El Gobierno parte hacia Cuba para buscar con las FARC "una Colombia sin coca"

Por Publimetro Colombia

Bogotá, 27 nov (EFE).- Los negociadores del Gobierno colombiano partieron hoy hacia La Habana para iniciar mañana el decimoséptimo ciclo de diálogos con las FARC y buscar de manera conjunta “una Colombia sin coca”, un punto indispensable para superar medio siglo de conflicto armado.

El jefe negociador oficial, el exvicepresidente Humberto de la Calle, fijó este objetivo para el siguiente ciclo de diálogo en una declaración previa a la salida del equipo negociador desde el aeropuerto militar de Catam, en Bogotá.

“No habría fin del conflicto verdadero sin atacar de fondo este fenómeno”, anotó el exvicepresidente, al señalar que el problema de las drogas centrará la discusión de las partes.

De la Calle definió la postura del Gobierno en relación con este punto, el tercero en la negociación pero el cuarto en la agenda de diálogos, y señaló que en primer lugar quiere “un campo sin coca” y que los campesinos abandonen esos cultivos que han dejado en las regiones un rastro de “violencia, pobreza y marginalidad”.

La siembra y procesamiento de esta droga ha sido durante décadas la única opción para la supervivencia de campesinos que viven en lugares remotos y abandonados por el Estado colombiano, sin vías ni servicios que les permitan dedicarse a otra actividad más rentable.

En este sentido, De la Calle dijo que aspira a profundizar y mejorar los planes de sustitución de cultivos que quedaron definidos en el primero de los dos preacuerdos logrados, sobre desarrollo rural, y observó que “no hay mejor escenario para impulsar estas iniciativas que el del fin del conflicto” que se ha alimentado del narcotráfico.

De la Calle también abogó por “encontrar nuevas maneras de reforzar programas de salud publica y prevención” del consumo de drogas, en un momento en el que Colombia le ha cedido a Perú el primer puesto como productor de cocaína y que empieza a convertirse en una nación consumidora, según la ONU.

Aunque el Gobierno colombiano siempre ha acusado a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de jugar un papel protagonista en todos los eslabones del narcotráfico, esta guerrilla afirma que su participación en el negocio se limita a cobrar un impuesto a los cultivadores en sus zonas de influencia.

El jefe del equipo del Gobierno en las conversaciones de La Habana aprovechó su declaración para darle la bienvenida a las dos nuevas negociadoras designadas ayer, las abogadas María Paulina Riveros y Nigeria Rentería, quienes le acompañaron durante la declaración.

Riveros y Rentería sustituyen en la mesa de diálogos de La Habana al empresario Luis Carlos Villegas, quien dirigía la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI) y ejercía como negociador del Gobierno hasta que asumió el cargo de embajador en Estados Unidos la semana pasada.

De la Calle se declaró lleno de “entusiasmo” por “este refuerzo del equipo gubernamental” y destacó la importancia de los dos acuerdos parciales logrados en el primer año de diálogos sobre desarrollo rural y participación política de los alzados en armas.

“Nos animan también los avances alcanzados hasta el momento en las negociaciones pero sabemos que el camino y el reto que tenemos por delante son aún muy grandes”, afirmó.

En coincidencia con el ciclo que comienza, está previsto que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, se reúna la próxima semana en Washington con su homólogo estadounidense, Barack Obama, una cita en la que supuestamente se tratará el tema de la paz.

Estados Unidos está muy relacionado con el tema de la droga que las partes abordarán en La Habana, pues a través del Plan Colombia ha invertido unos 8.000 millones de dólares para la erradicación de siembras ilegales con aspersiones químicas y para el combate judicial de los implicados en el negocio del narcotráfico.

Bogotá, 27 nov (EFE).- Un acuerdo de paz del Gobierno colombiano con la guerrilla de las FARC en las negociaciones que se celebran en La Habana será “un factor clave” para el desarrollo del campo, manifestó hoy el presidente, Juan Manuel Santos.

El mandatario destacó el impacto positivo que un eventual pacto de paz tendría en el sector agropecuario al intervenir hoy en Bogotá en la apertura del 79 Congreso Nacional de Cafeteros, en el que destacó que con las negociaciones iniciadas hace un año en Cuba por primera vez hay “una verdadera oportunidad de alcanzar la paz después de 50 años de guerra”.

“Eso nos va a despejar muchos caminos, pero el más importantes es el de recuperar y desarrollar nuestro sector agropecuario”, dijo Santos ante los productores de café, tradicionalmente el principal producto agrícola del país.

Santos dijo que el campo colombiano ha permanecido abandonado durante siglos, lo que está directamente relacionado con la “concentración de la pobreza y la desigualdad”.

En ese sentido, destacó el primer acuerdo parcial alcanzado en los diálogos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en mayo pasado en Cuba, sobre tierras y desarrollo rural integral, del que dijo que va a ayudar a “consolidar la paz en este país”.

“Lo de La Habana no es nada diferente que una política sensata de darle más importancia, a través de los bienes públicos al campo”, subrayó el presidente.

Según dijo, “los cafeteros son el sector más importante del campo colombiano” y por esa razón serán “los primeros y mayores beneficiarios de este proceso” de paz.

Además del primer acuerdo sobre tierras, el Gobierno y las FARC llegaron el pasado 6 de noviembre a otro sobre participación política, tras lo cual mañana reanudarán los diálogos centrados en la cuestión de las drogas ilícitas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo