El SPD ve "ineludible" una comisión parlamentaria sobre el espionaje de EEUU

Por Publimetro Colombia

Berlín, 28 oct (EFE).- El Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), en conversaciones para formar una coalición con los conservadores de Merkel, considera “ineludible” crear una comisión parlamentaria de investigación sobre el espionaje estadounidense en su país.

La secretaria general del SPD, Andrea Nahles, aseguró además, en unas declaraciones difundidas hoy por el diario popular “Bild”, que en esta comisión sería un “valioso testigo” Edward Snowden, el exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) que destapó el programa masivo de escuchas de EEUU.

“Una comisión de investigación del Bundestag (cámara baja alemana) que aporte luz en la oscuridad es inevitable”, afirmó Nahles, que une así su voz a las peticiones de Los Verdes y La Izquierda, para analizar en sede parlamentaria el escándalo.

De esta forma tres de los cuatro grupos parlamentarios en el Bundestag han abogado ya por la creación de una comisión de investigación sobre las escuchas estadounidenses en Alemania, su alcance, sus objetivos y el conocimiento de ellas que tenía el gobierno de la canciller Angela Merkel.

“Estas operaciones son insoportables. Tienen el poder de destruir todos los lazos que desde siempre nos han unido con EEUU”, apuntó Nahles.

Por su parte, el experto en política interior de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, Wolfgang Boschbach, se mostró en el diario “Saarbrücker Zeitung” escéptico ante este tipo de comisión y dudó que se puedan aclarar “las prácticas de espionaje de EEUU” con los indicios con que cuenta Alemania.

De forma paralela, el Ministerio de Interior alemán está revisando su política de protección de las comunicaciones y, según publica hoy el diario “Bild”, está estudiando prohibir a sus ministros y altos funcionarios el uso de teléfonos móviles no encriptados.

Washington, 28 oct (EFE).- El Director Nacional de Inteligencia de EEUU, James Clapper, hizo públicos hoy varios documentos anteriormente clasificados sobre programas de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).

Los documentos datan en su mayoría de 2009, cuando la Casa Blanca presionó al Congreso para aprobar secciones de la Ley Patriótica, aprobada en 2001 tras los atentados del 11S, que iban a caducar, aunque incluye también informes de 2011.

Entre los documentos desclasificados se detalla como el Departamento de Justicia autorizó la captura de datos de teléfonos móviles desde las torres de transmisión desde 2010.

Eso detalles y la justificación legal bajo la Ley Patriótica fueron notificados a los comités de inteligencia de la Cámara de Representantes y el Senado.

Otros documentos confirman que la NSA, el FBI y el Departamento de Justicia notificaron al Congreso de sus intenciones de fortalecer su recopilación de los llamados “metadatos” telefónicos, que incluye información de números de teléfono u hora de las llamadas, pero no contenido.

Desde que en junio Edward Snowden, ex analista de la NSA, comenzara a filtrar datos de los programas de espionaje telefónico y en internet de la agencia el Gobierno de Barack Obama se ha comprometido a desclasificar detalles de los programas de espionaje en aras de la transparencia.

Con esta nueva publicación de información y la del pasado septiembre, Clapper intenta aclarar al público estadounidense que el espionaje no vulneró el derecho a la privacidad de los estadounidenses.

Pese a la desclasificación de documentos, la administración de Obama se enfrenta a una gran presión, sobre todo después de que Snowden revelara que la EE.UU. espió a mandatarios de países europeos y latinoamericanos, algo que pone en peligro la relación de confianza con naciones aliadas.

Hoy el diario Wall Street Journal y el Washington Post aseguraron que Obama desconocía que se espiaban las comunicaciones de líderes de países aliados hasta este mismo verano, cuando ordenó suspender alguno de ellos.

Según las fuentes gubernamentales consultadas por el Post, Obama fue informado este verano de un programa bajo el título “recopilación de datos de jefes de Estado, que incluía el espionaje a la canciller alemana Angela Merkel desde 2002.

Obama se mostró sorprendido de que no sólo se espiara a líderes de países adversarios, sino también de naciones amigas, aunque no transmitió enfado por no conocer esos detalles o por el hecho de los servicios de inteligencia tengan un acceso tan amplio.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo