El Ejército libio, en alerta tras choques con un grupo salafista en Bengasi y una decena de muertos

Por Publimetro Colombia

Trípoli, 25 nov (EFE).- El Ejército libio declaró hoy el estado de alerta en la ciudad libia de Bengasi tras la muerte de una decena de personas en unos enfrentamientos entre soldados y hombres armados del grupo salafista Ansar al Sharia.

Según el Gobierno, nueve personas perdieron la vida y 49 resultaron heridas en los choques, en los que se emplearon armas ligeras y medianas, como lanzagranadas RPG.

Por su parte, fuentes de seguridad y médicas consultadas por Efe elevaron el número de víctimas mortales a doce: un civil, cuatro soldados y siete hombres armados del grupo extremista.

Al parecer, todo comenzó con una discusión a las dos de la madrugada (00.00 GMT) entre un ciudadano y un grupo de milicianos de Ansar al Sharia (Partidarios de la Ley Islámica) en la calle Sidi Abdelyalil.

La discusión derivó en un enfrentamiento entre los milicianos y varias personas que, alertadas por los gritos de la discusión, salieron armadas a la calle en defensa de su vecino.

Posteriormente, los hombres armados de Ansar al Sharia dispararon supuestamente contra una patrulla del Ejército que pasaba por la zona, lo que habría hecho que la situación se desbordara y estallaran enfrentamientos en varios barrios de Bengasi entre miembros de esta milicia y unidades de las Fuerzas Armadas.

En los enfrentamientos, una clínica administrada por Ansar al Sharia, uno de los principales grupos islamistas del país, fue saqueada e incendiada por hombres armados, mientras que milicianos de esa formación asaltaron unas oficinas de la administración local.

Los choques han provocado pánico entre gran parte de la población, y los colegios no han abierto hoy sus puertas.

Paralelamente a la declaración del estado de alerta, las autoridades militares han hecho un llamamiento a la población para que eviten circular por las zonas donde se han registrado los combates.

Asimismo, la Oficina de las Fuerzas de Seguridad Mixtas (Policía y Ejército) ha llamado a todos sus efectivos para que se reintegren inmediatamente al servicio.

Además, varias fuentes indicaron que milicias progubernamentales de la ciudad han levantado barricadas en las entradas de la localidad por temor a la llegada de más combatientes de Ansar al Sharia, especialmente de la localidad de Derna, situada al norte de Bengasi.

En este sentido, el portavoz de la Oficina de las Fuerzas Mixtas, Ibrahim al Shara, amenazó con emplear la fuerza aérea en caso de que Ansar al Sharia intente enviar refuerzos desde otras localidades.

El Gobierno libio, a través del ministro de Interior en funciones, Sedik Abdelkarim, calificó lo ocurrido de “agresión” contra el Ejército y advirtió de que los ataques contra las Fuerzas Armadas constituyen una “línea roja” que no se puede cruzar.

Responsables locales y notables de la ciudad, la segunda más importante del país, se han reunido con representantes de Ansar al Sharia para intentar alcanzar un acuerdo.

Para el analista político Mutaz al Machbari, lo ocurrido hoy “supone el primer clavo en el ataúd de las milicias armadas que no actúan bajo la bandera del Estado”.

En unas declaraciones a Efe, Al Machbari subrayó que la actuación del Ejército “aumentará la simpatía internacional, local y popular hacia el Gobierno”.

Asimismo, señaló que el Ejecutivo debería aprovechar esta ocasión para avanzar hacia la expulsión de los grupos armados de Bengasi, como ya ha comenzado a hacer en Trípoli.

Sobre la reunión entre las autoridades locales y representantes de Ansar al Sharia, el analista indicó que los problemas entre el Gobierno y los grupos islamistas vienen de lejos y no se solucionarán con una reunión.

Por otra parte, Al Machari no se mostró confiado en la capacidad de las Fuerzas Armadas para controlar la situación en la ciudad.

“Puede que controlen los barrios, pero es imposible que controlen la seguridad de la ciudad. El Ejército será blanco de ataques, si no hoy, mañana”, advirtió.

Estos enfrentamientos tienen lugar nueve días después de que 43 personas murieran en Trípoli y más de 450 resultaran heridas después de que milicianos de la ciudad de Misrata, al este de Tripoli, dispararan contra una marcha pacífica que pedía la salida de los grupos armados de la capital.

El trágico desenlace empujó al Gobierno libio a desplegar el Ejército en la capital para controlar la situación y a acelerar la salida de las milicias de la ciudad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo