Ban Ki-moon medita visitar Corea del Norte para promover la distensión

Por Publimetro Colombia

Seúl, 26 ago (EFE).- El secretario general de las Naciones Unidas (ONU), el surcoreano Ban Ki-moon, aseguró hoy que buscará el momento adecuado para visitar el hermético régimen comunista de Corea del Norte con el objetivo de promover la distensión entre los dos países.

“Voy a buscar el momento adecuado para tratar con las autoridades de Corea del Norte y el Gobierno de Corea el Sur el asunto de mi visita al Norte”, detalló Ban, quien se encuentra en su país natal desde el pasado jueves en una visita oficial de seis días.

Además, Ban aseguró que está preparado para “asumir cualquier papel como secretario general de la ONU para impulsar el progreso en las relaciones inter-coreanas”, en declaraciones recogidas por la agencia Yonhap.

En una conferencia de prensa celebrada en Seúl, el máximo representante de la ONU adelantó que el organismo está preparado para ofrecer su apoyo a la construcción, a propuesta de Seúl, de un parque memorial de la paz en la zona desmilitarizada fronteriza entre los dos países.

“He acordado con la presidenta (surcoreana) Park Geun-hye mi deseo de ayudar activamente en el momento en el que las dos Coreas logren un acuerdo y muestren progresos”, aseguró.

Ban avanzó que la ONU ha comenzado a trabajar en este parque de la paz y ha iniciado reuniones internas sobre los aspectos legales, políticos e institucionales del proyecto.

Tras acordar a mediados de mes la histórica reapertura del polígono industrial conjunto de Kaesong, las dos Coreas protagonizan un nuevo acercamiento para intentar solventar temas pendientes entre ambos países, en guerra técnica desde que el conflicto que las enfrentó entre 1950 y 1953 acabó con un armisticio.

En esta línea, el pasado viernes llegaron a un acuerdo para retomar las reuniones de las familias separadas por la guerra, mientras que se mantienen a la espera de comenzar las conversaciones para reabrir el complejo turístico de Kumgang, cerrado en 2008 tras la muerte de una visitante surcoreana alcanzada por los disparos de un militar del Norte.

Durante su visita a Corea del Sur, Ban se ha reunido con la presidenta Park y el ministro de Exteriores, y ha pronunciado sendos discursos en la Asamblea General surcoreana y en la inauguración de los campeonatos internacionales de remo, celebrados en la ciudad de Chungju.

Seúl, 26 ago (EFE).- El enviado chino para la península coreana, Wu Dawei, encargado de las conversaciones para la desnuclearización de Corea del Norte, llegó hoy a Pyongyang para una vista oficial, informó la agencia norcoreana, KCNA.

A pesar de que el régimen comunista no ofreció detalles de la visita o el itinerario de Wu, su llegada se inscribe en los esfuerzos de China por retomar las conversaciones a seis bandas (las dos Coreas, China, Japón, EE. UU. y Rusia) encaminadas a lograr el desarme nuclear del Norte, según analistas surcoreanos.

Las conversaciones comenzaron en 2005 y permanecen estancadas desde 2009 tras una serie de incidentes entre las dos Coreas, que permanecen en guerra técnica desde el firma del armisticio con el que concluyó el conflicto que las enfrentó (1950-1953).

La visita de Wu se produce después de que en junio acudiera a Pekín el viceministro de Exteriores norcoreano, Kim Kye-gwan, donde confirmó el objetivo de retomar en las negociaciones, con las que el empobrecido país comunista suele buscar el envío de ayuda humanitaria, entre otros puntos, informó la agencia surcoreana Yonhap.

Además, la visita tiene lugar un mes después de que el vicepresidente chino, Li Yuanchao, reafirmara su compromiso de retomar lo antes posible las negociaciones para la desnuclearización de Corea del Norte, en una reunión con el líder del país, Kim Jong-un, celebrada en Pyongyang.

Corea del Norte y China mantienen una histórica alianza desde la Guerra de Corea, en la que unieron sus fuerzas contra el bloque formado por Corea del Sur, EE. UU. y otros 15 países de la ONU.

A finales de febrero de 2012 Pyongyang se comprometió a suspender su programa de uranio y sus pruebas de misiles y nucleares, además de permitir la entrada al país de inspectores internacionales, a cambio de 240.000 toneladas de ayuda humanitaria de EE. UU., en un acuerdo que parecía acercar la reanudación del proceso de diálogo.

No obstante, el régimen mantuvo sus pruebas balísticas y nucleares lo que elevó la tensión y le valió nuevas sanciones por parte de las Naciones Unidas, al margen de paralizar la ayuda humanitaria y las negociación para su desnuclearización.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo