La Conferencia de paz de Siria tiene fecha, el 22 de enero, pero sin solución a los problemas claves

Por Publimetro Colombia

Ginebra, 25 nov (EFE).- La conferencia de paz para Siria, conocida como Ginebra 2, ya tiene fecha, el 22 de enero, pero siguen abiertos los problemas que habían impedido hasta ahora su convocatoria: la presencia de Irán y la formación de la delegación que enviará la oposición siria.

“Hemos acordado el día, pero seguimos trabajando y consultando sobre la lista de invitados”, reconoció hoy sobre el primer obstáculo el mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi.

El acuerdo final sobre la fecha se produjo durante una reunión en Ginebra de Brahimi con la subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos de EEUU, Wendy Sherman, y los viceministros de Asuntos Exteriores de Rusia, Mikhail Bogdanov y Gennady Gatilov.

La conferencia de paz llevaba posponiéndose desde el pasado junio, por lo que el anuncio de su fecha definitiva generó gran expectativa.

Sin embargo, Brahimi señaló en una rueda de prensa posterior que la lista de países invitados no ha sido cerrada y que esto debería quedar definido en la próxima reunión preparatoria que mantendrá con los “número dos” de la diplomacia de EEUU y Rusia el próximo 20 de diciembre.

Irán y Arabia Saudí “están ciertamente entre los posibles participantes”, comentó, evitando extenderse en este asunto que ha generado polémica, por la insistencia del Gobierno sirio de que se invite a Teherán, lo que rechazan la oposición siria y Washington.

La presencia de Arabia Saudí, en cambio, es vista con hostilidad por Damasco y con beneplácito por los grupos opositores debido al apoyo material y financiero que el reino ha ofrecido a éstos.

Rusia -que con Washington lanzó la idea de Ginebra 2- defiende la participación iraní y así lo reiteró hoy el viceministro Gatilov, tras la reunión con Brahimi.

“Mantenemos que la participación de Irán en la conferencia sería necesaria y útil, ya que Irán es una gran potencia regional”, dijo a la prensa rusa en Ginebra.

“Sin la presencia de Irán -agregó- es difícil imaginar que dicha conferencia pueda tomar una decisión que a continuación sea cumplida por todos”.

Por otra parte, Brahimi pidió a las dos partes del conflicto sirio que intenten dar gestos que insuflen confianza en Ginebra 2, como disminuir el nivel de violencia o liberar a los detenidos.

Al mismo tiempo pidió realismo al señalar -en respuesta a una pregunta sobre un eventual alto el fuego- que lo más probable es que “las cosas que esperamos que sucedan, ocurrirán después de la conferencia y no antes”.

En Ginebra 2 no se pretende resolver de un extremo a otro el problema sirio, pero si conseguir que “los sirios puedan hablarse unos a otros y empezar un proceso de paz creíble, factible y efectivo”, dijo el mediador.

A la disyuntiva de invitar o no a Irán se suman los evidentes problemas que tiene la fragmentada oposición siria para formar una delegación realmente representativa, capaz de asumir en la mesa de negociaciones compromisos que sean respetados en el terreno.

A este respecto, Brahimi recalcó la importancia de que la delegación opositora sea “tan representativa como sea posible”, pero -como queriendo moderar las expectativas de unos y otros grupos- recalcó que “no todos los que quieren venir a Ginebra podrán hacerlo”.

La oposición debe ver Ginebra 2 como “un proceso” y no como “un evento”, dijo, para luego asegurar que “todos los que quieran participar en la reconstrucción de lo que yo llamo la nueva República de Siria podrán hacerlo”.

A este respecto, Gatilov sostuvo que Rusia aboga por que en Ginebra 2 sólo haya una delegación de la oposición, que represente a todos los grupos opositores dentro y fuera de Siria.

Explicó que dar tiempo a la dispersa oposición para organizarse es una de las razones por las que se ha aplazado la conferencia de paz hasta el próximo año.

Isabel Saco

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo