Las reformas democráticas de Erdogan son rechazas por la minoría kurda

Por Publimetro Colombia

Ankara, 30 sep (EFE).- El paquete de reformas democráticas anunciado hoy por el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, y considerado esencial para acabar con el conflicto kurdo, ha sido acogido con frialdad por esa comunidad y por la oposición política, que consideran las medidas insuficientes.

El esperado conjunto de medidas, que estaba llamado a dar respuesta a las demandas de las minorías kurda, alauí y no musulmanas de Turquía, no ha satisfecho las expectativas de estos grupos.

Gulten Kisanak, copresidente del partido kurdo Paz y Democracia (BDP), afirmó que el paquete no estaba diseñado para cumplir con las demandas de la gente, sino con las demandas del partido de Erdogan, el islamista AKP.

Entre los círculos kurdos se denuncia que no es un “paquete democratizador”, sino un “paquete electoral”, y que los cambios que propone para el sistema electoral solo ayudarían a que el AKP consiguiera más diputados con menos votos, mientras que los partidos partidos pequeños se verían abocados a desaparecer.

Asimismo, los kurdos se mostraron decepcionados por no encontrar medidas que sirvan para liberar a los miles de políticos de esa minoría que están en la cárcel o que aseguren la educación en su idioma nativo.

Las propuestas de Erdogan sí incluyen levantar la prohibición de letras como la “q”, la “w” y la “x”, inexistentes en turco pero sí en la lengua kurda, y también permitir que varias localidades recuperen su nombre original en kurdo.

En su presentación hoy de las medidas, Erdogan afirmó que la “educación en lenguas diferentes y dialectos estará permitida en las escuelas privadas”.

“Para los kurdos, esto significa decir que su lengua materna es una ‘lengua diferente’, lo que les parece insultante”, declaró Kisanak.

La aprobación de medidas relativas a los derechos de los 12 millones de kurdos que viven en Turquía es uno de loe elementos claves del proceso de paz que arrancó en marzo entre el Gobierno y la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

De hecho, el PKK justificó su decisión de detener la salida de sus fuerzas de suelo turco, otro de los ejes de las negociaciones, justo en los retrasos del Gobierno a la hora de aplicar esas reformas.

No sólo los kurdos han reaccionado con frialdad a las propuestas del Ejecutivo, pues también los grandes partidos de la oposición laica y nacionalista han mostrado su rechazo.

Entre las reformas, Erdogan propone un cambio en el criticado sistema electoral, que exige un mínimo del 10 por ciento de los votos para que una formación pueda entrar en el Parlamento.

Erdogan propuso hoy tres alternativas: mantener el actual umbral; bajarlo hasta el 5 por ciento, o eliminar ese límite y aplicar un sistema con un solo diputado por circunscripción.

Con todo, los analistas políticos destacaron que solo el partido de Erdogan se beneficiaría de la segunda variante y que la tercera no se ajustaría en absoluto a la realidad de Turquía.

Por otro lado, la demanda de la comunidad alauí, que exigía que los “cemevleri”, sus templos religiosos, tengan el mismo estatus que las mezquitas, tampoco entró en el paquete.

El mensaje del primer ministro para las minorías no musulmanas llegó con la promesa a la comunidad ortodoxa siriana de que se devolverán tierras adscritas al monasterio cristiano de Mor Gabriel.

El establecimiento de una institución para la cultura y la lengua gitanas, así como de un ente para gestionar los problemas de la minoría gitana en el país, también vienen incluidos en el paquete.

Erdogan anunció asimismo que se levantará el veto a que las mujeres usen el velo para la cabeza en las instituciones públicas, aunque la prohibición se mantiene para las juezas, las fiscales y el personal militar y policial.

“Las sanciones por crímenes de odio, particularmente por aquellos basados en la religión, la nacionalidad o la etnia, se aumentarán y se creará una institución para luchar contra la discriminación”, aseguró Erdogan, añadiendo que habrá castigos para aquellos que impidan a los grupos religiosos practicar su fe.

Las regulaciones en las protestas y las manifestaciones también se modificarán para incrementar la libertad de asamblea, alargando hasta la medianoche el horario para celebrar concentraciones.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo