Tres días de luto en Túnez por la muerte de diez soldados en una emboscada

Por Publimetro Colombia

Argel, 30 jul (EFE).- El presidente de Túnez, Monsef Marzuki, decretó tres días de luto nacional por la muerte ayer de diez soldados en una emboscada perpetrada por supuestos terroristas en los montes de Chaambi, cerca de la frontera argelina, informó hoy la agencia estatal TAP.

Varios medios nacionales informaron de que otros tres militares resultaron heridos por la explosión de una mina y mostraron imágenes de algunos uniformados degollados.

“Hoy está siendo atacado el sistema político tunecino, su revolución, su estilo de vida y su islam moderado”, aseguró Marzuki en un discurso a la nación pronunciado anoche.

Asimismo, subrayó que “el aumento de las divisiones, de la confusión y del caos y el estancamiento de las instituciones” sólo favorece a los objetivos de los terroristas.

En este sentido llamó a “todos los grupos políticos, sin excepción, a que actúen a la altura de las circunstancias históricas” y a que superen las diferencias.

La muerte de los soldados en una zona donde decenas de militares han resultado heridos en los últimos meses, debido a explosivos colocados por grupos supuestamente próximos a Al Qaeda, coincide con una nueva crisis política tras el asesinato el pasado día 25 del diputado Mohamed al Brahmi.

La muerte a tiros de Al Brahmi, dirigente de izquierdas, desató una oleada de protestas encabezada por los principales partidos de la oposición, que piden la dimisión del Ejecutivo del islamista moderado Ali Laridi, e incluso la disolución del Parlamento.

Antes estas exigencias, Laridi insistió ayer en que el Gobierno continuaría asumiendo sus labores ante el final de su mandato, aunque prometió la celebración de elecciones el próximo 17 de diciembre. EFE

Túnez, 30 jul (EFE).- Cientos de manifestantes se han vuelto a concentrar una noche más frente a la sede de la Asamblea Nacional Constituyente, para protestar por la muerte el pasado día 25 del diputado Mohamed al Brahmi y exigir la disolución del Parlamento y del Ejecutivo de Ali Laridi.

Según varios medios nacionales, las fuerzas de seguridad tunecinas han reforzado sus posiciones y han cerrado los accesos a la plaza de El Bardo, donde se concentran los opositores, así como también simpatizantes del Gobierno y del partido gubernamental Al Nahda que defienden la legitimidad del ejecutivo.

Según la agencia nacional TAP, las fuerzas de seguridad mantienen una barrera de separación de unos treinta metros entre ambos grupos.

Entre los opositores participan medio centenar de diputados que han suspendido sus actividades parlamentarias para presionar al Gobierno, que ayer anunció a través de Laridi, su intención de no disolverse.

“Nuestra determinación no es permanecer en el Gobierno, pero tenemos un deber y en el momento en el que asumimos la responsabilidad la asumimos del todo y hasta el final. Hasta el último momento”, dijo Laridi ayer en unas declaraciones televisadas en respuesta a las voces opositoras que han pedido la disolución del Parlamento y del Ejecutivo.

En contrapartida, Laridi propuso la celebración de elecciones el próximo 17 de diciembre, y prometió que la redacción de la Constitución que estará lista antes de septiembre y la ley electoral para el próximo 23 de octubre.

Por ello, Laridi llamó a los partidos y las fuerzas políticas a sentarse a la mesa de diálogo.

Sin embargo, esta mañana el sindicado mayoritario Unión General de Trabajadores Tunecinos (UGTT) insistió en un comunicado sobre la necesidad de que se forme un gobierno tecnócrata independiente.

En relación con la muerte ayer de 10 soldados tunecinos en un enfrentamiento con supuestos terroristas, la UGTT ha exigido la creación de un Órgano Nacional para investigar el terrorismo y los asesinatos políticos, así como la disolución de las Ligas de Protección de la Revolución.

Estos grupos, cercanos al partido islamista Al Nahda, han sido acusados por la oposición de estar detrás de la violencia política.

El asesinato el pasado 6 de febrero de otro dirigente opositor de izquierdas, Chukri Bel Aid, desató en el país una oleada de protestas similar que sumió al país en una profunda crisis política que forzó la dimisión del entonces primer ministro, Hamadi Yabali, que al igual que Laridi, pertenece al partido islamista moderado Al Nahda.

Argel, 31 jul (EFE).- El Gobierno argelino condenó hoy “firmemente” la muerte de ocho soldados tunecinos en una emboscada lanzada por supuestos terroristas el pasado lunes en la provincia de Kaserin, fronteriza con Argelia.

“Argelia condena firmemente el acto terrorista abyecto que causó un gran número de víctimas entre las filas de las fuerzas militares tunecinas como consecuencia de una emboscada perpetrada en los montes de Chaambi en Kaserin”, dijo hoy el portavoz del ministerio de Exteriores argelino, Amar Belani, a la agencia nacional APS.

Según la última versión oficial, en el ataque murieron ocho soldados, varios de los cuales fueron degollados por los asaltantes, que se llevaron sus uniformes, armas, munición, teléfonos móviles y comida.

El presidente tunecino, Monsef Marzuki, declaró tres días de luto nacional por la muerte de los militares.

“Hoy está siendo atacado el sistema político tunecino, su revolución, su estilo de vida y su islam moderado”, dijo Marzuki en un discurso dirigido a la nación pocas horas después de conocerse lo ocurrido.

La muerte de los soldados en una zona donde decenas de militares han resultado heridos en los últimos meses, debido a explosivos colocados por grupos supuestamente próximos a Al Qaeda, coincide con una nueva crisis política tras el asesinato el pasado día 25 del diputado Mohamed al Brahmi.

La muerte a tiros de Al Brahmi, dirigente de izquierdas, desató una oleada de protestas encabezada por los principales partidos de la oposición, que piden la dimisión del Ejecutivo del islamista moderado Ali Laridi, e incluso la disolución del Parlamento.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo