Brasil destituye al embajador y encargado de negocios de la embajada en Bolivia

Por Publimetro Colombia

Brasilia, 29 ago (EFE).- El nuevo canciller brasileño, Luiz Alberto Figueiredo, oficializó hoy la destitución del embajador del país en La Paz, Marcel Biato, y del encargado de negocios Eduardo Saboia, tras la huida a Brasil del senador boliviano Roger Pinto.

La decisión fue publicada hoy en el Diario Oficial pero sin aclarar los motivos, aunque según dijo este miércoles a los periodistas el ministro Figueiredo, obedece a la salida de Pinto de la embajada en La Paz, en la que estuvo alojado desde el 28 de mayo de 2012.

Saboia confesó su participación en la salida de Pinto, que ha generado un serio conflicto diplomático entre ambos países, mientras que Biato se había tomado vacaciones unos días antes de que el senador boliviano abandonase la embajada.

Según admitió Saboia, Pinto fue llevado en un automóvil oficial de la embajada, escoltado por soldados brasileños, hasta la fronteriza ciudad de Corumbá, a la que llegó el pasado sábado sin que el Gobierno boliviano hubiese expedido el debido salvoconducto.

Desde allí viajó hacia Brasilia, donde se encuentra desde el domingo, en un avión fletado por el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado brasileño, Ricardo Ferraço, quien le recibió en Corumbá.

Saboia fue llamado a consultas en Brasilia por ese incidente y está sometido a un proceso disciplinario.

Biato, por su parte, había sido propuesto por la presidenta Dilma Rousseff como nuevo embajador de Brasil en Suecia, pero la propia jefa de Estado anuló esa sugerencia, que aún debía ser refrendada por el Senado, tras saber de la salida de Pinto de la embajada.

Según explicó Figueiredo, Biato permanecerá en Brasilia, pero su destino en el Ministerio de Relaciones Exteriores todavía no ha sido decidido.

Debido al incidente generado con Bolivia por la salida de Pinto, opositor del Gobierno de Evo Morales y acusado por la justicia de su país de delitos de corrupción, el pasado lunes dimitió el hasta entonces canciller de Brasil Antonio Patriota.

Según han confirmado fuentes brasileñas, Rousseff y Morales discutirán el asunto personalmente mañana, cuando coincidirán en la Cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que se celebrará en la ciudad de Paramaribo.

Morales ha exigido que Brasil “devuelva” al senador Pinto, quien a su vez ha solicitado refugio a la Comisión Nacional de Refugiados (Conare), organismo que depende del Ministerio de Justicia.

Asimismo, la Fiscalía General de Bolivia anunció hoy en La Paz que ha solicitado a la Interpol su “captura” y “entrega”.

La Paz, 29 ago (EFE).- La Fiscalía General boliviana anunció hoy que ha solicitado a la Interpol la emisión de una “notificación roja” para la captura y entrega del senador opositor Roger Pinto, que huyó a Brasil la semana pasada tras más de año y medio refugiado en la Embajada de ese país en La Paz.

El fiscal general interino, Roberto Ramírez, explicó que la solicitud fue enviada tras hacer una “valoración de todos los procesos investigativos y los mandamientos de aprehensión que pesan en contra el senador Roger Pinto”, según un comunicado del Ministerio Público.

Ramírez recordó que hay tres órdenes de aprehensión contra Pinto emitidas en 2012 y este año por tribunales bolivianos, como parte de algunos de los procesos abiertos por la justicia local por supuestos casos de corrupción.

“Esta persona (Pinto) tiene que responder por los procesos investigativos por hechos de corrupción, por eso son activados estos mecanismos internacionales para que se puedan efectivizar estas órdenes de aprehensión, éste es el trámite que se sigue siempre cuando una persona se declara rebelde”, dijo Ramírez.

Según la Fiscalía boliviana, el hecho de que una persona sea objeto de una “notificación roja” significa que se ha solicitado a todos los países que la identifiquen o localicen para su posterior detención preventiva y extradición.

El senador opositor fue acogido en la embajada brasileña el 28 de mayo de 2012, fecha en que pidió asilo político a Brasil bajo el argumento de que era objeto de una persecución política, lo que han negado las autoridades bolivianas.

El político logró escapar a Brasil el pasado viernes con el apoyo de responsables de la Embajada brasileña en La Paz, lo que causó una crisis diplomática entre ambos países y desembocó en la dimisión del ministro brasileño de Exteriores, Antonio Patriota.

Las autoridades bolivianas acusan a Pinto en varios juicios de presuntos actos de corrupción por 2,5 millones de dólares (1,8 millones de euros), denuncias que el político opositor ha rechazado siempre.

La Fiscalía recordó que el senador fue condenado a un año de cárcel por un tribunal boliviano que le declaró culpable de daños económicos al Estado calculados en unos 1,7 millones de dólares (1,3 millones de euros).

Los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Brasil, Dilma Rousseff, se reunirán este viernes en Surinam, donde participarán en la Cumbre de la Unasur, para buscar una solución a la crisis abierta por el caso Pinto.

Brasilia, 29 ago (EFE).- El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado brasileño, Ricardo Ferraço, quien colaboró en la salida del legislador opositor boliviano Roger Pinto hacia Brasil, afirmó hoy que Bolivia vive una “dictadura disfrazada”.

Según dijo Ferraço a corresponsales extranjeros, el presidente boliviano, Evo Morales, es el “mayor responsable” por la forma en que ocurrió la salida de Pinto de la embajada brasileña en La Paz, en la que estaba acogido desde el 28 de mayo de 2012.

No obstante, también aseguró que parte de la “responsabilidad” es del Gobierno brasileño, que fue “indiferente” frente al caso.

Pese a la concesión de un asilo diplomático en junio de 2012, Pinto no podía viajar a Brasil por falta de un salvoconducto del Gobierno de Bolivia, que se negaba a concederlo porque el senador responde a varios procesos por corrupción y ya tiene una condena a un año de prisión.

Ferraço dijo que el Gobierno de Bolivia “tiene a la justicia en sus manos” y que el país vive “una dictadura disfrazada”.

Al no otorgarle el salvoconducto, “Morales no respetó el asilo concedido” a Pinto por Brasil, que a su vez fue “indolente” al dejar que el “asilo se transformase en una prisión”, afirmó Ferraço, quien el pasado sábado se trasladó a la ciudad fronteriza de Corumbá para recibir al senador boliviano.

Ferraço respaldó la tesis de que el encargado de negocios de Brasil en La Paz, Eduardo Saboia, fue quien decidió llevar a Pinto hacia Brasil y dijo que fue avisado por ese funcionario el sábado pasado, cuando el senador ya estaba camino a Corumbá.

El legislador boliviano llegó a esa ciudad fronteriza en un coche oficial de la embajada, escoltado por soldados brasileños, que, según Ferraço, fueron quienes le “entregaron” a Pinto.

Ferraço admitió que no informó ni a la cancillería ni al Gobierno brasileño de esa “operación”, pero dijo que lo hizo porque tanto uno como otro habían sido “omisos” en el caso del senador Pinto.

Según Ferraço, el Gobierno de Rousseff “se curvó” frente al de Morales por intereses “ideológicos”, y no presionó en favor del salvoconducto para un senador boliviano que había acogido en la embajada como “perseguido político”.

Pese a sus críticas, Ferraço pertenece al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el principal de la coalición que apoya a Rousseff, pero explicó que su mayor responsabilidad es con sus “electores” y no con el Gobierno.

Según Ferraço, tanto él como el encargado de negocios en La Paz tuvieron una “actitud de solidaridad humana” con una persona que estaba “presa” en la embajada, había caído en “depresión” después de más de un año recluido y “empezaba a hablar de suicidarse”.

Aseguró que, en la embajada, Pinto no tenía derecho a visitas, estaba incomunicado y ni siquiera “veía el sol”, aunque admitió que esas condiciones fueron establecidas por Brasil, algo que, según él, ocurrió en “complicidad” con el Gobierno de Bolivia.

“El Gobierno brasileño impuso esas restricciones y contribuyó a que el asilo sea una cárcel”, dijo el parlamentario.

Según Ferraço, la “indiferencia” de Brasil y la “intransigencia” del Gobierno boliviano llevaron a que se buscase una “solución heterodoxa” para el caso del senador Pinto.

Sobre la renuncia del ahora excanciller Antonio Patriota debido al conflicto que este caso causó con Bolivia, Ferraço declaró que sería “una cobardía culparle” de este incidente.

“Patriota actuó orientado por su Gobierno, pero le faltó vibración e indignación” frente a la situación de Pinto, aseguró.

El Gobierno boliviano ha pedido que Brasil “devuelva” al senador y hoy se anunció en La Paz que la Fiscalía General ha solicitado a la Interpol su “captura” y “entrega”.

Pinto, por su parte, ha presentado un pedido de refugio a las autoridades de la Comisión Nacional de Refugiados (Conare), un organismo que depende del Ministerio de Justicia de Brasil.

En ese sentido, Ferraço dijo que ha recibido “informaciones” no confirmadas de que el refugio “sería concedido” y que Pinto fijaría residencia en el estado de Acre, fronterizo con Bolivia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo