La FIDH preocupada por la vulnerabilidad en la transmisión de los resultados en Honduras

Por Publimetro Colombia

Tegucigalpa, 24 nov (EFE).- La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) expresó su preocupación por la vulnerabilidad del sistema de transmisión de resultados de las elecciones en Honduras y pidió al gobierno que garantice los “derechos políticos” de la ciudadanía.

“Sobre la transmisión de las actas electorales, nuestra preocupación es que no lleguen oportunamente o que puedan haber dificultades técnicas en la transmisión de las mismas porque depende de que funcione el fluido eléctrico”, dijo un miembro de la misión de la FIDH, Luis Guillermo Pérez, en una rueda de prensa.

Pérez, abogado colombiano, forma parte de una delegación de la FIDH que vigilará los comicios en Honduras, en los que participarán nueve partidos políticos, cuatro de ellos surgidos tras el golpe de Estado de 2009 contra el entonces presidente Manuel Zelaya.

La FIDH instó al Tribunal Supremo Electoral (TSE) a que “no anuncie resultados definitivos hasta que las actas hayan sido verificadas” ante una posible “irregularidad”, agregó.

Esa organización, con sede en París (Francia), pidió a las autoridades “garantizar las medidas” de seguridad para que los hondureños puedan “sentirse seguros y libres de acudir a ejercer su derecho al voto”, dijo, por su parte, el exjuez español Baltasar Garzón.

El grupo de la FIDH espera que el proceso electoral “sea limpio y que tenga todas y cada una de las garantías que establece la Constitución”, subrayó.

Garzón enfatizó que la delegación de esa organización contribuirá a “prevenir la violencia política y que las libertades políticas del pueblo hondureño sean efectivamente respetadas” durante el proceso electoral.

La FIDH también expresó en un comunicado su preocupación por las “denuncias de violaciones de derechos humanos” que se registran en Honduras desde el golpe de Estado del 28 de junio de 2009 contra Zelaya.

“Notamos con preocupación la información recibida sobre la represión y la criminalización que han sido dirigidas de manera particular contra defensores de los territorios y sus recursos naturales y la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI)”, señala el documento.

También denunció la “militarización de la sociedad y la persecución” de la que son víctimas los defensores de derechos humanos, en especial las mujeres, los pueblos indígenas y la comunidad LGBTI.

En ese sentido, exhorta a las autoridades a prevenir cualquier acto de violencia, proteger los derechos humanos de la población, y garantizar la libertad de información y de expresión.

La FIDH espera también que la jornada electoral “transcurra con normalidad” y llamó a que “si se presenta algún problema” en la transmisión de los resultados “se recurra al recuento manual y revisión de las actas”.

Asimismo, expresó su “satisfacción con la riqueza histórica” del proceso electoral y aplaudió el “entusiasmo” de los hondureños para asistir “masivamente” a ejercer el voto.

Los hondureños elegirán a un presidente, tres vicepresidentes, 128 diputados al Congreso Nacional, 20 al Parlamento Centroamericano con sus respectivos suplentes y 298 corporaciones municipales.

Tegucigalpa, 24 nov (EFE).- La iglesia católica de Honduras abogó hoy por el “respeto y tolerancia” en las elecciones generales del país centroamericano, en las que por primera vez participarán nueve partidos políticos, uno de ellos de izquierda con opciones de triunfo.

“Este día, cada hondureño deposite su voto escuchando la voz de su conciencia, para que exista un único propósito: trabajar unidos por alcanzar el bien común, participando todos en la vida pública con actitudes de solidaridad, inclusión y tolerancia”, subraya la iglesia en el editorial de su semanario Fides.

Añade que “ha llegado el momento de la encuesta real y definitiva, en la cual se ha de manifestar la auténtica voluntad popular para definir quiénes serán seleccionados para convertirse en las nuevas autoridades que han de regir la nación”.

En la contienda electoral participan, por primera vez, nueve partidos representados en ocho candidatos por una alianza de dos pequeños.

Uno de los nuevos partidos, el Libertad y Refundación (Libre, de izquierda), lo lidera Xiomara Castro, esposa del expresidente Manuel Zelaya.

De los nueve partidos, cuatro surgieron tras el golpe de Estado a Zelaya, el 28 de junio de 2009, cuando promovía una consulta para reformar la Constitución, lo que la ley le impedía.

El editorial de Fides señala que en el momento de votar “el ciudadano hondureño estará expresando los objetivos que le mueven, acerca del futuro de la nación”.

“Más que la elección de determinados candidatos, en base a colores políticos o simpatías personales, el voto ha de ser emitido con base en los valores y principios que cada uno sustente, para asegurar que la democracia hondureña salga fortalecida”, añade la publicación.

Expresa además que “se necesita una democracia que esté cimentada sobre la transparencia y la rendición de cuentas, para que la realidad nacional este siempre iluminada por la verdad, en la cual no haya doblez, que lo que se diga, eso sea lo que se haga”.

Las elecciones de hoy son las novenas consecutivas en Honduras desde su retorno a la democracia en 1980, aunque la vuelta a las urnas no ha significado bienestar para las mayorías, sino una profundización de problemas sociales como la pobreza, la violencia, el desempleo, el crimen organizado y la corrupción, entre otros.

“Tomando en cuenta que a pesar de los profundos problemas en la vida pública por efecto de la corrupción; de inseguridad; de narcotráfico y de crimen organizado, Honduras es una nación que tiene un enorme potencial de crecimiento”, subraya Fides.

El editorial también se pronuncia por “una democracia que haga factible crear una sociedad más humana, en la que se realicen esfuerzos serios y sostenidos por eliminar la inequidad, que cual mal endémico de la economía, tiene sumidos en la más ignominiosa pobreza a la mayoría de la población”.

“Que ninguna persona o grupo pretenda colocarse por encima de la Ley. Siempre hay que tener presente que una democracia exige el funcionamiento de un sistema social, político y económico, en donde existan una serie de pesos y contrapesos, que aseguran el equilibrio entre los distintos sectores de la sociedad”, agrega.

También “deberá evitarse que existan autoridades que promuevan concentraciones de poder, haciendo caso omiso del reclamo por la justicia, para afirmar la dominación fáctica de minorías privilegiadas sobre la mayoría de la población”, señala entre otros puntos el editorial.

La iglesia considera que la causa principal de la pobreza y la exclusión en Honduras ha sido el modelo económico y la injusta distribución de la riqueza, sumándose a ello el odio, la confrontación y el sectarismo que han caracterizado a la vida política nacional.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo