El Gobierno tailandés aplica la Ley de Seguridad Interna contra las protestas

Por Publimetro Colombia

Bangkok, 25 nov (EFE).- La primera ministra de Tailandia, Yingluck Shinawatra, anunció hoy que aplicará la Ley de Seguridad Interna en Bangkok y varias provincias para restablecer el orden alterado por las multitudinarias manifestaciones antigubernamentales.

Yingluck acusó a los manifestantes en un mensaje retransmitido por la televisión nacional de la invasión de varias agencias gubernamentales y la destrucción de bienes públicos en Bangkok.

La Ley de Seguridad Interna, de 2008, permite el recorte de los derechos y las libertades civiles, según los supuestos establecidos en la Constitución.

La primera ministra indicó que los cuerpos de seguridad harán cumplir la ley pero “sin emplear la fuerza” y se respetarán los estándares internacionales.

La medida se aplicará en Bangkok, la provincia de Nonthaburi y partes de las de Samut Prakan y Pathum Thani.

Yingluck instó a los líderes de la movilización antigubernamental, que son exdiputados, que solventen sus problemas en el Parlamento y no en las calles, y exigió a los manifestantes que respeten la ley y no participen en reuniones ilegales.

La comparecencia de la jefa del Gobierno tailandés por la televisión se produjo después de que decenas de miles de personas se manifestaran este lunes en distintas zonas de Bangkok y terminasen por ocupar los ministerios de Asuntos Exteriores y de Finanzas.

El ex viceprimer ministro Suthep Thaugsuban, del opositor Partido Demócrata, comanda esta movilización, que empezó hace varias semanas y cobró fuerza este fin de semana con la incorporación de grupos y organizaciones civiles, y la manifestación de un millón de personas el domingo ante el Monumento a la Democracia, que se ha convertido en el campamento base en la capital.

Según el Ejército, solo consiguió 150.000 seguidores, y según la Policía, menos de 100.000.

Yingluck cuenta a su favor con la mayoría parlamentaria y el apoyo en las calles de los “camisas rojas”, partidarios que están reunidos desde el domingo en el estadio nacional Rajamangala de Bangkok, con capacidad para 49.000 personas.

Tailandia arrastra una grave crisis política desde el golpe militar incruento de 2006, que derrocó al Gobierno de Thaksin Shinawatra, hermano mayor de la actual primera ministra.

Suthep ha declarado que su “cruzada” en las calles de Bangkok no es para ganar el poder, sino para expulsar de él para siempre a Thaksin y los suyos.

Bangkok, 25 nov (EFE).- Decenas de miles de personas se manifestaron hoy en Bangkok contra la primera ministra, Yingluck Shinawatra, y su Gobierno y ocuparon los ministerios de Asuntos Exteriores y Finanzas.

La toma de ambos ministerios por cientos de manifestantes se produjo sin la oposición del personal o la intervención de los cuerpos de seguridad.

Las autoridades no han informado de actos de violencia destacables durante esta jornada, si bien el Club de Corresponsales Extranjeros de Tailandia condenó el trato a un fotógrafo y periodista extranjero que recibió varios puñetazos y fue expulsado del lugar por los manifestantes.

Entrada la noche, la primera ministra anunció por la televisión nacional la aplicación de la Ley de Seguridad Interna en Bangkok y tres provincias próximas.

La Ley de Seguridad Interna, de 2008, permite el recorte de los derechos y las libertades civiles según los supuestos establecidos en la Constitución.

La mandataria acusó a los manifestantes de invadir varias agencias gubernamentales y destruir bienes públicos, al tiempo que garantizaba que las fuerzas del orden harán cumplir la ley “sin emplear la fuerza” y respetarán los estándares internacionales.

Yingluck instó a los líderes de las protestas, que son exdiputados, a solventar los problemas en el Parlamento en vez de las calles, y a los manifestantes a respetar la ley y no participar en reuniones ilegales.

La disposición se aplicará en Bangkok, la provincia de Nonthaburi y partes de las de Samut Prakan y Pathum Thani.

La multitudinaria protesta, liderada por el ex viceprimer ministro Suthep Thaugsuban, del opositor Partido Demócrata, arrancó hoy por la mañana en el Monumento a la Democracia, donde está montado el campamento base.

Los manifestantes se dividieron en grupos; cinco se dirigieron a otras tantas cadenas de televisión para reclamar imparcialidad en sus telediarios, uno acudió a la sede de la Policía y otros siete a instalaciones gubernamentales y militares.

Suthep encabezó la columna que tenía como objetivo el Ministerio de Finanzas y, una vez allí, ordenó a sus seguidores que “visitasen” todos los pisos y oficinas pero de manera pacífica y sin causar destrozos.

El movimiento antigubernamental empezó hoy su protesta con flores y silbatos y acabó por ocupar el Ministerio de Exteriores y el de Finanzas, donde Suthep ha instalado la “avanzada” contra el Gobierno.

Unas marchas fueron más rápidas, como la que llegó al canal de televisión Cinco, propiedad del Ejército y situado en la calle Phahon Yothin, y otras tardaron más, como la del Ministerio del Interior, donde los manifestantes protestaron durante cinco horas.

El grupo que se presentó en la sede central de la Policía se encontró con que el director del cuerpo, Adul Saengsingkaew, con quien pidieron hablar, se encontraba en la Casa del Gobierno.

Precisamente, la Casa del Gobierno evacuó a los funcionarios al comienzo de la tarde y se parapetó tras alambradas y controles.

Las instalaciones del canal de televisión 11, propiedad estatal, del Departamento de Relaciones Públicas, también estaban rodeadas por barricadas, alambres de espino y un centenar de policías cuando llegó la columna del exdiputado Thaworn Senneam, del Partido Demócrata.

La “cruzada” de Suthep se reforzó el fin de semana con varias organizaciones, como el Ejército Dhamma, el Grupo Verde de Políticos, la Fuerza Popular Democrática para Derrocar el Thaksilismo y la Red de Estudiantes y Personas por la Reforma de Tailandia.

Suthep vaticinó ayer ante sus seguidores que “esta batalla concluirá en tres días”.

El Congreso de los Diputados tiene previsto votar una moción de censura contra Yingluck el jueves, pero la oposición carece de los votos suficientes para que prospere su iniciativa.

Yingluck también cuenta en las calles con el apoyo de los “camisas rojas”, partidarios que están reunidos desde el domingo en el estadio nacional Rajamangala de Bangkok, con capacidad para 49.000 personas.

Los “camisas rojas” son los miembros del movimiento civil formado tras el golpe militar incruento de 2006 para restablecer al depuesto primer ministro, Thaksin Shinawatra, hermano mayor de Yingluck, y que en la calle orbita en torno al Frente Unido para la Democracia y Contra la Dictadura y en política alrededor del gobernante partido Puea Thai.

Hace tres años, bajo el gobierno del Partido Demócrata, los “camisas rojas” ocuparon el centro comercial de Bangkok durante más de dos meses para forzar la caída del Ejecutivo, con el resultado de 92 muertos, 1.800 heridos y pérdidas millonarias de los comercios de la zona.

Al menos 16 países, entre ellos España, Brasil y Francia, han aconsejado a sus nacionales que extremen las precauciones en las zonas donde se llevan a cabo las protestas en Bangkok.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo