El líder de las protestas ordena para mañana ocupar todos los ministerios en Tailandia

Por Publimetro Colombia

Bangkok, 26 nov (EFE).- El líder de las manifestaciones antigubernamentales en Bangkok ordenó hoy a sus seguidores que ocupen todos los ministerios mañana miércoles, y a los que estén en provincias, los ayuntamientos, en el siguiente paso para derribar el Gobierno.

Suthep Thaugsuban, ex viceprimer ministro y antiguo diputado del opositor Partido Demócrata, señaló que la ocupación de los distintos ministerios se puede hacer de manera pacífica, como hicieron con el de Finanzas, según el diario local “The Nation”.

El propio Suthep encabezó la columna de manifestantes que tomó la sede de Finanzas el lunes pasado y luego instaló en el lugar la “avanzada” contra el Ejecutivo, e incluso pernoctó allí.

El campamento base de las protestas se encuentra en el Monumento a la Democracia, en la misma zona donde se ubican los ministerios y el palacio de Gobierno.

Los organizadores de la movilización mantienen que les secundan casi un millón de personas, cifra que las fuerzas del orden reducen a unas 100.000.

Las manifestaciones, que comenzaron a finales de octubre y cobraron intensidad ayer con la ocupación de ministerios, han transcurrido hasta el momento sin violencia destacable, aunque un desconocido lanzó esta noche un explosivo artesanal contra los agentes de un cordón policial en un puente cercano a la sede del Gobierno.

Un juzgado emitió hoy una orden de detención contra Suthep por usurpar y dañar propiedad pública, cargo que se castiga con hasta siete años de prisión.

Los manifestantes reclaman la dimisión del Ejecutivo de la primera ministra, Yingluck Shinawatra, a la que acusan de corrupción y de ser un peón de su hermano Thaksin, ex jefe del Gobierno y prófugo de la Justicia.

La “cruzada” de Suthep contra los Shinawatra cuenta con el apoyo del Ejército Dhamma, el Grupo Verde de Políticos, la Fuerza Popular Democrática para Derrocar el Thaksinismo y la Red de Estudiantes y Personas por la Reforma de Tailandia, entre otros grupos.

Mientras empeora la situación en las calles de Bangkok, el Parlamento empezó hoy a debatir una moción de censura contra Yingluck, quien dispone de la mayoría suficiente en la Cámara para derrotar la iniciativa.

La primera ministra cuenta además con los “camisas rojas”, partidarios que están congregados en el estadio nacional Rajamangala de Bangkok, con capacidad para 49.000 personas, para defender al Gobierno.

Estas son las mayores protestas callejeras desde las protagonizadas en 2010, cuando gobernaba el Partido Demócrata, por los “camisas rojas”, seguidores de Thaksin.

Aquella movilización ocupó el centro comercial de Bangkok durante más de dos meses, hasta que fueron desalojados a la fuerza, con un saldo final de 92 muertos, 1.800 heridos y pérdidas millonarias entre los comercios de la zona.

Tailandia padece una grave crisis política desde el golpe militar incruento que derrocó en 2006 al Gobierno de Thaksin, quien se encuentra en el exilio para no cumplir una condena de dos años de cárcel por corrupción que pesa sobre él desde 2008.

Al menos 22 países, entre ellos España, Brasil y Francia, han aconsejado a sus nacionales que extremen las precauciones en las zonas donde se llevan a cabo las protestas en Bangkok.

Bangkok, 26 nov (EFE).- Miles de manifestantes ocuparon hoy las instalaciones de varios ministerios en Bangkok, tras invadir ayer la sede del de Finanzas, para exigir la dimisión del Gobierno de la primera ministra, Yingluck Shinawatra, a la que acusan de corrupción.

Los organizadores de la protesta mantienen que les secundan casi un millón de personas, cifra que las fuerzas del orden reducen a unas 100.000.

Las autoridades han prorrogado el cierre de los colegios en las zonas de las manifestaciones hasta el jueves, medida que afecta a 32 centros.

Los tribunales emitieron una orden de detención contra el líder de las protestas, el ex viceprimer ministro Suthep Thaugsuban, quien pasó la noche en las oficinas del Ministerio de Finanzas protegido por millares de seguidores.

La acusación de incitar a la rebelión cursada contra Suthep conlleva una pena máxima de siete años de prisión.

Suthep, quien renunció recientemente como parlamentario del Partido Demócrata, señaló que el objetivo de las protestas no es sólo que el Gobierno dimita, sino el fin del “régimen de Thaksin”, en referencia al ex jefe del Estado y hermano mayor de Yingluck.

De momento, los manifestantes controlan los ministerios de Finanzas, Agricultura y Transportes y sitiaron el de Interior, al tiempo que otras oficinas gubernamentales han tenido que paralizar su funcionamiento debido a las movilizaciones.

Los manifestante abandonaron Interior por la tarde después de que recibieran garantías de un responsable del ministerio de que no trabajarían mañana.

Anoche, la primera ministra extendió la Ley de Seguridad Interna, que regía desde agosto en diversas zonas de Bangkok ante el aumento de la tensión política, a varios distritos de la capital y provincias aledañas.

La norma permite la declaración del toque de queda y otorga poderes excepcionales a las fuerzas de seguridad, aunque los manifestantes no se han mostrado amedrentados y continúan con las protestas con aire festivo.

En el Ministerio de Finanzas, miles de personas escucharon hoy los discursos de varios líderes de las protestas, al tiempo que gritaban consignas en contra de Thaksin y su hermana, a la que consideran su testaferro político.

Personas de mediana edad y mayores, algunos con sus hijos, agitaban las manoplas y hacían sonar silbatos en el recinto público, donde han montado un escenario y no faltan provisiones de comida y agua.

Algunos manifestantes se encuentran en el interior de uno de los edificios, donde pasaron la noche y aseguran que permanecerán lo necesario para expulsar a Yingluck del poder.

“Vine porque quiero exigir democracia. Amo mi país, Tailandia y a la familia real también. La mayoría de los tailandeses saben que hay mucha corrupción”, señaló a Efe Petcharada Smuthcochorn, una manifestante.

“Creo que Thaksin Shinawatra es muy corrupto. Robó de nuestros impuestos y luego se marchó del país. No hace caso a los tribunales. Pagó por todos los puestos en el país. Su hermana dirige ahora el país. No es bueno para nuestros hijos y para el futuro”, lamentó Petcharada.

Muchos manifestantes tienen claro su deseo de expulsar a Yingluck, al tiempo que expresan recelos ante el sistema electoral que, en los últimos años, ha beneficiado a los Shinawatra.

“No pienso en ninguna persona concreta. Creo que un comité nacional debería elegir a alguien con la aprobación del rey para dirigir el país y sacarnos de la crisis”, dijo Somyos Chrungpornsawatt.

“Hay que expulsar a Thaksin del sistema. Hay demasiada corrupción. Gana muchas elecciones porque compra a mucha gente, sobre todo en las zonas rurales”, aseveró Somyos, joyero de profesión.

El Parlamento empezó hoy a debatir una moción de censura en contra de la primera ministra que se someterá a votación el próximo jueves, aunque no tiene visos de prosperar porque el gobernante Puea Thai cuenta con la mayoría de los escaños.

Las movilizaciones callejeras comenzaron a finales de octubre para oponerse a la ley de amnistía presentada por el Gobierno.

Para la oposición, era una excusa para permitir el regreso de Thaksin, quien vive exiliado desde 2008 porque pesa sobre él una condena de dos años por corrupción si regresa.

La ley fue rechazada en el Senado, pero los detractores del Gobierno quieren ahora borrar del mapa político a la familia Shinawatra y sus aliados, quienes cuentan con amplios apoyos entre las clases bajas y en las zonas rurales.

Thaksin, al que se oponen sobre todo las clases medias y altas de Bangkok y sectores cercanos a la monarquía y el Ejército, fue depuesto en un golpe de Estado incruento en 2006.

Miles de sus seguidores, conocidos como los “camisas rojas”, se manifiestan desde hace días en un estadio de la capital para expresar su apoyo al Gobierno de Yingluck.

En 2010, los “camisas rojas” ocuparon el centro comercial de Bangkok durante más de dos meses para forzar la caída del Gobierno, entonces bajo el Partido Demócrata, con el resultado de 92 muertos, 1.800 heridos y pérdidas millonarias a los comercios de la zona.

Al año siguiente, Yingluck dejó su carrera empresarial y sin experiencia alguna entró en política y ganó las elecciones celebradas en julio.

Gaspar Ruiz-Canela

Bangkok, 26 nov (EFE).- Las calles del centro de Bangkok amanecieron hoy con la presencia de más miembros de la policía y efectivos de seguridad ante las protestas “pacíficas” que pretenden derrocar el Gobierno de Yingluck Shinawatra.

La primera ministra, quien ayer anunció la aplicación de la Ley de Seguridad Interna en Bangkok, indicó que los cuerpos de seguridad harán cumplir la ley pero “sin emplear la fuerza” y se respetarán los estándares internacionales.

Durante un mensaje emitido por la televisión local, Yingluck resaltó que las protestas han tornado de “pacíficas” a ocupar edificios públicos, rompiendo puertas y cortando los suministros eléctricos y de agua en los departamentos gubernamentales.

La comparecencia de la jefa del Gobierno tailandés por la televisión se produjo después de que decenas de miles de personas se manifestaran este lunes por distintas partes de Bangkok y terminasen por ocupar los ministerios de Asuntos Exteriores y de Finanzas.

Durante la jornada de hoy los manifestantes acordaron abandonar las instalaciones del ministerio de Exteriores, aunque anunciaron los planes para ocupar otras cuatro oficinas gubernamentales: Agricultura y Cooperación, Interior, Turismo y Deporte y Transporte.

El ex viceprimer ministro Suthep Thaugsuban, del opositor Partido Demócrata, comanda esta movilización que empezó hace varias semanas y cobró fuerza este fin de semana con la incorporación de grupos y organizaciones civiles.

El pasado domingo una manifestación de los opositores aunó a unos 150.000 seguidores, según cifras del Ejército, mientras que la Policía contabilizó menos de 100.000 personas, unos números que distan del millón de manifestantes que resaltan los organizadores de la marcha.

Yingluck, hermana menor del depuesto primer ministro y prófugo de la justicia tailandesas Thaksin Shinawatra, instó a los líderes de la movilización antigubernamental, que son exdiputados, a que solventen sus problemas en el Parlamento y no en las calles, y pidió a los manifestantes que respeten la ley y no participen en reuniones ilegales.

La Ley de Seguridad Interna, de 2008, permite el recorte de los derechos y las libertades civiles según los supuestos establecidos en la Constitución.

La medida se aplicará en Bangkok, la provincia de Nonthaburi y partes de las de Samut Prakan y Pathum Thani.

Tailandia arrastra una grave crisis política desde el golpe militar incruento de 2006, que derrocó al Gobierno de Thaksin Shinawatra, hermano mayor de la actual primera ministra.

Suthep ha dicho que su “cruzada” en las calles de Bangkok no es para ganar el poder, sino para expulsar de él para siempre a Thaksin y los suyos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo