Damasco tacha de "falsas" las pruebas de EEUU sobre el uso de armas químicas

Por Publimetro Colombia

Damasco, 30 ago (EFE).- El régimen sirio calificó hoy de “falsas” las pruebas presentadas por Estados Unidos sobre el uso de armas químicas en Siria y afirmó que se basan en los datos de los activistas y de la oposición.

En un comunicado, el Ministerio de Exteriores subrayó que la acusación vertida por el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, es “nula y sin efecto” y desafío a Washington a aportar “una prueba real”.

Para el Gobierno sirio, estas denuncias son usadas por “aquellos que preparan el terreno para una agresión contra el pueblo sirio que podría causar la muerte de cientos de víctimas civiles”.

Kerry dijo hoy que las pruebas de que dispone su Gobierno sobre la responsabilidad del régimen de Bachar al Asad en el ataque del pasado 21 de agosto en Damasco con armas químicas son “claras y convincentes”.

Estados Unidos dice haber confirmado que en ese ataque fallecieron 1.429 personas, de ellas 426 niños, una cifra similar a la barajada por la oposición siria.

Según el Ministerio de Exteriores sirio, Kerry ofreció como pruebas “las viejas historias dadas hace más de una semana por los terroristas”, como Damasco se refiere a los rebeldes.

Aseguró que son “fabricaciones y mentiras” y acusó a la oposición en el extranjero de presionar para lograr un ataque estadounidense contra Siria.

“Nos sorprende que una superpotencia engañe a su opinión pública de esta manera ingenua y sin pruebas”, dice la nota.

Además, denunció que Estados Unidos adopta sus posturas “de paz o de guerra” en función de lo que publican las redes sociales e internet.

El régimen sirio ha negado haber utilizado armas químicas contra la población y ha responsabilizado a los rebeldes del empleo de las mismas.

Un equipo de expertos de la ONU concluyó hoy sus investigaciones sobre el terreno sobre el uso de estas armas en Siria, el motivo esgrimido por los países que abogan por una intervención militar.

Damasco, 30 ago (EFE).- Los expertos de la ONU visitaron hoy un hospital militar de Damasco para finalizar sus pesquisas sobre el uso de armas químicas en Siria y presentar un informe preliminar, que fue rechazado de antemano por el régimen al considerar que la misión no es completa.

Al término de la última jornada de investigaciones sobre el terreno del equipo de la ONU, las autoridades sirias exigieron que se inspeccionaran las zonas donde soldados gubernamentales se vieron afectados por gases tóxicos y se espere a los resultados de los análisis de laboratorio de las pruebas recogidas.

El ministro sirio de Asuntos Exteriores, Walid al Mualem, en una conversación telefónica, pidió al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, objetividad en la investigación al margen de las presiones exteriores.

Al Mualem subrayó que su Gobierno rechaza “cualquier informe preliminar emitido por la Secretaría General de la ONU antes de que los expertos cumplan con su misión en Siria”.

Según las declaraciones difundidas por la agencia oficial Sana, el jefe de la diplomacia siria considera prematuro que los expertos abandonen Siria mañana, sábado, y ese mismo día presenten ante la ONU sus evaluaciones preliminares sobre el uso de armas químicas.

Por su parte, la representante de la ONU para Asuntos de Desarme, Angela Kane, ya salió hoy de Siria.

Para las autoridades, es necesario que el equipo de la ONU investigue los lugares donde los soldados gubernamentales sufrieron un intoxicación.

Los expertos de la ONU visitaron hoy el hospital militar de Mezzeh, en el centro de Damasco, donde se encuentran ingresados algunos de los militares supuestamente intoxicados.

Sin embargo, no acudieron a los túneles que pertenecían a los rebeldes donde se vieron expuestos a dichos gases tóxicos.

Según las Fuerzas Armadas sirias, los rebeldes usaron armamento químico hace seis días en el suburbio de Yobar, en Damasco, lo que provocó al menos 20 casos de asfixia entre los soldados gubernamentales.

En los últimos tres días, los expertos visitaron las zonas de Muadamiya, Zamalka y Ain Tarma, en la periferia de Damasco, donde la oposición denunció la muerte de más de mil personas en un supuesto ataque gubernamental el pasado 21 de agosto.

El equipo de la ONU recogió allí pruebas y tomó muestras de sangre y tejidos de los supervivientes de ese supuesto ataque con armas químicas.

Las autoridades de Damasco han rechazado las acusaciones de la oposición y culpado a los rebeldes de dicho ataque y del registrado en Yobar.

La comunidad internacional sigue dividida ante un eventual ataque a Siria y espera el informe preliminar de los expertos de la ONU, mientras el destacado legislador iraní Alaedin Boruyerdi llegó hoy a Damasco.

Fuentes iraníes en Damasco dijeron a Efe que Boruyerdi, presidente de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento de Teherán, encabeza una delegación de diputados y se reunirá con el presidente sirio, Bachar al Asad.

Teherán, el principal aliado de Damasco en Oriente Medio, ha alertado de que una intervención militar en Siria tendrá repercusiones en toda la región.

Hace cinco días, el general Masud Jazayeri, miembro del Estado Mayor del Ejército iraní, advirtió a EEUU de que deberá hacer frente a “graves consecuencias” si traspasa lo que definió como “las líneas rojas de Siria”.

Ban apeló ayer a que se dé una oportunidad a la vía diplomática, como también hizo el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Lajdar Brahimi.

En esta línea y para ganar tiempo, Al Mualem instó a Ban a que apoye los esfuerzos para celebrar la conferencia de Ginebra II, propuesta por Washington y Moscú para dar una salida al conflicto sirio pero que se ha ido posponiendo.

“La solución política es la salida de esta situación y cualquier agresión contra Siria solo truncará estos esfuerzos”, subrayó el ministro sirio de Exteriores en respuesta al tono beligerante de países como EEUU y Francia.

París, 30 ago (EFE).- La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) pidió hoy a la comunidad internacional una reacción “firme e inmediata” a través del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas si se confirma que el régimen sirio utilizó armas químicas en un ataque aéreo el pasado 21 de agosto cerca de Damasco.

“Debemos ver una respuesta firme e inmediata de la comunidad internacional, en particular del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que tiene responsabilidad exclusiva de respuesta en este tipo de crímenes y situaciones”, señaló la FIDH en un comunicado.

Esa organización con sede en París, que estima que los muertos en el conflicto sirio exceden las 100.000 personas desde su inicio, en marzo de 2011, pidió que “al menos” el Consejo de Seguridad de la ONU imponga un embargo de armas a Siria.

Ante la “llamada de algunos países a la intervención militar en Siria”, la FIDH recordó que la comunidad internacional debe proteger a la población siria de “más atrocidades” pero que los Estados deben reaccionar respetando “el derecho internacional” y que se les puede pedir que rindan cuentas si no respetan las leyes internacionales.

Esa organización, que pidió que se lleve a los responsables de los abusos ante el Tribunal Penal Internacional, criticó además a Rusia por aprovisionar a Siria de armas que “se emplean para atacar a civiles” y a Moscú y a Pekín por el “abuso del veto” en el Consejo de Seguridad de la ONU “para evitar una acción a pesar de los crímenes contra la humanidad que se están cometiendo”

“Es una indicación clara de que la ONU debe reformar sus procedimientos para evitar que ciertos Estados no paralicen el Consejo de Seguridad mediante el uso inapropiado del veo en casos de crímenes internacional”, concluyó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo