EE.UU. mantiene la opacidad sobre la NSA y no aclara si espió en el pasado a Merkel

Por Publimetro Colombia

Washington, 24 oct (EFE).- El Gobierno de EE.UU. se mantuvo hoy firme en la opacidad con la que ha tratado desde un principio las revelaciones sobre la agencia de inteligencia NSA y evitó aclarar si espió o no en el pasado un teléfono celular de la canciller alemana, Angela Merkel.

Poco después de que Merkel declarara “totalmente inaceptable” el espionaje de Estados Unidos a sus “amigos”, en Bruselas, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, eludió la pregunta de si EE.UU. pinchó un celular que la canciller utilizó entre octubre de 1999 y el pasado julio, como ha indicado el diario Die Welt.

“El presidente (de EE.UU., Barack Obama,) habló (ayer) por teléfono con la canciller Merkel y le aseguró que Estados Unidos no está supervisando ni supervisará las comunicaciones de la canciller”, insistió Carney en su conferencia de prensa diaria.

Preguntado por si tampoco las supervisó en el pasado, cuando según el diario se produjeron las escuchas, el portavoz se limitó a señalar que Estados Unidos no va a hablar “públicamente” sobre “cada alegación de actividades de inteligencia”.

A esa misma frase han recurrido la Casa Blanca y el Departamento de Estado al menos una docena de veces en las últimas semanas, a medida que aparecían nuevas revelaciones sobre las actividades de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) en países como Alemania, Francia, Brasil o México.

“Éstas son conversaciones que vamos a tener caso por caso de forma privada, por canales diplomáticos, con cada uno de los países cuando nos muestren sus preocupaciones”, subrayó hoy a los periodistas una portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf.

Carney, por su parte, sí admitió que las revelaciones sobre el modo de operar de la inteligencia estadounidense, divulgadas a distintos medios por el exanalista de la NSA Edward Snowden, han provocado “tensión” en las relaciones de Estados Unidos con países de todo el mundo.

Una señal clara de esos estragos estuvo en el hecho de que el ministerio de Exteriores alemán convocara hoy, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, al embajador de un país aliado, el estadounidense John B. Emerson.

El embajador estadounidense en Berlín “aseguró al ministro de Exteriores”, Guido Westerwelle, “que seguirá habiendo consultas bilaterales sobre las alegaciones de recopilación de información por parte de las agencias del Gobierno estadounidense”, explicó Harf.

En las conversaciones con sus aliados, Estados Unidos insiste además en que Obama ha ordenado revisar las actividades de inteligencia “para garantizar que hay un equilibrio adecuado entre las preocupaciones de seguridad de nuestros ciudadanos y aliados y las relativas a la privacidad”, según destacó Carney.

A las revelaciones sobre el espionaje a Merkel se sumó hoy una nueva información del diario británico “The Guardian” según la cual la NSA espió hasta 2006 las llamadas telefónicas de 35 líderes mundiales, a los que no identifica.

En México también se ha disparado la indignación desde el fin de semana pasado, cuando la revista alemana Der Spiegel informó de que la NSA había accedido ilegalmente en 2010 a la cuenta de correo electrónico del entonces presidente mexicano, Felipe Calderón.

Consultado por Efe al respecto, un portavoz del Departamento de Estado evitó esta semana confirmar o negar la acusación y señaló únicamente que “Estados Unidos recopila información extranjera del mismo tipo que la que recopilan todos los países”.

“Estados Unidos valora su relación con México, un aliado estratégico con el que disfruta de cooperación cercana en muchos frentes, como demostró la exitosa visita al país de Obama en mayo”, señaló el portavoz, que pidió el anonimato.

El Gobierno de Brasil también se ha mostrado extremadamente irritado por las revelaciones, que, en opinión del experto en la región Carl Meacham, demuestran “el interés de Estados Unidos en información sobre los grandes poderes económicos” del continente.

“Pero ese interés puede volverse en contra de los esfuerzos diplomáticos de Estados Unidos, que estaba en proceso de fortalecer sus relaciones con México y Brasil durante el periodo en el que supuestamente les espió”, escribió hoy Carl Meacham, director del programa para las Américas del Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS) en la web de esa institución.

Lucía Leal

Londres, 24 oct (EFE).- La Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA) espió las llamadas telefónicas de 35 líderes mundiales, asegura hoy el diario británico “The Guardian” a partir de un documento filtrado por el exagente de ese organismo estadounidense Edward Snowden.

En el memorándum confidencial, con fecha de 2006 y que no detalla la identidad de esos líderes, la NSA anima a funcionarios en departamentos sensibles como la Casa Blanca y el Pentágono a compartir sus contactos para poder añadir los números de teléfono de políticos extranjeros a sus sistemas de vigilancia.

El documento relata que un funcionario entregó a la agencia cerca de 200 números de teléfonos, incluidos los de 35 líderes mundiales.

La revelación llega en medio de tensiones diplomáticas ante las sospechas de que los servicios secretos estadounidenses interceptaron el teléfono móvil de la canciller alemana, Angela Merkel.

El Gobierno estadounidense no aclaró hoy si espió o no en el pasado a Merkel, si bien subrayó que actualmente no se están interviniendo sus comunicaciones, mientras que la canciller dijo por su parte que “no es aceptable en absoluto el espionaje entre amigos y aliados”.

El informe confidencial publicado por “The Guardian” sugiere que el presunto espionaje a la canciller alemana no habría sido un hecho fortuito, sino que la NSA pudo haber interceptado de manera rutinaria las comunicaciones de líderes mundiales, entre otros la misma Merkel.

El documento, fechado en octubre de 2006, estaba destinado a los trabajadores del departamento de Dirección de Señales de Inteligencia (SID, en inglés) de la agencia.

El texto filtrado por Snowden, que en mayo de 2013 aireó el funcionamiento del sistema Prism sobre el espionaje de millones de personas a través de internet, describe cómo los funcionarios con alguna relación con políticos y líderes mundiales pueden ayudar a la NSA.

“En un caso reciente”, relata el documento, “un funcionario proporcionó a la NSA 200 números de teléfono de 35 líderes mundiales (…) A pesar del hecho de que la mayoría están disponibles a través de fuentes abiertas, los PCs (centros de producción de inteligencia) han detectado 43 números no conocidos hasta entonces”, indica el documento.

Si bien el texto asegura que el espionaje sobre esos números produjo “poca” información de inteligencia, también aclara que los teléfonos que proporcionó el funcionario sirvieron para descubrir nuevos contactos para añadir al sistema de seguimiento.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo