La ALBA propone aglutinar las fuerzas de Mercosur, Caricom y Petrocaribe

Por Publimetro Colombia

Guayaquil (Ecuador), 30 jul (EFE).- La Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) concluyó hoy su XII cumbre con la propuesta de constituirse en una “poderosa zona económica” junto con otros bloques latinoamericanos como Mercosur, Caricom y Petrocaribe.

También anunció una demanda contra Estados Unidos ante Naciones Unidas, por el espionaje masivo a escala mundial revelada por el exagente de la CIA Edward Snowden.

La cumbre de la ALBA reunió en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil a presidentes y delegaciones de Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, Nicaragua, San Vicente y Granadinas y Venezuela, países a los que en esta cumbre se sumó Santa Lucía como miembro de pleno derecho.

En la declaración final de la Cumbre, matizada con un discurso antiimperialista, también se propuso extender a toda América Latina y a África los beneficios sociales alcanzados por la Alianza, que quiere convertirse en una zona libre “de hambre, analfabetismo, miseria y marginación”.

Así lo anunció el presidente venezolano, Nicolás Maduro, al terminar la reunión, cuando dijo que el objetivo es crear “una zona económica común de desarrollo compartido, respetando las asimetrías” para articularse “en condición ventajosa” en el mundo actual.

Los mandatarios y representantes gubernamentales, dijo Maduro, suscriben el “objetivo gigante” de “declarar la región zona libre de pobreza” y de otros males, como el atraso, el analfabetismo y “las penurias de los viejos ‘coloniajes’ y los viejos imperios”.

También el presidente de Ecuador, Rafael Correa, anfitrión del encuentro, apostó por la continuidad de las acciones de este bloque, del que dijo que “se consolida día a día” y destacó “la coincidencia ideológica” de los Gobiernos que lo integran, frente a la cercanía física de otros, como la Unasur.

Sobre la Alianza del Pacífico, grupo del que forman parte Perú, Colombia, Chile y México, consideró que estos países son muy queridos para la ALBA, pero tienen una visión diferente a la del neoliberalismo y el libre comercio, basada en crear zonas libres, pero “de hambre y de pobreza”.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, destacó el valor del bloque como instrumento de acompañamiento de los Gobiernos a sus pueblos y a sus movimientos sociales y como modo de hacer frente por medio de la integración a las “políticas de saqueo, de intervención y de dominación”.

Correa, Maduro, Morales y el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, comparecieron en conferencia de prensa junto a los representantes gubernamentales de los otros países miembros del mecanismo para dar a conocer las conclusiones de la cumbre, que transcurrió a puerta cerrada, con excepción del acto inaugural.

Ahí, el presidente Correa arremetió contra el “neocolonialismo” y pidió la unidad de los Gobiernos latinoamericanos para combatir un orden mundial que tachó de “injusto” e “inmoral”.

Es necesario “evitar que nuestras democracias sean restringidas” y “mantener nuestras soberanías, que están en peligro con ese orden mundial inmoral”, señaló el gobernante.

Criticó el espionaje internacional, los tratados de protección recíproca de inversiones, las trasnacionales, los centros internacionales de arbitraje y la prensa “mala”, que calificó de “letal” para las democracias, al tiempo que cuestionó el papel de la Organización de Estados Americanos (OEA) y reclamó reformas en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH).

Sobre el espionaje, la ALBA, en su declaración, resolvió constituir “un equipo técnico-jurídico que estudie la preparación de una demanda contra el Gobierno de los Estados Unidos de América por la implantación de un sistema de espionaje masivo a nivel mundial”.

La demanda, que según la Alianza Bolivariana viola la Declaración Universal de los Derechos Humanos, podría presentarse “en la próxima sesión de la Asamblea General” de la ONU.

El fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, a quien Correa recordó al inicio de la cumbre, la primera de la ALBA desde su muerte, en marzo pasado, estuvo presente también al final, recordado de nuevo por el ecuatoriano y por el actual gobernante venezolano.

Tras la conferencia de prensa, los gobernantes y delegados asistentes a la cumbre se reunieron con representantes de movimientos sociales de América Latina y el Caribe.

Estas organizaciones, reunidas desde el lunes también en Guayaquil, entregaron un manifiesto en el que sugirieron a los gobernantes profundizar la integración latinoamericana, impulsar una revolución agraria y garantizar el “buen vivir” de sus pueblos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo