Mueren al menos 29 personas en varios ataques en Damasco y sus alrededores

Por Publimetro Colombia

Damasco, 26 nov (EFE).- Al menos 29 personas murieron hoy y otras 65 resultaron heridas en varios ataques en Damasco y sus alrededores, de los que el régimen sirio culpó a “terroristas” y que se producen un día después del anuncio de la fecha para la conferencia de paz de Ginebra, prevista para el 22 de enero.

En uno de los ataques, al menos cinco médicos, cuatro enfermeras y dos conductores de ambulancia perecieron en la localidad de Deir Atiye, al norte de la capital, informó el Ministerio de Sanidad en un comunicado.

Según la nota, “terroristas irrumpieron en el hospital de Deir Atiye, que ofrece servicios médicos a la gente del distrito de Al Qalamún, y cometieron una masacre contra once miembros del personal sanitario”.

El Consejo de Ministros condenó el ataque y aseguró que este tipo de acciones solo sirven para fortalecer la determinación de los ciudadanos para que las autoridades persigan a los grupos armados y restauren la seguridad y la estabilidad en todo el territorio sirio.

Desde hace diez días, el área de Al Qalamún, próxima a la frontera con el Líbano, es escenario de una ofensiva de las tropas gubernamentales para recuperar su control.

Las fuerzas del régimen, apoyadas por milicianos chiíes del grupo libanés Hizbulá y de las Brigadas de Abu Fadel Abás, se enfrentaron hoy a combatientes islamistas del Estado Islámico de Irak y del Levante (Siria) y del Frente al Nusra, ambos vinculados a Al Qaeda.

Por otro lado, en Damasco, al menos catorce personas perdieron la vida y otras 42 resultaron heridas por la explosión de un coche bomba junto a una estación de autobuses en el oeste de la capital.

El Ministerio del Interior informó de que un terrorista suicida detonó el vehículo en las inmediaciones de la estación, situada en el barrio de Sumerieh, en el distrito de Guta Occidental.

La televisión oficial siria mostró imágenes del lugar del atentado, con varios automóviles totalmente carbonizados y en las que podían apreciarse charcos de sangre y cristales rotos por el suelo.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos rebajó el número de víctimas mortales a nueve, entre ellas dos menores y seis miembros de las fuerzas del régimen, aunque no descartó que pueda aumentar la cifra debido a la gravedad de algunos de los 25 heridos.

También en la capital, al menos cuatro personas murieron, entre ellas una niña, y otras veintitrés resultaron heridas por la caída de varios proyectiles de mortero.

Una fuente de la Jefatura de Policía de la capital dijo a la agencia de noticias oficial Sana que al menos tres personas fallecieron y otras cuatro fueron heridas por el impacto de un cohete, disparado por “terroristas”, en una casa de la calle Bagdad.

La menor pereció en un ataque similar en las proximidades de la rotonda de Al Yebe, en el barrio de Al Sheij Mohiedin, donde también hubo dos heridos.

El suburbio de Barzeh fue otro blanco de los proyectiles de mortero, que dejaron diecisiete heridos.

La sangrienta jornada de hoy se produce después de un repunte de la violencia el pasado fin de semana en la zona de Guta Oriental, al este de Damasco, donde al menos 160 personas murieron, la mayoría opositores, en choques entre el ejército leal al presidente Bachar al Asad y los rebeldes.

El lunes pasado, la ONU anunció que la conferencia de paz sobre Siria, que tendrá lugar en Ginebra, se celebrará el próximo 22 de enero, tras sufrir varios retrasos.

El régimen de Bachar al Asad reiteró ese mismo día su compromiso de contribuir a que la llamada conferencia de Ginebra 2 sea un éxito, siempre y cuando se respete lo que elija el pueblo sirio.

Por su parte, la Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza opositora, consideró “razonable” la fecha e insistió en sus demandas de que la reunión dé paso a un traspaso de poder en Siria a un Gobierno interino, que incluya la Presidencia, entre otras exigencias.

Beirut, 26 nov (EFE).- Milicianos kurdos se hicieron hoy con el control de dos pueblos en la provincia de Al Hasaka, en el norte de Siria, tras mantener enfrentamientos con combatientes yihadistas, que causaron al menos seis muertos.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que las llamadas Unidades de Protección del Pueblo Kurdo se enfrentaron a miembros del Estado Islámico de Irak y del Levante (Siria) y del Frente al Nusra, ambos vinculados a Al Qaeda, en la carretera que une las localidades de Al Hasaka, Al Tuina y Al Derbasie.

Durante esos combates, los kurdos consiguieron hacerse con el control de los pueblos de Aluan y Mashirqa, próximos a Al Tuina, donde los yihadistas concentran sus efectivos.

En los últimos meses, se han registrado choques entre las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo y rebeldes islamistas en distintos puntos del norte de Siria.

Los kurdos se concentran, sobre todo, en la provincia de Al Hasaka (noreste), y en las regiones de Afrin y de Ain al Arab, en Alepo (norte), y suponen el 9 % de los habitantes del país.

La guerra en Siria ha adquirido tintes sectarios con el paso del tiempo desde que comenzó la revuelta contra Al Asad, en marzo de 2011.

Más de 100.000 personas han muerto desde el inicio del conflicto en el país árabe, según cifras de la ONU.

Beirut, 26 nov (EFE).- Los casos de violencia contra las mujeres en territorio sirio han ido en aumento desde el inicio del conflicto en marzo de 2011, plazo en el que unas 6.000 sirias han sido violadas, denunció la Red Euromediterránea de Derechos Humanos (REDH) en un informe publicado hoy.

El documento, titulado “Violencia contra las mujeres, una herida sangrante en el conflicto sirio”, destaca el incremento de los abusos sexuales, torturas y otras formas de violencia contra ellas.

La REDH destacó que este tipo de ataques a las mujeres se han convertido en una táctica deliberada para dañar al otro bando y que la violencia sexual se emplea en el conflicto como un arma de guerra.

El texto subraya que cientos de sirias han sido objeto de arrestos indiscriminados, desapariciones forzosas y han sido torturadas en centros de detención del Estado.

El grupo denunció que muchas presas no han recibido en meses las visitas de sus familiares, mientras que algunas están acusadas de apoyar y financiar el terrorismo sin haber recibido un juicio justo.

El informe hace hincapié en los casos de violaciones, que suelen darse en tres tipos de circunstancias: cuando se produce una redada de las fuerzas gubernamentales, en los puestos de control y en centros de detención.

La REDH agregó que ha documentado violaciones en las provincias de Homs (centro), Damasco, Hama (centro), Latakia (oeste), Deraa (sur), Idleb (norte) y Tartús (oeste).

Para elaborar el documento, la organización ha entrevistado a varias víctimas de abusos y algunos testigos, como una mujer de Homs, identificada como Julud, que fue capturada por las tropas del régimen en el verano de 2012 durante las redadas en los barrios de Baba Amr y de Karm al Zeitun.

“Solíamos llevar varias capas de ropa por miedo a ser violadas”, señaló Julud.

Durante su arresto, el oficial de servicio le amenazó con someterla a abusos sexuales: “Me decía que tenía a diecisiete mujeres prisioneras de mi barrio, Bab al Drib, capturadas en registros que él mismo llevó a cabo, y aseguraba que él las había violado a todas”.

“Cuando le pregunté sobre el delito que habían cometido esas chicas me respondió que lo hizo para humillar a sus familias”, detalló la mujer, que al final fue puesta en libertad.

La REDH lamentó que, pese a todas estas “atrocidades”, los crímenes cometidos contra las mujeres sirias no estén presentes en las agendas de los políticos y activistas de derechos humanos, y que los medios de comunicación suelan ignorar su dimensión.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo