Observadores y oposición piden investigar las elecciones de Camboya

Por Publimetro Colombia

Phnom Penh, 29 jul (EFE).- Observadores internacionales y la oposición en Camboya pidieron hoy que una comisión independiente investigue las irregularidades en las elecciones del domingo, en las que el partido gobernante anunció su victoria por mayoría absoluta.

Transparencia Internacional (TI), que ayer describió de “caótica” la jornada electoral, indicó en su informe que un 11 por ciento de los votantes no pudo ejercer su derecho porque su nombre no constaba en las listas del censo.

La cifra concuerda con la señalada por otras organizaciones, que calcularon en 1,25 millones el número de personas cuyos nombres no figuraban en el registro de voto.

TI denunció también que se permitió votar a personas sin identificación válida en un 26 por ciento de las mesas y que hubo votantes que no pudieron depositar la papeleta porque alguien había votado con anterioridad utilizando su identidad.

Unos 9,6 millones de camboyanos estaban llamados a votar en las elecciones del domingo, en las que el gobernante Partido del Pueblo de Camboya (PPC) clamó victoria con 68 de los 123 escaños en juego frente y concedió al opositor Partido para el Rescate Nacional de Camboya (PRNC) los restantes 55.

Según los datos de TI, el PPC obtuvo el 48,5 por ciento de los sufragios y el PRNC el 44,4 por ciento, y el nivel de participación rondó el 69 por ciento, la más baja en 20 años, seis puntos menos que las anteriores, en 2008.

“Los resultados no reflejan necesariamente la voluntad de los votantes camboyanos”, dijo el director ejecutivo de TI, Prieb Kol, y pidió una investigación independiente para esclarecer la dimensión de las irregularidades y si estas fueron o no deliberadas.

“No tenemos pruebas para decir si hubo o no un intento de manipulación. Por eso pedimos una investigación”, añadió Prieb en rueda de prensa en Phnom Penh.

La petición coincide con la que horas antes hizo la oposición, que rechazó los resultados preliminares anunciados por el Gobierno.

“No aceptamos los resultados (…) porque hemos encontrado numerosas irregularidades”, denunció el PRNC a través de un comunicado.

La coalición opositora pidió la creación de un “comité mixto” que incluya representantes de los dos principales partidos (PPP y PRNC), de la Comisión Electoral Nacional, de Naciones Unidas y la sociedad civil, para que investigue las denuncias.

La Comisión Electoral Nacional, que tiene pendiente la publicación de los resultados oficiales y la cifra de participación, negó la existencia de problemas a gran escala y habló de anomalías puntuales.

“En 2008 no hubo tantos votantes jóvenes y por eso la situación no fue tan caótica. Hemos intentado evitar problemas, sobre todo en las mesas de voto”, dijo el presidente del citado comité, Im Suosdey

Las elecciones recibieron, en cambio, la aprobación de otro grupo de observadores, miembros de la delegación de la Conferencia Internacional de Partidos Políticos de Asia, que las calificó de “justas, libres y transparentes”.

“Consideramos que las elecciones han sido un triunfo de la voluntad popular y una victoria del pueblo camboyano en su empeño por construir un futuro mejor en base a la supremacía y santidad del voto”, señaló este colectivo en un comunicado.

Los comicios de Camboya, los quintos desde el restablecimiento de la democracia, en 1993, transcurrieron con normalidad si bien hubo algunos disturbios protagonizados por electores que no pudieron votar, que llevaron a la Policía a acordonar varias zonas del centro de Phnom Penh.

De confirmarse los resultados anunciados por el Gobierno, la formación del primer ministro Hun Sen habría obtenido su peor resultado en los últimos 15 años, aunque podrá gobernar en solitario.

“El éxito es menor que en las elecciones de 2008. Esto nos obligará a hacer algunas reformas, revisar (políticas) y trabajar más duro”, declaró un dirigente del PPC al diario “Phnom Penh Post”.

“Es bueno para la democracia en Camboya que haya una oposición más fuerte”, añadió el político.

El analista político Khieu Vicheanon coincidió con este punto de vista y aseguró que “los resultados son aceptables para los dos partidos porque reflejan la voluntad popular”.

“El Gobierno deberá hacer reformas porque enfrente tiene al pueblo. No al partido de la oposición sino a la mitad de los electores que votaron otra opción”, declaró a Efe Vicheanon.

Hun Sen, uno de los mandatarios de Asia que más tiempo llevan gobernando, dirige Camboya desde 1985, año en que se instaló al frente del Ejecutivo con el beneplácito de Vietnam, cuyo Ejército ocupó el país seis años antes para derrocar al Jemer Rojo. Jordi Calvet

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo