El Gobierno de Filipinas declara Zamboanga libre de rebeldes musulmanes

Por Publimetro Colombia

Manila, 28 sep (EFE).- El Gobierno de Filipinas anunció hoy la liberación de la sureña ciudad de Zamboanga, después de 20 días de combates con los rebeldes musulmanes que la asaltaron y que han causado cerca de 200 muertos y decenas de miles de desplazados.

“Misión cumplida”, proclamó el ministro filipino del Interior, Mar Roxas, y señaló que había llegado el momento de empezar la segunda fase, la de limpieza, para luego completar la operación con la etapa de reconstrucción.

Roxas destacó que “el daño es enorme” en esa población de mayoría cristina y cerca de un millón de habitantes, y añadió que casi 10.000 viviendas han sido destruidas o quemadas.

El titular filipino de Defensa, Voltaire Gazmin, y Roxas visitaron por la mañana una sección del distrito de Santa Catalina, que junto con el de Santa Bárbara fueron las dos barriadas en las que se atrincheraron los últimos días los rebeldes, miembros de la facción disidente del Frente Moro de Liberación Nacional (FMLN) que dirige Nur Misuari.

Los insurgentes entraron en Zamboanga por mar el 9 de septiembre y ocuparon en un principio cinco distritos, pero al final acabaron por quedar atrapados en las barriadas más próximas al mar y sin civiles que les sirviesen de escudos.

Un total de 195 rehenes fueron liberados o escaparon de sus captores en estas casi tres semanas de conflicto, según Defensa.

Además, y de acuerdo con los datos del ayuntamiento de Zamboanga, de los más de 300 insurgentes que participaron en el asalto inicial, 166 han muerto, 247 fueron arrestados y 24 se rindieron.

Las fuerzas de seguridad buscan hoy en las zonas liberadas a Habier Malik, el lugarteniente de Nur Misuari que comandó el asalto y de quien se decía esta semana que había resultado herido.

Gazmin señaló a los periodistas que están verificando la identificación de los cadáveres que han recogido para certificar o descartar que el rebelde Malik se encuentre entre estos.

La intención del ataque encabezado por Malik era izar en Zamboanga, una de las poblaciones más emblemáticas de Mindanao, la bandera de la república musulmana que Misuari declaró unilateralmente en agosto.

Aunque los rebeldes no cumplieron su misión y las autoridades han adelantado que presentarán cargos de rebelión contra Misuari, los enfrentamientos han afectado a 158.000 civiles, de los que 109.000 tuvieron que abandonar sus casas.

Con casi 10.000 viviendas destruidas, muchos de los desplazados tendrán que pasar todavía semanas en los centros de acogida a la espera de alguna de las 500 casas que las autoridades han prometido construir inmediatamente.

La representante de Naciones Unidas y coordinadora Humanitaria en Filipinas, Luiza Carvalho, advertía esta semana que la situación en Zamboanga se había convertido en una crisis humanitaria.

Las alrededor de 70.000 personas que se refugiaban en el complejo deportivo de la ciudad necesitaban urgentemente alimentos, agua potable y tiendas, y además corrían el riesgo del brote de epidemias debido a las condiciones en las que vivían, según la ONU.

La liberación de Zamboanga, donde solo queda un puñado de rebeldes tratando de escapar, según el general Emmanuel Bautista, supondrá un alivio para los damnificados.

Misuari fundó el FMLN en 1971 y fue la principal organización musulmana en armas de Filipinas hasta que firmó la paz en 1996.

Cinco años después denunció el pacto y se levantó en armas cuando iba a perder en las urnas su cargo de gobernador de la Región Autónoma del Mindanao Musulmán, pero solo le siguió una facción del FNLN.

Algunos analistas filipinos opinan que Misuari “está tratando de hacer ruido” para boicotear las negociaciones entre el Gobierno y el Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI), otra organización musulmana que gobernará la mayor parte del sur de Filipinas cuando firme la paz.

El FMLI nació de una escisión del FMLN en 1978 y se fundó formalmente en 1984.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo