La turbulenta fuga del senador Roger Pinto le cuesta el cargo a Patriota

Por Publimetro Colombia

Brasilia, 26 ago (EFE).- El conflicto generado por la huida del senador boliviano Roger Pinto a Brasil gracias a la complicidad de diplomáticos brasileños causó hoy la dimisión del canciller Antonio Patriota, que fue inmediatamente aceptada por la presidenta Dilma Rousseff.

La renuncia fue anunciada en una fría nota oficial, leída por el portavoz de la Presidencia, Thomas Traumann, que dejó traslucir el disgusto que ha causado a Rousseff el serio incidente con Bolivia.

Rousseff “aceptó este lunes la dimisión del ministro Antonio de Aguiar Patriota y nombró al representante de Brasil ante la ONU, embajador Luiz Alberto Figueiredo, como nuevo ministro de Relaciones Exteriores”, se indicó en la breve nota.

En un segundo y último párrafo, dice que Rousseff “agradeció la dedicación y empeño del ministro Patriota en los más de dos años en que permaneció en el cargo” y anunció su designación para el puesto que ocupaba Figueiredo.

El inesperado enroque causó sorpresa en círculos diplomáticos, pero fuentes consultadas por Efe lo atribuyeron al “enorme desgaste” sufrido por Patriota en los últimos tres días.

El pasado sábado, Patriota estaba en Sao Paulo esperando para viajar hacia Finlandia, donde haría una visita oficial, cuando fue sorprendido por la noticia de la salida de Pinto de la embajada brasileña en La Paz, en la que estaba acogido desde el 28 de mayo de 2012, y su llegada a Brasil.

Diez días después de entrar en la embajada, Pinto recibió de Brasil el estatus de asilado político, pero no podía salir de su país por la falta del debido salvoconducto, que Bolivia negaba escudada en que responde a juicios por presunta corrupción.

Patriota canceló su viaje a Finlandia y regresó a Brasilia, donde al día siguiente su despacho emitió un comunicado en el que se dio a entender que había alguna irregularidad en la salida de Pinto de la embajada y su casi clandestina llegada a Brasil.

La nota indicó que la cancillería reuniría “elementos acerca de las circunstancias en que se verificó la salida del senador y su entrada en el territorio nacional”.

También decía que el encargado de negocios en La Paz, Eduardo Saboia, había sido llamado a consultas y aseguraba que se tomarían “las medidas administrativas y disciplinarias” correspondientes.

La irregularidad que se sugería en la nota se confirmó este domingo, cuando Pinto llegó a Brasilia y fue recibido por el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Ricardo Ferraço, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el más influyente en la coalición de Rousseff.

Ferraço reveló que Pinto abandonó la embajada en un vehículo oficial, escoltado por soldados brasileños, y fue llevado por tierra hasta Corumbá, en el lado brasileño de la frontera.

En Corumbá fue “recibido” por agentes de la Policía Federal y desde allí se dirigió hasta Brasilia en un avión privado enviado por el propio Ferraço.

Pero la confirmación absoluta de la complicidad la dio Saboia, el encargado de negocios en La Paz, quien al llegar hoy a Brasilia para consultas, declaró a periodistas que colaboró con la fuga de Pinto por razones humanitarias.

“Tomé la decisión porque había un riesgo inminente para su vida y una amenaza a la dignidad de una persona”, declaró.

“Opté por la vida. Opté por proteger a una persona, a un perseguido político, como la presidenta Dilma (Rousseff) fue perseguida” durante la dictadura, agregó.

El Gobierno boliviano ha exigido “explicaciones” a Brasil por la “fuga” del senador, a quien ha calificado de “prófugo”.

El malestar del Gobierno de Evo Morales fue manifestado hoy en La Paz por el canciller boliviano, David Choquehuanca, quien mediante una nota diplomática expresó la “profunda preocupación” de Bolivia por “la transgresión del principio de reciprocidad y cortesía internacional”.

Choquehuanca aseguró que “no puede ser que, al amparo de la inmunidad diplomática, se transgredan normas nacionales e internacionales, facilitando en este caso la huida” de Pinto.

Según el canciller, “puede ser un mal precedente” que, al amparo de la “inmunidad diplomática”, se permitan lo que calificó de “actos ilegales”.

Pinto, mientras tanto, permanece en Brasilia, donde mañana tiene previsto hacer una visita al Senado, en cuya sede ha anunciado que ofrecerá una rueda de prensa.

La Paz, 26 ago (EFE).- El Gobierno de Bolivia reclamó hoy al de Brasil por la vulneración de normas internacionales en la huida a ese país del senador opositor Roger Pinto, que estuvo refugiado hasta el pasado viernes en la embajada brasileña en La Paz.

El ministerio boliviano de Exteriores manifestó la preocupación de Bolivia por “la transgresión del principio de reciprocidad y cortesía internacional” en el caso de Pinto, en una nota diplomática entregada hoy a un representante de la embajada de Brasil.

“Por ningún motivo podía el señor Pinto abandonar el país sin el salvoconducto”, afirmó el canciller boliviano, David Choquehuanca, en una conferencia de prensa en La Paz.

Según el canciller, se vulneraron las convenciones de lucha contra la corrupción de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de Naciones Unidas, también la Convención sobre Asilo, porque Pinto no contaba con un salvoconducto para salir del país.

El ministro hizo estas declaraciones a los medios tras conocerse que el encargado de Negocios de la Embajada de Brasil, Eduardo Saboia, reconoció que ayudó al senador Pinto a abandonar el país andino en un coche oficial y con escolta de militares brasileños.

“Tomé la decisión porque había riesgo inminente de vida y amenaza a la dignidad de una persona”, declaró Saboia en Brasilia, a donde viajó tras ser llamado para dar explicaciones.

La legación diplomática acogió a Pinto durante 454 días, desde el 28 de mayo de 2012, cuando ingresó y dijo ser un “perseguido” político del Gobierno de Evo Morales, que ha negado tal acusación.

El senador temía ser detenido porque afrontaba más de 20 juicios impulsados por el Ejecutivo, pero nunca pudo abandonar la embajada formalmente por la falta de un salvoconducto que las autoridades de Bolivia le negaron al acusarle de actos de corrupción.

El político finalmente llegó a Brasil el sábado tras salir de Bolivia en el operativo coordinado por Saboia y mañana comparecerá en una rueda de prensa en ese país, acompañado por el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Ricardo Ferraço.

Choquehuanca señaló que en la nota enviada a Brasil se demanda que “explique oficialmente, formalmente” lo sucedido, “ya que se han violado normativas nacionales y la normativa internacional”.

“No puede ser que al amparo de la inmunidad diplomática se transgreda normas nacionales e internacionales facilitando en este caso la huida, la salida irregular del país del senador Pinto”, sostuvo el jefe de la diplomacia boliviana.

Puede ser “un mal precedente” porque “amparados en la inmunidad diplomática entonces ya podemos llevar droga, o traficar armamentos o podemos dedicarnos al tráfico de personas”, agregó, tras considerar que lo sucedido fue “grave”.

Entre tanto, Pinto, por medio de una carta difundida en Bolivia, manifestó que perdona al presidente Morales “por todo el daño” que, a su juicio, le ha causado.

“Al presidente de Bolivia, Evo Morales Ayma, con el corazón en la mano le digo que lo perdono por todo el daño que me ocasionó a mí y a mi familia”, señaló Pinto en la carta fechada en Brasilia y distribuida hoy en La Paz por su partido, Convergencia Nacional.

El legislador opositor destacó que al estar en Brasil ha recuperado una libertad que le “fue injustamente arrebatada hace 454 días” y de esa forma termina una “larga jornada de protesta en contra de la violación de los derechos humanos en Bolivia”.

“Seguiré siendo un militante en contra del narcotráfico que envilece mi Bolivia, que mata y destruye nuestros valores. Contra la corrupción, el abuso de poder y la humillación de los bolivianos que piensan distinto de usted (Morales)”, señaló Pinto.

El Gobierno boliviano siempre ha rechazado las denuncias que ha hecho el senador y ha afirmado que éste engañó a Brasil para obtener la condición de asilado político.

El diputado opositor Luis Felipe Dorado, de la misma fuerza de Pinto, defendió hoy que la salida de su colega del territorio boliviano fue “correcta y conforme al derecho internacional”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo