Legisladores brasileños se solidarizan con Bolivia y critican la "fuga" de Pinto

Por Publimetro Colombia

Brasilia, 27 ago (EFE).- Legisladores brasileños visitaron hoy la embajada de Bolivia en Brasilia para expresar su rechazo a la forma en que el senador Roger Pinto abandonó su país, que calificaron de “clara violación de la soberanía boliviana”.

Los parlamentarios, del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) y del opositor Partido Socialismo y Libertad (PSOL), fueron recibidos por el embajador boliviano, Jerjes Justiniano, quien dijo a periodistas que hoy se reunió con autoridades de la Cancillería brasileña para discutir el caso.

Aunque declinó ofrecer detalles sobre lo tratado, aseguró que fue una “buena” reunión.

“Bolivia espera explicaciones y, luego, una vez que las tenga, tal vez tenga alguna exigencia”, declaró el diplomático.

Pinto, quien estaba asilado en la embajada de Brasil en La Paz desde el 28 de mayo del 2012, abandonó esa legación el pasado viernes en un coche oficial escoltado por soldados brasileños y fue trasladado en forma clandestina hasta la ciudad brasileña de Corumbá, desde la que se desplazó luego a Brasilia.

El senador boliviano, que está acusado por diversos asuntos de corrupción, salió sin el necesario salvoconducto, lo que provocó una dura queja de Bolivia y un conflicto diplomático que este lunes causó la dimisión del canciller brasileño, Antonio Patriota.

La renuncia fue inmediatamente aceptada por la presidenta Dilma Rousseff, quien nombró para suceder a Patriota al diplomático Luiz Alberto Figueiredo, hasta ahora representante del país ante la ONU.

“Es un asunto muy grave, al punto de que provocó la caída de un ministro”, declaró el embajador boliviano, quien dijo “confiar” en que Brasil podrá ofrecer las explicaciones que exige el Gobierno de Evo Morales.

Según el diputado Claudio Puty, del PT, la investigación que ha iniciado Brasil debe “llegar hasta las últimas consecuencias”, pues se trató de “una fuga financiada con los cofres públicos”, en la que se usaron coches oficiales de la embajada brasileña.

El diputado Iván Valente, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), aseguró que la complicidad brasileña en la salida de Pinto de su país “supuso una violación de tratados internacionales” y una “afrenta al Estado boliviano”.

Valente, quien es miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, dijo que ese grupo convocará al nuevo ministro de Exteriores, Luiz Alberto Figueiredo, al titular de Defensa, Celso Amorim, y autoridades de la Policía Federal para que declaren sobre el caso.

Según el senador Randolfe Rodrigues, también del PSOL, se trató de un “episodio lamentable” por el cual Brasil le “debe disculpas” al Estado boliviano.

Los legisladores dijeron que, en visitas oficiales a La Paz, constataron que en la embajada había “un clima de belicosidad” con el Gobierno boliviano y que trasladaron esa denuncia al Ministerio de Relaciones Exteriores, que hizo caso omiso de ellas.

En su primera declaración pública sobre el asunto, Rousseff tildó hoy de “inaceptable” la salida de Pinto sin el debido salvoconducto.

“Un país civilizado y democrático protege a sus asilados, a los que les debe garantizar la seguridad, sobre todo en relación a su integridad física”, dijo Rousseff, quien apuntó que “jamás se podría aceptar” que Pinto abandonase su país sin un salvoconducto, pues “no se podía poner en riesgo su vida”.

Brasilia, 27 ago (EFE).- El senador boliviano Roger Pinto estaba en la embajada brasileña en La Paz como “asilado diplomático”, un estatus que perdió en el momento de abandonar esa legación, según dijeron hoy fuentes oficiales brasileñas.

“Tenía asilo diplomático en la embajada, pero ya en Brasil debe iniciar un nuevo proceso, pues asilo político territorial no se le ha concedido”, explicó a periodistas el abogado general de la Unión, Luis Eduardo Adams.

En su opinión, Pinto ahora deberá presentar una nueva solicitud de asilo político territorial o introducir un pedido de refugio, pues de otro modo no podría permanecer en Brasil de forma legal.

Fuentes diplomáticas consultadas por Efe aseguraron que Pinto ya presentó la solicitud de refugio, el pasado sábado, cuando ingresó al país por la ciudad fronteriza de Corumbá.

En ese caso, las solicitudes son tramitadas por el Consejo Nacional de Refugiados (Conare), un organismo del Ministerio de Justicia que trabaja bajo una estricta confidencialidad y que hoy declinó confirmar si efectivamente el senador boliviano hizo ese pedido.

El asilo se otorga en los casos en que se comprueba que existe una persecución política y debe ser aprobado por la Presidencia de la República, por lo que, en este caso, la decisión debería ser de la jefa de Estado, Dilma Rousseff.

El refugio, en cambio, es más amplio, puede ser concedido por diversas razones y depende de una decisión autónoma de la Conare.

Pinto estaba asilado en la embajada de Brasil en La Paz desde el 28 de mayo del 2012 y abandonó esa legación el pasado viernes en un coche oficial escoltado por soldados brasileños.

Fue trasladado hasta la ciudad brasileña de Corumbá, desde la que se desplazó luego a Brasilia.

El senador boliviano, que está acusado por diversos asuntos de corrupción, salió sin el necesario salvoconducto, lo que provocó una dura queja de Bolivia y un conflicto diplomático que este lunes causó la dimisión del canciller brasileño, Antonio Patriota.

La renuncia fue inmediatamente aceptada por la presidenta Dilma Rousseff, quien nombró para suceder a Patriota al diplomático Luiz Alberto Figueiredo, hasta ahora representante del país ante la ONU, un cargo para el que ha designado al canciller saliente.

Brasilia, 27 ago (EFE).- El Ministerio de Defensa de Brasil aclaró hoy que ningún oficial autorizó que fusileros navales al servicio de la embajada en La Paz escoltaran al senador boliviano Roger Pinto hasta la frontera para facilitarle la salida de Bolivia sin el debido salvoconducto.

La aclaración fue hecha en un comunicado divulgado este martes en medio de la crisis provocada en Brasil por la huida del senador de La Paz con clara complicidad diplomática y que ya provocó la dimisión del canciller Antonio Patriota.

De acuerdo con la nota, los fusileros navales que escoltaron al líder opositor boliviano tan sólo atendieron la petición del encargado de negocios de la embajada de Brasil en La Paz, Eduardo Saboia, para que lo acompañaran a él hasta la frontera.

Pinto, asilado desde mediados del año pasado en la embajada de Brasil en La Paz, abandonó la delegación diplomática el pasado viernes en un coche oficial al lado de Saboia y escoltado en otro vehículos por fusileros navales brasileños.

El senador llegó el sábado a Brasil y consiguió salir de su país sin el necesario salvoconducto.

“El día del viaje ninguno de los tres agregados militares brasileños en Bolivia estaba en La Paz debido a que habían viajado a Cochabamba para participar en un evento oficial del Ejército boliviano”, afirma el comunicado.

Según la nota, los agregados dijeron no haber sido consultados en ningún momento sobre el desplazamiento del senador boliviano hasta la frontera con Brasil.

“De esa forma, ninguna autoridad brasileña, en el ámbito del Ministerio de Defensa, fue consultada o tuvo conocimiento del viaje antes de que el señor Roger Pinto ingresara a territorio brasileño”, asegura.

De acuerdo con el Ministerio de Defensa, una de las atribuciones de los fusileros es garantizar la seguridad de la embajada y de los miembros del cuerpo diplomático brasileño en Bolivia.

“Los militares participaron del viaje tras haber sido convocados por el encargado de negocios de la embajada en La Paz… La participación de los fusileros tuvo el objetivo exclusivo de garantizar la seguridad del diplomático brasileño”, afirma.

El opositor Pinto estuvo alojado en la embajada brasileña desde el desde el 28 de mayo de 2012, cuando pidió asilo -le fue concedido diez días después- con el argumento de que el Gobierno le perseguía por motivos político.

El parlamentario, sin embargo, no podía salir de su país por la falta de un salvoconducto, que Bolivia negaba escudada en que había abiertos contra él varios juicios por corrupción.

Saboia alegó que le ofreció la ayuda a Pinto por razones humanitarias y debido a que, por problemas de salud provocados por su reclusión, su vida corría peligro.

El Gobierno boliviano ha exigido “explicaciones” a Brasil por la “fuga” del senador, a quien califica de “prófugo de la justicia”, y manifestado su “profunda preocupación” por “la transgresión del principio de reciprocidad y cortesía internacional”.

El lunes, tras trascender que Pinto había salido de Bolivia sin el debido salvoconducto y con ayuda de funcionarios de la embajada brasileña en La Paz, el hasta entonces ministro de Exteriores Antonio Patriota decidió presentar su renuncia, que fue inmediatamente aceptada por la presidenta Dilma Rousseff.

En declaraciones que concedió hoy a periodistas, la jefe de Estado calificó como “inaceptable” la salida del senador de Bolivia sin salvoconducto.

“Un país civilizado y democrático protege a sus asilados, a los que les debe garantizar la seguridad, sobre todo en relación a su integridad física”, dijo Rousseff.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo