Al Asad pide que se deje de "apoyar al terrorismo" para facilitar la paz

Por Publimetro Colombia

Damasco, 30 oct (EFE).- El presidente sirio, Bachar al Asad, afirmó hoy que se debe poner fin al apoyo de algunos países a los “terroristas” que combaten a su régimen, para propiciar el diálogo en la segunda conferencia de paz de Ginebra.

Al Asad insistió en este punto durante una reunión en Damasco con el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Lajdar Brahimi, que busca apoyos a esta conferencia, prevista para el mes de noviembre.

El régimen sirio ya ha confirmado que asistirá a la llamada conferencia Ginebra 2, donde en su opinión tiene que producirse un diálogo “entre sirios” alejado de las injerencias extranjeras.

Según los medios oficiales, Al Asad remarcó que el pueblo sirio es el único que puede definir su futuro y que cualquier solución que se alcance debe gozar de una amplia aceptación popular.

El mandatario destacó también que el éxito de cualquier solución política está vinculado al fin del respaldo a los “grupos terroristas”, como se refieren las autoridades de Damasco a la oposición armada.

A su juicio, se debe aumentar la presión sobre los países que facilitan la entrada de los extremistas al territorio sirio y les suministran armas y fondos.

“Este asunto es el paso más importante para propiciar las circunstancias adecuadas para el diálogo”, subrayó Al Asad, que acusa principalmente a Catar, Arabia Saudí y Turquía de armar a los rebeldes.

Brahimi aseguró, por su parte, que sus esfuerzos se centran en facilitar que los sirios participen en la reunión, se acuerde una solución pacífica lo antes posible y se diseñe una visión preliminar sobre el futuro de Siria.

En el encuentro, el mediador internacional expuso los contactos efectuados durante la gira internacional que está llevando a cabo para preparar la conferencia de paz.

El principal grupo opositor, la Coalición Nacional Siria (CNFROS), es reticente a participar en Ginebra 2, mientras que varios grupos armados de tendencia islamista ha denunciado que acudir a la conferencia equivale a una “traición”.

Esta previsto que la CNFROS adopte una postura definitiva a finales de la próxima semana durante una reunión de su ejecutiva en Estambul.

Ante esta indecisión, Rusia, uno de los principales aliados de Al Asad, criticó hoy que algunos opositores y sus aliados estén dificultando la celebración de la conferencia.

“Esperamos que no haya provocaciones que arruinen el proceso”, advirtió el jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, en Atenas, donde se encuentra de visita oficial.

Durante su estancia en Damasco, el mediador internacional se entrevistó también ayer con el ministro de Exteriores, Walid al Mualem, y con dirigentes de la llamada “oposición interna”, que abogan por una transición pacífica y respaldan la participación en Ginebra 2.

Este segundo encuentro de Ginebra fue propuesto por Washington y Moscú en mayo pasado para dar una salida política a la actual guerra civil y aplicar la iniciativa de transición acordada en la ciudad suiza en junio de 2012.

Dicha iniciativa, consensuada por el Grupo de Acción para Siria, que incluye a EEUU y Rusia, estipula la formación de un gobierno de transición en el que estén representadas figuras del régimen y de los grupos opositores.

En su última visita a Damasco, en diciembre de 2012, Brahimi ya abogó por impulsar esa propuesta de un gobierno de transición en Siria y consideró que “reúne todos los elementos necesarios para poner fin al conflicto”.

El Cairo, 30 oct (EFE).- La Cruz Roja expresó hoy su preocupación por la crítica situación de los civiles que continúan atrapados en la zona de Muadamiya, en las afueras de Damasco, de donde ayer fueron evacuadas 1.800 personas, principalmente mujeres y niños.

Una portavoz de esta organización en Siria, Rima Kamal, dijo a Efe por teléfono que las autoridades no han permitido hasta ahora a los trabajadores de la Cruz Roja y la Media Luna Roja acceder a la zona, en manos de los rebeldes y cercada por las tropas del régimen.

Kamal explicó que la situación es extrema debido a la falta de suministros médicos y alimentos desde hace meses.

Se desconoce el número de civiles que continúan atrapados en Muadamiya, después de que en las ultimas semanas fueran evacuadas unas 7.000 personas.

La primera operación para permitir la salida de los civiles se llevó a cabo el pasado 12 de octubre y la última ayer, cuando lograron abandonar la zona 1.800 personas, en su mayoría mujeres y menores de edad.

La portavoz precisó que la Cruz Roja no ha participado en las negociaciones para lograr la evacuación de los civiles, llevadas a cabo exclusivamente entre la oposición y el régimen sirio.

Los miembros de la Cruz Roja y la Media Luna Roja se mantuvieron ayer fuera de la zona para facilitar el traslado de los civiles a varios campamentos ubicados en las afueras de Damasco.

Kamal señaló que entre los evacuados hay algunos enfermos y numerosos casos de malnutrición y fatiga extrema.

También lamentó que no se les haya otorgado permiso para entrar en la zona, pese haberlo pedido repetidamente, y agregó que otras poblaciones de la periferia de Damasco y de otras provincias sufren una situación similar.

Muadamiya fue una de las zonas afectadas por un ataque con armas químicas el pasado 21 de agosto, en el que la oposición siria denunció la muerte de más de mil personas.

La opositora Coalición Nacional Siria (CNFROS) acusó del ataque al régimen sirio y advirtió recientemente de la preocupante situación de los civiles allí cercados.

Este ataque químico fue condenado por la comunidad internacional y llevó a EEUU y otros países aliados a amenazar con una intervención militar en Siria.

El mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi, se reunió hoy en Damasco con el presidente, Bachar al Asad, para preparar la conferencia de paz de Ginebra 2, que tratará de dar una salida a el conflicto.

Pese a los esfuerzos mediadores, los bombardeos y los combates prosiguen en todo el país, donde hoy se registró un sangriento ataque de los rebeldes contra una población de mayoría alauí, la confesión de Al Asad, en la provincia central de Homs.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos y la televisión oficial siria, once civiles, entre ellos mujeres, murieron en la aldea de Shaluj.

Las brigadas insurgentes irrumpieron en esta aldea y atacaron, además, un puesto de control del ejército, donde mataron a seis soldados, según el Observatorio.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo