las Elecciones y la Inmunidad del Senado italiano propusiera el pasado 4 de octubre al pleno la retirada del escaño a Berlusconi, en aplicación de la llamada “ley Severino”, aprobada durante el Gobierno de Mario Monti.

La ley, que en su momento fue aceptada también por el partido de Berlusconi, establece el veto para concurrir a elecciones y la expulsión del Parlamento durante seis años de los condenados a penas superiores a dos años de cárcel.

Y esto es lo que le espera a Berlusconi tras el voto de hoy, seis años alejado del Parlamento, pero además no podrá contar a la hora de afrontar el resto de procesos pendientes con la inmunidad parlamentaria.

El Partido Demócrata (PD), al que pertenece el presidente del Gobierno, Gianni Letta, y el Movimiento 5 Estrellas (M5S) de Beppe Grillo, así como algunos senadores del Elección Cívica han anunciado que votaran la expulsión de “il Cavaliere”, por lo que la retirada del escaño se da por hecha.

Berlusconi ha renunciado a estar presente en el hemiciclo durante el voto, ya que sería demasiado doloroso oír como el presidente del Senado, Piero Grasso, ordenaría a los empleados de la Cámara alta a acompañar al senador fuera del hemiciclo.

Mientras, los correligionarios de Berlusconi han organizado una concentración de protesta ante el Palacio Grazioli, residencia romana de “Il Cavaliere”, y se prevé que allí el exmandatario se presente para su mitin final.

Todo indica que así concluirá la carrera política de Berlusconi tras la fundación de Forza Italia en 1994, pero el exmandatario y empresario ha acostumbrado al país a sorprendentes golpes de escena e incluso la prensa italiana deja abierta la puerta a cualquier posibilidad.

Berlusconi no podrá durante seis años entrar en el Parlamento, ni, claro está, ser candidato a presidente del Gobierno, pero aún hay un recurso presentado en el Tribunal Europeo de Derechos Humano de Estrasburgo sobre la Ley Severino.

Tras su expulsión del Senado, se aplicará la sentencia en firme del pasado 1 de agosto por el delito de fraude fiscal en el caso Mediaset.

Berlusconi fue condenado a cuatro años de cárcel, aunque quedarán reducidos a sólo uno, y a dos años de inhabilitación en cualquier cargo público, aunque sobre esta última sanción se tiene que expresar aún el Tribunal Supremo.

Berlusconi, que al ser mayor de 70 años no irá a la cárcel, ha elegido cumplir su condena realizando trabajos sociales, y en los próximos meses el Tribunal encargado decidirá sobre este aspecto.

Asimismo, en cuanto el Supremo confirme la inhabilitación también Berlusconi perderá el tan querido título de “Cavaliere” del Trabajo recibido en 1977, y que entrega la presidencia de la República a los italianos más ilustres.

Un Berlusconi, ya relegado a simple ciudadano, seguirá su batalla judicial e intentará reabrir el proceso Mediaset, después de anunciar que obran en su poder doce testimonios, entre ellos siete “completamente nuevos” y algunos que no le fueron aceptados antes de que el Tribunal Supremo que prueban su inocencia.

Reabrir un proceso en Italia necesita meses o incluso años, y mientras Berlusconi tiene aún que afrontar la apelación por la condena a siete años de cárcel y la inhabilitación de por vida del ejercicio de un cargo público por los delitos de abuso de poder e incitación a la prostitución de menores, en el caso de la menor de edad marroquí, Ruby.

También pendiente la apelación de la condena a un año de cárcel del caso Unipol, por la publicación de escuchas telefónica en el diario “Il Giornale”, propiedad de su hermano Paolo.

Asimismo, debe afrontar un nuevo juicio por la supuesta compra en 2007 del senador Sergio de Gregorio para hacer caer al Gobierno de Romano Prodi.

Cristina Cabrejas

Roma, 27 nov (EFE).- El Gobierno italiano de Enrico Letta ha superado su primer escollo, al aprobar hoy en el Senado la ley de Presupuestos Generales, después del abandono de la coalición gubernamental por parte del partido de Silvio Berlusconi, Forza Italia.

El Gobierno consiguió superar anoche en el Senado una cuestión de confianza, para aligerar la votación de la ley de Presupuestos Generales.

Y hoy la Cámara Alta concluyó -con 162 votos a favor y 115 en contra- la aprobación de los dos proyectos de ley que forman los Presupuestos Generales, y que ahora pasarán a la Cámara de los Diputados.

Se trata del primer escollo superado por la nueva mayoría que apoya al Gobierno de Letta, después de que ayer los portavoces parlamentarios de Forza Italia, Renato Brunetta y Paolo Romani, anunciasen la salida de su formación de la mayoría parlamentaria y justificaron esta decisión por su desacuerdo con los presupuestos generales del Estado de 2014.

Una salida que se producía antes del voto en el Senado que supondrá la expulsión de Silvio Berlusconi de su escaño, tras su condena en firme por fraude fiscal en el caso Mediaset.

El Gobierno se mantiene en vida gracias al apoyo del grupo escindido del antiguo partido de Berlusconi, el Nuevo Centroderecha, liderado por el vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, Angelino Alfano, que cuenta con 30 senadores.

No obstante, la prensa italiana se hace eco hoy de que la nueva mayoría cuenta con tan sólo seis votos de diferencia respecto a la oposición, por lo que bastaría una distracción o varias ausencias para poner en peligro el Ejecutivo.

Con la nueva coalición gubernamental formada por el Partido Demócrata (PD), al que pertenece Letta, el grupo Elección Cívica y el Nuevo Centroderecha, el Ejecutivo cuenta con 167 senadores, mientras que la oposición formada por el Movimiento Cinco Estrellas (M5S), Liga Norte y Forza Italia, más otros pequeños grupos, suman 161 escaños.

Letta también podría contar con los votos de los cinco senadores vitalicios, pero no todos participan en las votaciones. Por ejemplo, la avanzada edad de Carlo Azeglio Ciampi y Claudio Abbado no les permite acudir al Senado.

Más tranquila es la situación en la Cámara de los diputados, dónde la nueva mayoría cuenta con 386 votos, 70 más que la oposición.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo